Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S i 2 DE J U N I O- D E 1930. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. PAG. 56 quirí medicinas que mis hijos necesitaban ¡por su afectuosa actitud, que ha de servir y alimentos. para estimular en A B C las iniciativas en L a situación, sin embargo, no se resolvíaj j favor del público, a quien todos nos decon tan modesta y generosa ayuda. L a tár- í bemos. de de aquel día me encontré en l a calle a una persona que me habló de m i esposo, de su amante, de los propósitos que abrigaban DE SOCIEDAD para el futuro; de un proyecto- de viaje para la A r g e n t i n a de un seguro de vida... N o ECOS D 1 VERSOS quise escuchar más. Llevaba el revólver porque, como antes indiqué, tenía miedo de que lo utilizaran mis hijos... D e pronto deCuatro p o r nueve, treinta y seis cidí subir a l a peluquería para pedir dinero Hoy mismo, por cuarta vez en el transa mi marido... curso de quince días, acabo de recibir, en Después... ya creo que lo he dicho todo, uno de esos finos papeles con los que se t i j N o sé lo que pasó... ran múltiples copias a máquina de escribir, Defensor. ¿Qué le dijo a usted Adolfo toda una relación de nombres y apellidos. al verla entrar? Fulano de T a l a Mengano de Cual, M e n- -M e preguntó: ¿A qué vienes? gano de Cual a Zutanito el de más Allá Y como se volviera inmediatamente para etcétera, etc. ordenar que me detuviesen en vez de darme Como puede verse, se trata de una c a lo que yo pretendía, saqué el revólver y se dena en donde cada eslabón constituye una produjo el disparo. persona. Esta cadena, que, según reza su encabezamiento, fué iniciada por cierto Sor Cecilia agente de ferrocarriles, cuenta con su destino correspondiente: el de dar tres veces l a Altera el presidente el orden de la prueba, vuelta al mundo. ¿Para qué? ¡A h eso no se en atención a razones que son de tener en dice... Pero sí, en cambio, que deben hacer cuenta, y comparece sor Cecilia, H i j a de la se nueve copias de ella y enviarla a nueve iCáridad, ángel bueno de los necesitados, i- -Tengo- MÜce- -setenta años de edad y personas distintas de nuestro conocimiento. Y se añade: D X Y que así lo hizo, quinientos pobres a m i cargo. cuenta hoy con una inmensa fortuna. D o n! ¡Santa, abnegada, heroica, sor Cecilia! J P. ocho días después de enviar sus coí Pero l a ley tiene sus exigencias, y el serrespondientes copias, obtuvo en l a lotería ñor Santugini le pregunta a l a testigo: mejicana un premio de 200.000 pesos etc. ¿N o habrá usted sido procesada alguetcétera. Hasta aquí el pro. A h o r a la conina vez... tra D J G. que no tomó en serio esta íj E l público ríe de buena gana. cadena, a los nueve días de haberla roto se E l interrogatorio tiende a confirmar hederrumbó su casa y murió aplastado con chos ya en realidad probados. E l desdén del toda su f a m i l i a marido y el abandono de la esposa... L a elección no admite, pues, dudas: o que! Y o hice gestiones cerca de M a r c o s- -le caiga a uno l a lotería o que se caiga uno, añade- -para que se reconciliase con su muaplastado por el techo de su casa. Y sin jer, pero no dieron ningún resultado. Se embargo, yo hoy, por cuarta vez, acabo de indignó, se enfureció conmigo y me habló reducir a menudos trozos lá relación que se de l a conducta de María del Consuelo; me enviaba; se contó, es indudí. ble, con m i conducta que, en honor a l a verdad, yo no comprobé. A l contrario, en todas partes superstición; pero no se contó, a lo que pa ¡me hablaban bien de l a madre y de los h i- rece, con m i pereza. Y en el trance, ésta, como siempre, ha acabado por vencer. p o s por esto les socorrí cuanto yo pude. Yo soy un escritor que, en cuanto a moI Sor Cecilia se retira de estrados, pidiendo dernidades, alcanzo l a pluma estilográfica, I misericordia... j Misericordia para esta dessin llegar a l a máquina de escribir! L a s má! cuchada y para- sus pobres hijas! 1 1 quinas de escribir me molestan, como n w molesta todo l o impersonal. E n cada c a r t a escrita a máquina no puede existir ese alga íntimamente espiritual que uno espera v a j a recibir siempre cuando rasga un sobre. Con tales ideas, naturalmente, no he utilizado nunca una máquina de escribir. M i s artículos, como mis cartas, están escritos a puntg de pluma. Y en semejantes condiciones, ¿se esperaban de mí nueve copias de una relación que alcanza dos carillas en papel comercial... ¡N o en mis días... L a superstición es un lujo como otro cualquiera. Puede caer en superstición el qciosp ¿el rico, aquel que disponga de mucho tiempo l i b r e j n p el que tiene ocupadas diez horas del día, por lo menos, sin siquiera contar con un secretario para que le lleve lá correspondencia. E n este caso particular rne resigno, pues, con m i fatalidad. ¡Caigan y derrúmbense sobre mí todos los techos de todas las habitaciones del mundo... P a ciencia. A l fin y al cabo, no se muere en la vida más que una vez. E n cambio, las copias a realizar eran nueve. D e nueve a una van ocho. Siempre me ahorro algo. Estas líneas eran necesarias, al menos para mí. Y a lo saben mis amables comunicantes en cuatro ocasiones he roto l a cadena y estoy dispuesto a romperla nuevamente si fuera necesario. L o digo sin jactancia, sin ese tono de hombre superior que está por encima del bien y del nial. Pero lo digo de todos modos, porqué lo creo necesario, y para que cesen de llegar hasta mí nuevos envíos. E n cuanto a m i particular superstición, posible o no posible, no me he parado a analizarla. Y hasta me Be fundado, antes, en el consiguiente motivo: es que no tengo tiempo. -Gil de Escalante. En Córdoba, por D Francisco Riobóo Susbielas y doña Angela Riobóo de López, padre y hermana, respectivamente, de D. Carlos Riobóo Alyear, y para éste, ha sido pedida la mano de l a encantadora señorita P i l a r Riobóo de l a Cuesta, h i j a del presidente de la Cámara Agrícola! D José, y de doña Rosa de l a Cuesta M a d r i d 12, 1 madrugada. E n l a iglesia parroquial dé l a Concepción se celebró ayer, la boda de la bella señorita Julia de la Peña y Pineda con él doctor D Juan Gos y M a rín, profesor auxiliar, de l a Facultad de M e dicina de Valencia. Bendijo l a unión el arzobispo de Burgos, D Manuel de Castro, quien a continuación pronunció una sentida plática, exaltando las excelencias de l a familia cristiana. s Apadrinaron a los contrayentes el padre de la novia, catedrático de San Carlos don Leonardo de l a Peña, y la madre del novio, doña Juana Marín, esposa del notario y abogado de Valencia D Francisco Gos. E n tre los testigos figuraban el ministro de Instrucción Pública y el secretario de S u Majestad el R e y marqués de Torres de Mendoza. Los novios, que han recibido muchos y valiosos regalos, salieron ayer tarde para París, Alemania y Holanda. ¡u. Comparecen los peritos médicos. Hablan I de l a herida, determinante de la muerte, sobre el corazón. E l S r Petinto afirma que, víctima y agresora, estaban de frente y sobre el mis rno plano. Conformes los demás peritos, reconoce j uno de ellos que Adolfo Marcos le pidió en una ocasión que examinara a su mujer, ipor s i encontraba en ella síntomas de enajenación mental. Nada sospechoso hallé, y así hube de manifestárselo al marido, j A continuación se practica la prueba de testigos, pero fuera de los dos oficiales que presenciaron el suceso, por encontrarse en ¡la peluquería cuando llegó l a mujer del maestro, no son de. interés las declaraciones que se prestan. E n l a sesión de está mañana terminará la prueba. -Manuel Tercero. w A NUESTROS SUSCRIPTAS Durante la temporada de verano, y sm aumento de precio, serviremos las. suscripciones de nuestros abonados qije trasladen su residencia a cualquier población de EspañaPara tener opción a esta ventaja, será condición indispensable que, ai solicitarla, abonen por anticipado el importe de tres meses, O SEA N U E V E PESETAS, o se suscriban por igual tiempo. Sin llenar este requisito, no serviremos ningún traslado a provincias. Los que vayan a residir al extranjero abonarán, además, el importe del franqueo correspondiente. T E S T I M O N I O D E GRAT 1 TUD Después de publicado el suelto en que testimoniábamos nuestra gratitud a los diarios de M a d r i d y provincias por las frases de elogio que dedicaban al número extraordinario de A B C conmemorativo de sus bodas de plata, han aparecido conceptos, también muy congraciadores para nosotros, en importantes revistas gráficas. A éstos, que con tanto cariño nos tratan, liacemos extensivo nuestro agradecimiento CUARTO DE BA 10 COMPLETO. PRIMERA CAUDA Una charla S 6 5 p e s e t a s MEDÍMA AZAHARA IA Sierra del G u a d a r r a m a CANALEJAS, 9. -CÓRDOBA El sitio más fresco de España H O T E L ALFONSO XIII Abierto desde el 15 de junio. Sucursal del Gran Hotel Madrid. Puerta del Sol, Madrid. M a d r i d 12, 1 madrugada. E n lá residencia de los marqueses de Bellamar se celehró ayer tarde una muy simpática reunión, cuyo principal atractivo estribaba en una de esas incomparables charlas del género de que ha sido creador nuestro ilustre e incomparable Federico García Sanchiz. De vuelta de su viaje en el Zeppelín, F e derico do a u n selecto las primii cias de su aérea excursión. Unas primicia naturalmente un poco extractadas, ya que el ultimo viaje suyo, como es sabido, ha de servir al amenísimo narrador como tema de sus futuras charlas ante el gran público 0
 // Cambio Nodo4-Sevilla