Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. SÁBADO 14 DE JUNIO DE 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 11 lentamente que ésta. E l consumo interior c i tado para el decenio de 1895 9 4 tomado cortijo base para las anteriores comparaciones, se: ha acrecentado en pequeña proporción, y la exportación excepcional de rg. 26 no se ha sostenido en ios años siguientes. Tienen en esto influencia muy decisiva la competencia de otros países, como Italia, A r g e l i a y Túnez, en que la producción ha sido también descompasada, y nuestra deficiente organización comercial, que no está preparada para la; lucha y ni siquiera se ha podido libertar de la servidumbre que le imponen los centros comerciales de Italia y Francia, que se llevan más de la tercera parte del aceite que sale de los puertos españoles para reexpedirlo, a veces con un simple cambio de envase, con las marcas de N i z a de Genova, etcétera, etc. Nuestros olivareros se han preocupado sólo de plantar, pero no de organizarse y crear un fuerte órgano propio, qué, con todos los medios que la cooperación ofrece, pueda ensanchar el campo de acción deí comercio español de aceites, relacionándose directamente con los mercados y buscando los gustos del consume, propagando éste, organizando las ventas, etc. etc. (1) A- la competencia que los aceites de oliva de otros países productores hacen a los españoles hay que sumar la que genéricamente hacen a codos aquéllos los aceites llamados de semillas (cacahuete, soja, sésamo, algodón y colza) los aceites de orujo y gran proporción de los impropiamente llamados aceites refinados, y que más bien son y de. hieran llamarse aceites regenerados. L o s p r i meros, de más bajo precio, son aceites insípidos e inodoros, y se usan comúnmente mezclados con el de oliva, para disfrazarlos, constituyendo una adulteración. Los de orujo, por su mal olor y otras circunstancias, sólo son apropiados a la jabonería ordinaria y otras aplicaciones industriales. Los aceites llamados refinados son en su mayoría aceites de oliva bastos, o aun los- mismos procedentes del agotamiento de los orujos, filtrados, neutralizados y desodorizados por procedimientos químicos, que les dotan de fluidez y transparencia exageradas, pero Íes hacen perder las vitaminas y todo sabor, color y olor característicos. Esta competencia es muy difícil de combatir, porque el consumo de los países a que se destinan se ha acostumbrado a tales aceites, que se le hacen pasar como superiores, y cuyo gusto será obra de mucho tiempo modificar, en bien del aceite puro de oliva, cuya ventajosa calidad sólo podrá imponerse con una larga y difícil educación. a I que absorben las raíces verdaderamente ac- coste de producción del aceite, reduciendo el minuendo del balance, como los ataques tivas que empiezan más o menos lejos de la de los numerosos enemigos con que cuenta peana. el olivo entre especies parasitarias patóRespecto al marco de nuestros olivares, genas. debemos hacer notar la conveniencia de reducir los empleados en nuestro país. E n Del estudio de las variedades del olivo, en ninguno de los que se distinguen por el buen relación con sus propiedades, y la adaptación cultivo del olivo se plantan tantos pies por correspondiente a cada región y circunshectárea cómo en el nuestro. Su reducción tancia, depende, por último, el que el o l i v i disminuye los gastos de excavación de hoyos cultor trabaje a favor de la naturaleza, en y facilita la introducción de cultivos asovez de derrochar esfuerzos, contrariando sus ciados. Esta asociación, que para olivares en imperiosas indicaciones. plena producción no aconsejaríamos en sus Pero todos estos medios de conjurar l a circunstancias normales, es una indicación crisis del aceite no pasarán acaso de paliade las más claras cuando llegan estas exceptivos ante la intensidad y generalización que cionales en que el coste de la producción aquélla alcanza. U n a inteligencia entre las sobrepuja al de venta. naciones mediterráneas, a las que afecta más o menos, se hace ya necesaria. Sus GobierL a buena organización del combate a las nos han de ver cada día más claro que este plagas permitiría adquirir la esperanza de problema- no es tan sólo de una economía su extinción. Nada hay que eleve tanto el parcial, sino nacional, y que reviste también un carácter social de los más evidentes. U n a Conferencia internacional se impone, pues, para buscar soluciones, y una organización común que de ella derivase podría atender, de la manera continuada que exige, e te problema, que no puede quedar abandonado a completamente al día, incluso la nueva dem a r c a c i ó n con notas e índice a l f a b é t i c o parciales ni temporales atenciones. (vol. IV de la Biblioteca Reus del E s t u Sólo de pasada hemos tocado este asuntodiante Un vol. de 13 por 9 cm. en tela: de la crisis actual, del aceire, en que no 3 ptas. Publicados anteriormente: Código procede ahondar más, dado ei carácter de civil, Penal y Enjuiciamiento civil, a 3 pestVas cada tomo. vulgarización que reviste esté trabajo. LEGISLACIÓN NOTARIAL Academia: Preciados, 1. L i b r e r í a Preciados, 6. Apartado 12.250, Madrid. EDITORIAL REUS, S. A. BATERÍA No h a y q u e o l v i d a r el a c e i t e o l i v a español de Pero si la causa de la crisis aceitera es el predominio de la producción sobre el consumo, se comprenderá que no sólo por el aumento de este último, que ha de ser forzosamente lento, debe buscarse el equilibrio. Preciso será restringir nuevas plantaciones y disminuir todo lo posible el coste de la producción. L o primero, sin embargo, no sería práctico en tanto que no pueda lograrse un compromiso formal de todos los países o l i vícolas. L a economía del cultivo se lograría con la generalización del oiitiíiage moderno para las labores y reduciendo a una sola las de invierno y a categorías de binas las sucesivas. N o en todos los terrenos y climas sería esto conveniente. E n cambio, con carácter general, puede muy bien aconsejarse la supresión de las cavas del pie, pues a nada conduce la remoción de la tierra que recubre las raíces gruesas del goteo, que carecen de otra finalidad que la de dar paso a la savia (1) U n primer paso en este sentido es la organización cooperativa que actualmente se está iniciando entre ios olivicultores jiennenses. Siga el ejemplo de ios aviadores que han sobrevolado el Atlántico: Instale una batería EXIDE en su aparato de radio T A L L E R E S ELÉCTRICOS C H. A M. Don Ramón de la Cruz, 41- Madrid A U T O T R A C C I O N ELÉCTRICA S. A BARCELONA SEVILLA Movav 8 Tfajano 26 Como colofón de aquel, vamos a decir algo sobre las cualidades de este producto nacional. E l aceite puro de oliva, tal como se obtiene en l a mayoría de nuestras modernas fábricas, es de suficiente fluidez, de acidez moderada, transparente, sin brillantez exagerada; de color amarillo claro o dorado, y de gusto y fragancia afrutados, que le da su mayor encanto para los paladares educados. Este aceite no necesita refinación, que debe reservarse para los aceites bastos de las almazaras antiguas, que rápidamente van desapareciendo de nuestro país. E l aceite de oliva tiene propiedades a l i menticias, culinarias, industriales y medicinales, que no han tenido, al correr de los tiempos, substitución posible. Aparte de su uso en la cocina de gran número de países, i es la grasa indispensable para los usos culinarios en crudo tsalsas, ensaladas, etc. S u digestibilidad es superior a la de otras grasasanimales y vegetales, y sus cualidades a l i menticias están avaloradas por su riqueza en vitaminas, principalmente las antirraquíticas, por lo cual influye grandemente en el crecimiento. E s asimismo el de más fácil asimilación, facilita la secreción biliar, sirve de auxiliar en el tratamiento de las úlceras de estómago, estrechez del esófago y pereza intestinal, y tiene otras diversas aplicaciones medicinales, entre ellas las mismas para las cuales se utilizaba antes exclusivamente el aceite de hígado de. bacalao. A todas estas propiedades del aceite pueden agregarse las de condición terapéutica que se han atribuido a las flores y a las hoj a s por todo lo cual se justifica que por el doctor Danjou se calificase al olivo de árbol de la salud Árbol también emblemático de la paz, consagrado por su presencia en las escenas de la Pasión, y al que nuestro insigne geopónico Columelle definió como el primero entre todos: Oleoe omnia primum arborum I. H. 1. J. MANUEL Ingeniero est PRIEGO agrónomo.