Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VERDADES Y MENTIRAS N padre muy mono, una madre monísima, un hijo nionín. He ahí. tres seres que constituyen una monada de familia. E l objetivo lia sorprendido una escena realmente inquietante, porque en la tierna actitud de esos padres con su hijito recién nacido iay mucho de humano; y cuando uno es hombre que se ahoga en poca agua, como un verdadero último mono, se siente a dos dedos de renegar del árbol genealógico y de dar la razón a Darwin. Aún habrá, sin embargo, dejando a un lado! a filosofía, quien sienta una mayor pesadumbre al contemplar ese retrato y evocar melancólicamente los tres monos que más han influido en su vida. de la mujer amaPrimero, el anhelado da: mono... sílabo. Des; pués, a ñ o s y m á s a ñ o s de v i d a igual, sin emociones, entre las cuatro paredes de casa y con unas estepas del Asia Central dentro del corazón: mono. tañía. Finalmente, la compañía inexorable, malhumorada, personal e intransferible de la misma señora a perpetuidad: mono. gamía. Monos, al fin y al cabo, más soportables que el mono... logo que pesa sobre los solterones como un mono... lito. Se ve, señores, que el mundo e s t á repleto de monos. E l mejor es el Moriúvar, y el peor el Monopolio. U MONA U N SKNOR CON TOBA LA BARBA Este señor con toda la barba que están ustedes viendo es don Alejandro Siemeí, un individuo que se ha ¡hecho un tipo wagneriano, como de Sigfredo, para inspirar respeto a las fieras que pululan por ¡as selvas del Brasil. Allí se ha pasado el hombre un par de meses, haciendo de vampiro de Dusseldorf entre ios jaguares. E l Sr. Siemeí ha demostrado que se sabe jaguar la vida, y será de los pocos hombres que puedan llevar gabán de pieles por derecho propio. Notarán ustedes que la ternura se ha refugiado entre los animales, y que en cuanto retratamos a las personas empezamos a ver escenas de matanzas o de burlas crueles. Esto de las burlas va por el Sr. Síoppelmann, que ha querido, por lo visto, tomarle ei pelo a un pobre cochino de cuarenta arrobas, premiado en la Exposición de Ganados de Berlín. Como en todo alemán debe ser muy fuerte la obsesión del dirigible, en cuanto se han percatado de la forma romboide y zepelinesca que tiene el cerdo premiado lo han tomado por vehículo. Ahora bien, sentimos manifestar al Sr. Sto. ppelmann que ha estado un poco pesado; que una muchachita ágil y graciosa, made in Hollywood hubiera estado muy bien como amazona de ese animalote; pero que él no suscita el contraste que ha pretendido, porque si en. ese retrato hay algo de gracia y de ingravidez, más bien está en. el de abajo... KAMIRO M E R I N O E L ULTIMO DIRIGIBLK (Fotos Central News, V i d a l y Orrios.
 // Cambio Nodo4-Sevilla