Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. SÁBADO u DE JUNIO DE 1930. E D I C I Ó N DE ANDALUCÍA. P A G 31. LA CAMPAÑA LA AGRÍCO- D E A B C Una felicitación E l presidente de la Cámara Agrícola de Córdoba nos envía el siguiente despacho, cuyo contenido agradecemos: E s t a Cámara Agrícola, en sesión ordinaria celebrada hoy, acordó consignar en acta su más completa satisíacción y su más profundo agradecimiento, por las acertadas intervenciones de su periódico en los conflictos gravísimos que hoy afectan a la agricultura. A l tener el gusto de comunicárselo, le reitero mi mayor afecto y consideración. E l presidente, José Riobóo. S O B R E LOS ÚLTIMOS TEMPORALES Una carta Se nos ruega publicidad para la siguiente carta: Sevilla 13 junio de 1930. Excmo. Sr. D José Huesca. M u y señor mío: H e recibido su carta de ayer, y, como se suponía, lo que le movió a culpar a los diques de la Compañía de las Marismas de la pasada inundación, fué sólo las quejas y los lamentos, muy justificados, de los labradores perjudicados, y no ninguna observación hecha por usted. P o r esto sentí justamente la ligereza con que había usted procedido al enjuiciar. N o soy técnico, n i aunque fuera, daría mi opinión en cuestiones sometidas ya a la decisión del señor ministro de Fomento con el beneplácito de todos, y con grandísimo deseo por nuestra parte, pero ya que usted alude, sin ser técnico tampoco, a la magnitud de la riada, le diré que, en efecto, la altura alcanzada por las aguas en esta ocasión en la campiña de Los Palacios, no la recuerda nadie, como tampoco había visto nadie avanzar antes de ahora una ola arrobadora que, a las seis de la tarde del jueves 5, había ya devastado las vegas de Troya, Mudapelo y Jaime. Pérez; a las seis y media saltaba la carretera de Cádiz, entre Las Alcantarillas y E l T o r b i s c a l a las siete, tenía inundado el cortijo de Juan Gómez, con más de 50 centímetros de agua, salvando la carretera entre el puente del Salado y la. casilla de Camineros, y a las once de l a noche hacía salir precipitadamente del cortijo del Trobal a su arrendatario, temeroso de quedar envuelto por las aguas. Todo esto pasaba en lo que podríamos llamar azotea de la casa, y en el patio, en L o s Palacios, las primeras aguas de riada 110 hicieron su aparición hasta las cuatro menos cuarto de la madrugada. Y o invito a usted a que se dé un paseo hasta la estación de, -Las Alcantarillas e i n dague lo ocurrido. S i después da usted sinceramente su opinión, no creo que nuestra Compañía tuviera el menor inconveniente en someterse a su juicio. T a n segura está de que ninguna culpa tierfe de lo ocurrido. ¿Cuál fué la causa de la desmesurada a l tura de la lámina de inundación? Las personas con quienes he hablado indican que se debió a la rotura del puente de L a Peñuela, y a la rapidísima descarga por una brecha de 80 metros, de los ocho o diez millones de metros cúbicos, que el puente había represado en la vega de Troya. Pero todo esto lo averiguarán los técnicos, a cuyo juicio estamos conformes en someternos. P o r nuestra parte damos por terminado él incidente, y queda de usted afectísimo y atento, s. s. q. s. m. e. Antonio Gavala. OTRO EXPERIMENTO D E L ZEPPELIN -si; ESTA N O C H E LA VOY A LLEVAR A L FONTALBA, A V E R COMO SE LAS ARREGLA SIN METER BAZA. PARA OÍR H A B L A R A U N H O M B R E D U R A N T E T R E S H O R A S LA CUESTIÓN GUERA de cultores de E s p a ñ a TRI- U n mensaje la A s o c i a c i ó n de A g r i- LA PROPAGANDA DE LOS PÓSITOS MARÍTIMOS Acto en Coria del Río Aprovechando la estancia en Sevilla del ilustre presidente de la Comisión Permanente del Instituto Social de la Marina, don Alfredo Saralegui, y organizado por el P ó sito Marítimo- Terrestre y Pesquero de Sevilla, se celebró en Coria del Río un i m portante acto de propaganda social. Este se celebró en el amplio local de la escuela de niños de Coria, que se encontraba materialmente abarrotado de público, y fué presidido, en unión de las demás autoridades, por el alcalde. D Manuel Gutiérrez Palma, que galantemente cedió el local y dio toda clase de facilidades a los organizadores, para el mejor éxito de la reunión. D o n Manuel Estévez, de la Comisión organizadora del Pósito, saludó a los oradores e hizo una acertada y calurosa presentación de los mismos. E l Sr. Egocheaga, representando a la Confederación Nacional de Pósitos Marítimos de España, aprovechó la presencia del señor Saralegui, para presentarlo ante los trabajadores del mar, como el más constante y desinteresado defensor de los humildes, afirmando que su cruzada contra los intermediarios y usureros que explotan a aquéllos, no tiene igual en España, ya que supo, burlando la malicia, la enemiga de otros y la ignorancia de los más, sacar adelante la obra de la que son la más contundente prueba las 400 instituciones sociales, bajo las cuales viven hoy cobijados los pescadores. Este historial de realidades, en favor del Sr. Saralegui, obliga al orador a recabar de dicho señor preste la mayor atención y ayude a los obreros de Coria del Río para que lleven a cabo sus aspiraciones. De todas ellas, destacan tres de interés general y de inmediata realización. E n p r i mer término, es indispensable la creación de una escuela de orientación marítima en Coria, para que puedan recibir instrucción los hijos de los pescadores y personal del río; es otra, la organización de una cooperativa, afecta al Pósito, para realizar la ex- biendo mantenerse el derecho actual. L a Asociación de Agricultores de España ha elevado un mensaje al presidente del Consejo de ministros, en el que se recogen los puntos principales del escrito que dicha entidad dirigió a raíz de la constitución del actual Gobierno, al ministro de Economía Nacional, exponiéndole la gravedad de la crisis que atraviesa la agricultura en nuestro país, singularmente en cuanto a nuestras producciones más importantes: la cerealista, la olivarera y la vitivinícola P o r lo que a la primera se refiere, recuerda el mensaje las medidas que en el escrito de referencia propuso la Asociación de A g r i cultores, reiterando una vez más su criterio de siempre para conjurar la crisis, entre ellas el restablecimiento de la libertad de venta para el trigo y para sus derivados; la desaparición de todas las trabas que se oponen al libre juego comercial, como el Consorcio de la panadería; la debidt aplicación de la ley de Protección a la producción nacional, en cuanto se refiere a los productos agrícolas, p a r a s u compra por el Ejército de África, insistiendo a la vez en su petición, repetidamente formulada, de que se depuren las responsabilidades contraídas, a su entender, por unos y otros Gobiernos, por sus respectivas políticas de abastos. Se analizan en el mensaje las causas determinantes de la c r i sis cerealista, y comenta el Real decreto de la Presidencia restableciendo en parte la ley de 10 de junio de 1922, disposición que respondía al deseo- del Gobierno de remediar o, cuando menos, paliar J o s males que acarrea aquella crisis, mostrando y razonando su disconformidad con algunos puntos esenciales de la misma, cuya modificación solicita en el sentido de que se declare subsistente el actual derecho arancelario de 21 pesetas de oro que tiene fijado el trigo, de igual modo que tienen carácter de permanencia los derechos del Arancel para otros productos, y que el régimen de libertad de venta de trigo alcance plenamente a sus derivados, así como que, bajo ningún pretexto, pueda restablecerse para el maíz un derecho estadístico, de-
 // Cambio Nodo4-Sevilla