Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
X B. C. VIERNES 13 DE JUNIO D E 1930. E D I C I Ó N DE ANDALUCÍA. PAG. 18. A N O C H E E N N U E V A YORK, S C H M E L L I N G V E N C I E N D O A S H A R K E Y POR G O L P E BAJO, EN E L CUARTO ASALTO, GANO E L C A M PEONATO M U N D I A L D E BOXEO D E TODAS LAS CATEGORÍAS Detalles del encuentro. L o s asaltos. E l resultado. L o que opinan los jueces. T u n n e y afirma que hubo golpe bajo. Detalles del encuentro negó a salir de su esquina para co ritinuar el quinto round. Subieron al ring Joe Jacobs y M a c M a hón, menager y segundo del alemán, y se llevaron a Schmelling hacia el ángulo. E r a obvio que Schmelling no podía continuar pero el arbitro no tomó ninguna decisión hasta después de haber sonado l a campana anunciando el principio del quinto asalto. A l sonar el gong, Sharkey cruzó el ring en actitud de continuar l a lucha para terminar con su rival, pero los segundos de Schmelling- cubrieron a éste formando un cuadro a su alrededor y se negaron terminantemente a abandonar el ring. Entonces el menager de Sharkey, Buckley, subió también al ring, pidiendo al arbitro que continuara la pelea. E l cronometrador comenzó a fustigar amablemente con su martillito de madera a los segundos; pero el arbitro, después de consultar con el juez de pelea, B a r nes, acordó anunciar que Schmelling ganó por foul E l público se divide en este momento. Parte delgentío da clamorosas muestras de aprobación, mientras otros protestan, siendo el griterío ensordecedor. -United Press. E l golpe qué derribó a Schmelling fué un terrible kook de izquierda al cuerpo del alemán, que cayó echándose las manos a la parte baja del vientre. Pocos pudieron ver el sitio en que fué dado el golpe motivo de la decisión; pero pegara Sharkey donde pegara con su kook de izquierda- -y en opinión del corresponsal que esto escribe él golpe fué bajo indudablemente- lo cierto es que este final no puede ser menos satisfactorio. E s indiscutible que Schmelling peleó bravamente hasta el momento del g o l pe, en que quedó imposibilitado de continuar. P o r otra parte, los aficionados que ocupaban localidades cercanas al ring convenían en la imposibilidad de oponer objeciones a la decisión del arbitro. -United Press. L o que d i c e n los jueces Nueva Y o r k 12, 10 noche. E n el Y a n kee Stadium había, desde primera hora, enorme expectación. Sharkey llegó a l a sala de vestirse con la pierna izquierda vendada, por l a herida sufrida hace unos días. E l tiempo, nuboso y. algo amenazador. A las nueve y nueve minutos de la noche salían ambos púgiles de l a sala de vestirse. Se nota que Sharkey está algo nervioso, quizá por los numerosos fotógrafos que le amenazan con sus máquinas entre las explosiones de magnesio. E l juez aprovecha estos momentos para inspeccionar las manos de los púgiles. Arbitrará en este encuentro Jimmy Crowly, y serán jueces de pelea Charles Malison y H a r o l d Barnes, quienes, con el arbitro, decidirán las dudas de esta pelea. E l encuentro está anunciado para las nueve y media, y a esta hora comenzará l a radiofusión por numerosas estaciones, entre ellas la de l a General Electric Schenectady, donde un cronista deportivo de l a United Press dará, golpe por golpe, l a impresión del encuentro en alemán y en inglés. Durante l a espera son presentados, desde el ring, Paulino Uzcudun, el argentino Campólo y Stribling. Se anuncia que el encuentro principal dará comienzo en cuanto concluya l a lucha entre Osa y L a M a r y para que aquél empiece cuanto antes decídese que el mencionado entre l a Osa y L a M a r dure sólo ocho asaltos. A las 9 y 24 minutos hace su presentación en el anillo Schmelling. Sharkey subió ai ring un minuto después. Se calcula que a las 9 y 32 minutos hay en el salón unos 75.000 espectadores, sumando las entradas, en total, alrededor de 750.000 dólares. Y a durante l a pelea de Osa y L a M a r quedan muy pocos claros en el Stadiun y siguen entrando a centenares los aficionados. E n los lados del ring se conciertan apuestas en proporción de ocho a cinco, a favor de Sharkey. -United Press. Nueva Y o r k 12, 11 noche. E n el encuentro semifinal del Yankee Stadiun, L a M a r derrotó por puntos al español Mateo de la Osa, en, una. pelea a ocho asaltos. Este encuentro estaba concertado a diez rounds, pero l a impaciencia del público por presenciar el match Sharkey- Schemelling era tan manifiesta que. se le hizo concesión de rebajar en dos asaltos el encuentro de la O s a -United Peress. za. Schmelling coloca a su rival un kood de izquierda a l a mandíbula. Ambos boxeadores pelean después como en combate de sparrings con grandes precauciones y v i g i lándose mucho. Sharkey lanza a l a cara de Schmelling dos izquierdazos y después dos kood de izquierda a derecha. -United Press. S e g u n d o asalto Schmelling acomete a su rival, comenzando con un derechazo a la mandíbula. Luego entra en clinch, empujándose como en un combate de lucha greco- romana. Sharkey envía kook de izquierda al cuerpo del alemán. Esta falla dos golpes, con los que acomete a Sharkey, intentando lograr un upper- ci. it en forma salvaje. Con, mucho ánimo, Schmelling, entra nuevamente, colocando una izquierda al estómago y varios kook de izquierda a l a cabeza. Sharkey repele l a agresión con derechazos y luego con dos golpes de izquierda a l a cara, replicando el alemán con un golpe de izquierda a la mandíbula. Sharkey le envía dos golpes de derecha a un ojo y a la mandíbula, combinándolos con izquierdas a l a cara. E n este momento suena la campana. Este asalto es de Sharkey. -United Press. Tercer asalto, Sharkey comienza la pelea lanzando l i geros kook de derecha y Schmelling le castiga con dos derechazos también. E l alemán inicia un cuerpo a cuerpo; pero Sharkey le lleva hasta las cuerdas con golpes de derecha e izquierda, a la cabeza y a la cara. -United Press. C u a r t o asalto E l resultado Nueva Y o r k 12, 12 noche. (Urgente. H a vencido Schmelling, en el cuarto asalto, por golpe bajo y descalificación de su adversario. -United Press. L o s asaltos P r i m e r asalto Se encuentran ambos púgiles en el medio del ring, acometiendo el alemán de cerca, como entrando en clinch, mientras Sharkey le lanza varios izquierdazos a l a cabe- Sharkey coloca cuatro golpes de izquierda a l a cara de su rival, mientras Schmelling falla un derechazo fuerte y otros varios golpes de izquierda. Sharkey lanza otra vez derechazos a l a cabeza del alemán, el que responde con una izquierda a l a cara del púgil rival, agachándose en seguida, de modo que Sharkey da un golpe en el vacío. Ambos púgiles se lanzan series de golpes que no alcanzan por evadirse los dos hábilmente. Sharkey, según se ve claramente, busca a todo trance el k. o. definitivo. Cuando faltaba poco para terminar el asalto- -durante el cual el alemán estuvo más afortunado que en los anteriores- -Sharkey lanza de lejos un derechazo a la mandíbula de Schmelling, quien retrocede, cayéndose tambaleante junto a las cuerdas. Schmelling se rehace, saliendo al centro, y Sharkey inicia entonces un rudo castigo de swings de izquierdas. U n o de estos golpes alcanza en medio del cuerpo al teutón; Sharkey se retira y Schmelling cae desplomado, quejándose mucho y con visibles muestras de agudos dolores, j E l arbitro cuenta hasta seis, pero suena 1 l a campana y el asalto se da por terminado. -United Press. Nueva Y o r k 12, 1? noche. E l arbitro anunció l a victoria de Schmelling al terminar el cuarto asalto, cuando el alemán se E l arbitro que adoptó rsta decisión- -la pelea de esta índole en lucha por el campeo- nato mundial de peso pesado nunca conseguido por joul- -ha dicho al cronista de United Press: -Y o no he visto perfectamente dónde ha sido colocado el golpe. Sharkey con su cuerpo cubrió de mi vista a Schmelling en el instante en que yo me movía en dirección hacia los contendientes. E n este caso, según las reglas de l a Comisión de Atletismo de Nueva Y o r k lo procedente es consultar a los jueces de la pelea. Hecho esto, yo no tenía otroideber que adjudicar a Schmelling la victoria. E l juez Barnes declara clarísima la existencia de l a falta. Mathinson no la aprecia bien. -United Press. T u n n e y afirma que h u b o g o l p e bajo Genne Tunney que, naturalmente, ocupaba una buena localidad al lado del ring, contestó al ser interrogado sobre su opinión Desde donde yo estaba sentado pareció golpe bajo. N o me agradaría decir nada más. -United Press. Nueva Y o r k 12, 12 noche. E l médico de la Comisión de Atletismo, doctor Guillermo Wallor, manifestó al representante de l a United Press que halló evidentes pruebas de que, en efecto, Schmelling fué víctima de un golpe bajo. O t r o nuevo encuentro E l médico aprecia g o l p e bajo Nueva Y o r k 12, 12 noche. Como dé costumbre en estos casos, Schmelling ha prometido concertar otro encuentro con Sharkey. United Press.
 // Cambio Nodo4-Sevilla