Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 14 DE JUNIO DE 1530. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G sí, INFORMACIONES Y NOTICIAS VARIAS D E M A D R I D M a d r i d al día. L a muerte de A d o l f o M a r c o Final de la vista de la causa. E n la Real A c a d e m i a de la H i s t o r i a Inauguración de un curso de apicultura. Noticias e informaciones diversas. los malos tratos, que comienzan casi a raíz de efectuarse el matrimonio. ¡Triste histoA todo el mundo se le fué ayer la lengua ria de penas y desventuras, en la que, sin contra el régimen. Contra el régimen torembargo, no hay un rasgo, una nota que la mentoso que aburre a l a gente verbenera y aparte de la vulgaridad! a l a que no lo es... Allá arriba, por costas Niega el Sr. Mena que llevase una vida norteñas, se observó con cuidado estos días, ostentosa Adolfo Marco, n i que gastase d i porque con el tiempo que salgan las témnero, n i que tuviera varias amantes, como poras transcurren tres meses, con arreglo se viene refiriendo. a las máximas de l a ciencia popular, pero Tanto el marido como la mujer eran en estas mesetas centrales, libres de parenmiembros de familias modestísimas de hontelas con vicarios de Zarauz, nadie se rerados menestrales, que carecían de medios signa con estas irregularidades del Hernpo. económicos para su educación. Pero se seY menos mal que, sin más que una smpara el matrimonio, y Adolfo, por una parte, fonieta de truenos y relámpagos a primera y Consuelo, por otra, se sitúan en planos Hora de la tarde, pudo celebrarse la clasica superiores, forjándose respectivamente la romería de San Antonio de la Florida, y a ilusión de pertenecer a categorías sociales ella fueron los devotos tan escamados como diferentes... Olvidan su procedencia, la movendedores de yesca almerienses, de los que destia de su origen- -él ha sido un obrero y se cuenta que por llevar sobre la espalda la ella una pobre asilada- -y cambian totalmercancía miran recelosos a todos lados, mente el plan de vida. Y no tardan en topara evitar que los chicuelos les acerquen car las consecuencias, porque como el esun fósforo, incendiando a l a yesca. L o s roposo no gana más que quinientas pesetas y meros madrileños miraban recelosos a las ha de pasar trescientas a María del Connubes de las alturas. suelo, porque así lo acordó el juez, ante el L a Reina presidió, en el Circulo de l a que ella acude solicitando el depósito corno; Unión Mercantil, la clausura del ciclo de indispensable trámite para entablar el d i conferencias de l a Unión Feminista Espavorcio, restándole cuarenta duros para atenñola. der a sus necesidades, las de sus dos h i j o s- -L a Junta de Gobierno del Ateneo visito los que han quedado con él- -y para sus al minitro de la Gobernación, no para notivicios, juergas y francachelas. ficarle, según se decía, que a. corporación ¿Se quiere insistir en la eutrapelia del renunciaba a toda subvención del Estado, adulterio? pues pasemos por esto, pero napor preferir ser club, sino para ser notifidie me negará que si existía era un adulcada de que n i a la ventana debe asomarse terio muy modesto, y, sobre todo, muy badicha sociedad, para dar o escuchar conferencias revolucionarias. rato... Sin embargo, se habló, se murmura, se E n el Municipio la jornada se concretó en unánimes alabanzas al servicio de incendios, critica, y, lo que es más lamentable, se falta que prestó eficaces auxilios en los muchos a la verdad... casos de inundación y otros sucesos que han Esta no es otra sino que se trata de dos Constituido la novedad de l a fiesta de San personas de mala educación, que se ven Antonio de la Florida. obligadas a separarse porque son incompaA la nueva capilla del Santo fueron a oír tibles. Que en su situación nueva él paga a misa las modistas. madrileñas. regañadientes la pensión, que a ella le reDe política, las manifestaciones del m i sulta insuficiente, aun percibida con punnistro de Economía acerca de la cuestión de tualidad. Y surgen los escándalos, provocalos trigos. dos por la procesada; los juicios de faltas, De conferencias, la interesante fué la del en que siempre y por tal razón, se condeHospital de San José y Santa Adela. L a naba a la mujer; las agresiones mutuas, en anunciada en el Ateneo quedó suspendida. la que no siempre esta bravia llevaba la De teatralerías, un estreno en Maravillas. peor parte... U n verdadero exitazo el de la charla de Relata el Sr. Mena lo sucedido en la peGarcía Sanchiz, en el Fontalba. Decididaluquería el primero de marzo, relato que se mente acabaron los picos de oro probables ajusta a la información que nuestros leecalamidades magnas de tiempos pasados. Les ha dado el golpe de gracia, pero de mucha gracia, con su estilo y palabras, este verdadero Federico el Grande. -Aemecé. M a d r i d al día tores ya. conocen, y deduce de: cuanto allí ocurrió la existencia de un parricidio sin circunstancias modificativas... Niega que exista una imprudencia, porque la misma María del Consuelo se encarga de demostrar la realización de un hecho voluntario: Vengo a matarte... Por último, refuta el Sr. Mena la tesis de la defensa en lo que al adulterio se refiere. Llevaban cuatro años separados... ¿Cómo negar esta separación de hecho a que alude el Código penal? El Sr. Mena, quien, como puede advertirse, ha expuesto en defensa de su tesis argumentos de destrucción muy difícil, termina su informe- -uno de los mejores que le hemos escuchado- -insistiendo en que es de justicia condenar el parricidio. U n buen i n f o r m e de defensa Extensísimo el informe clel Sr. S e r r a n o habló dos horas y media- -nos vemos forzados a extractar la labor del abogado. Yo- -exclama- -que me he pasado la vida pidiendo justicia para todos, sin merecerla nunca para mí. no pensaba en ponerme l a toga cuando cesé en mi cargo de fiscal. Mas conocí este caso; supe de la desventura de esta pobre mujer, y cuando tras una investigación personal, que alejó toda duda de m i espíritu, adquirí el convencimiento de que se había calumniado a la que en mi opinión era una santa, formé la firme resolución de no abandonar. a las infelices criaturas que, abrazadas a mí, me pidieron u n día que las devolviera al cariño y a las caricias de su madre... Dice a continuación, dirigiéndose al fiscal, que hoy no se puede juzgar como antaño. H o y no es lícito limitarse a buscar en el Código la pena que sarjeiona, de cuya material existencia no se duda. T a l delito, tal pena. H o y tenemos que escudriñar antes de solicitar un fallo, la causa, la razón de ese delito, lo que con él se ha perseguido... N o basta que digamos: ¡Consuelo Puente ha matado! porque el fiscal, en este como en todos los casos, ha de ser un espíritu abierto, que recoja de la prueba, de la opinión y de la Prensa cuantos elementos necesite para enjuiciar y cumplir con acierto su misión. Sostiene la existencia del arrebato. E x p l i c a la situación de ánimo de María del Consuelo el día de autos, pero niega que a pesar de todo tuviese el propósito de matar a su marido. ¿Cómo, si así lo cree el fiscal, no aprecia la premeditación? Sostiene la imprudencia, y, por último, la tesis del adulterio, afirmando que con arreglo a la ley no estaba separada de su esposo. N o había- -agrega- -más que un abandono de la casa conyugal por parte de la mujer Alude a la sentencia dictada por esta misma Sala hace poco tiempo, al juzgar a un ni ¿dico que dio muerte a su esposa, y recuerda que existe el arbitrio judicial que puede utilizarse en este caso. S i Marco resucitara- -dice- -vendría a pediros perdón para su esposa, considerándose culpable de cuanto ha sucedido. Y termina, en párrafos sentidísimos, rogando al Tribunal que devuelva a la procesada al amor de sus hijos. El público prorrumpió, al terminar su i n forme el abogado, en una ovación clamorosa, imponente. Muchas mujeres lloraban. Cuando el señor Santujini se repuso de la sorpresa que, sin duda, le causó aquella unánime manifestación de simpatía hacia el letrado, preguntó a la procesada: ¿T i e n e usted algo que añadir a lo expuesto por su abogado defensor? María del Consuelo, emocionada, pero con la satisfacción en el semblante, esperanzada, hizo con la cabeza un signo negativo. -Pues, despejen... -Manuel Tercero. L a muerte de A d o l f o M a r c o Final de la vista de la causa. L a acusa, ción fiscal M a d r i d 14, 1 madrugada. Reconoce el fiscal, Sr. Mena, al comenzar su informe acusativo, que este delito de parricidio que la procesada ha cometido, es uno de los más graves f- c el Código penal castiga, pero ello, no obstante, ofrece tratar el asunto con aquella austeridad que reclaman la índole del proceso y la persona del reo. N o puede, sin embargo, resuelto como está a prescindir de lo que carezca de i n terés, pasar por alto la vida pretérita de María del Consuelo. Y alude a sus desavenencias conyugales, a los disgustos, a A NUESTROS SUSCR 1 PT 0 RES D u r a n t e l a t e m p o r a d a de verano, y sin a u mento de precio, serviremos las suscripciones de n u e s t r o s a b o n a d o s q u e t r a s l a d e n su r e s i d e n c i a a c u a l q u i e r p o b l a c i ó n de E s p a ñ a P a r a t e n e r o p c i ó n a e s t a v e n t a j a será condición indispensable que, a l solicitarla, a b o n e n p o r a n t i c i p a d o e l i m p o r t e de t r e s m e s e s O S E A N U E V E P E S E T A S o se s u s criban por igual tiempo. S i n l l e n a r este r e q u i s i t o n o s e r v i r e m o s ningún t r a s l a d o a p r o v i n c i a s L o s que v a y a n a r e s i d i r al extranjero a b o n a r á n a d e m á s el i m p o r t e d e l f r a n q u e o correspondiente. BLANCO y HEGRO Es la más h e r m o s a de las revistas I
 // Cambio Nodo4-Sevilla