Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
OFICINA D E ADMISIÓN, E N LUGAR D E L DESAPARECIDO TORNO Los niños abandonados. A ociosidad del Ayuntamiento m a d r i l e ñ o durante los a ñ o s de Dictadura, ociosidad tanto m á s de lamentar cuanto que no hubo n i h a b r á probablemente, c i r cunstancias m á s favorables a los intereses de l a v i l l a que las que tal etapa brindaba a los alcaldes, librándoles de las ataduras, obstáculos y dificultades que e n t r a ñ a el r é gimen de fiscalización en que necesariamente han de actuar por precepto l e g a l el estatismo, el deplorable a d o r m e c i m i e n t o- -d i g á moslo de una vez- -en que ha permanecido el Concejo, contrasta- -justo es reconocerlo- -con el dinamismo de l a D i p u t a c i ó n pro- vincial, con sus esfuerzos laboriosos en pro de, l a beneficencia, con sus ansias renovadoras, c o n sus iniciativas y sus afanes de perfección y mejoramiento. Y gráficamente p u e ide sí quiere demostrarlo, que a h í e s t á n las reformas en el hospital y el H o s p i c i o r e c i é n levantado en Váldelatas, y l a Inclusa e Instituto provincial de Puericultura... ¿Q u e todo esto no es suficiente? Q u i z á pero sí es lo bastante, a j u i c i o nuestro, para que no pueda sostenerse y a como en a l g ú n texto de Derecho administrativo se afirmaba, que la D i p u t a c i ó n es una rueda i n ú t i l r LA CARIDAD LOS RECOGE... del desdichado expósito, abandonado de mis padres Y dentro ya, l a indiferencia, el desafecto, el frío, el hambre, l a enfermedad, ¡l a muerte! ¡Aquellos terribles cuadros de mortalidad i n f a n t i l! ¡Aquellas epidemias! P o r fortuna han cambiado los tiempos. L a caridad! -ésta siempre e x i s t i ó- -m e j o r auxiliada por l a ciencia, hoy con v i s i ó n diferente de los problemas de l a salud y concepto distinto de s u misión social, se ejerce generosa, p r ó d i g a m e n t e y en lucha con el abandono y l a ignorancia, unos h o m bres nuevos- Bravo, M u ñ o y e r r o- -e s t u d i a n viajan, aprenden s i n cesar para ofrendarlo después todo- -entusiasmo, ciencia, p r á c t i c a trabajo- -al niño, cuya salud, y aun mejor d i j é r a m o s su vida, sólo se fía a su experiencia, a su saber, a su admirable celo... Hemos llegado a l a calle de O Donnell, donde airosos se destacan, sin perder l a a r m o n í a arquitectónica tan necesaria en el conjunto- urbano, los edificios que h a de ocupar, que ocupa y a l a Inclusa y el Instituto de Puericultura. E l torno, el viejo torno que tan d r a m á t i cas escenas inspirara a L u i s del V a l y a F e r n á n d e z y González en sus novelas por entregas, y a no existe, ni tampoco, claro está, l a tremenda a c u s a c i ó n E n su lugar, una inscripción sencilla: Oficina receptora. Inclusa. P o r aquí se entrega a los n i ñ o s ¿P a r a q u é m á s? Nos franquea l a entrada u n dependiente de la casa y estamos en el cuarto de l a hermana de guardia, para llegar a l cual hay que atravesar u n vestíbulo y u n antivestíbulo. Sencillez casi rayana en l a pobrez a una cuna, l a mesita con el agua de socorro, las envolturas... L o preciso. Sobre l a mesa en que escribe l a hermana encargada del registro en esta oficina de admisión, u n libro de hojas impresas: I n clusa de M a d r i d D o n (nombre de la persona que deposita l a criatura eri el establecimiento) que realiza l a exposición del... (n i ñ o o n i ñ a) solicita que se consignen los siguientes datos: (un espacio en blanco para consignarlos y l a fecha del día, con l a firma de l a hermana encargada) Cuando el expositor o expositora no quiere hacer ninguna manifestación, pues le basta con soltar su humana carga en l a oficina, se extiende, s i n embargo, otra ficha para hacer constar si el n i ñ o procede o no de l a Casa de Maternidad- -mediando esta c i r cunstancia se invita a l a madre a quedarse en l a Inclusa- el sexo, l a fecha de ingreso, la talla, el peso, el folio- -medalla numerada que se les coloca a l cuello- -y los antecedentes que se tengan del recién ingresado. A partir de este momento, y previo paso al b a ñ o y lazareto, se anota el resultado positivo o negativo del Wassermann y l a prescripción referente a l a lactancia, el peso, l a tetada y l a diferencia que se advierte en el desarrollo de l a criatura, pues a este efecto se hace constar en el diario de o b s e r v a c i ó n L Abandonado de m i s padres, la caridad me recoge. ¡O h el triste, el vetusto y l ó b r e g o caser ó n de la calle de Embajadores, con su torno giratorio de madera, sobre el que en letras negras campeaba en el sucio encalado de los sillares el lamento, l a acusación m á s bien,
 // Cambio Nodo4-Sevilla