Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
P a r a la c o m u n i c a ción entre las diferentes plantas del pabellón central de niños de pecho se d i s p o n e de dos escaleras simétricamente colocadas con r e l a c i ó n al eje del edificio. un ascensor y un montacargas. P a r a el servicio de evacuación de las r o pas sucias se i n s t a l a un tubo. de bajada de prendas que se recogen en la planta i n f erior. L a elevación de los alimentos se hace por un pequeño montacargas desde la c o c i n a de leches. Más dependencias: almacenes, depósitos, fábrica de formas p a ra las h o s t i a s de la santa misa y la c o munión de los fieles, escuelas- -Montesori y Z o r r i l l a- est u f a de desinfección, fábrica de chocolates- -que surte también al hospital y a la Casa de M a ternidad, porque, en efecto, es excelente, ¡oh, bondadosa sor N a r c i s a! panadería, carnicería, vaquería... Resulta imposible en u n trabajo i n f o r m a tivo, si h a de tener éste discretas proporciones, enumerar cuanto de interés se ve en la Inclusa. E s t a es, según la frase al uso, una cosa muy seria. Extraordinariamente seria... V a m o s pues, a retirarnos, porque la visita, en nuestro afán de escudriñarlo todo, ha perturbado u n poco el trabajo que a núes- SALÓN D E CUNAS tro arribo a la casa realizaban B r a v o Frías, Muííoyerro, Jasso Maestre, Aguado, González y cuantos con fe y entusiasmo laboran, prescindiendo de personales conveniencias, por las vidas que la sociedad confía a sus cuidados y de las que son salvaguarda y garantía el prestigio de sus nombres y su amor al estudio. -U n a última pregunta, Sr. B r a v o ¿Q u é número de niños entran al año en el establecimiento? -E n números redondos, unos m i l pero de ellos hay que dar muchos a las m u- jeres que l o s p i d e n para c r i a r l o s e n e l campo, p o r q u e c o n trastando con el p r o ceder de las madres que abandonan a s u s hijos a los pocos días de darlos a l u z- -m a dres que, sin embargo, háilanse obligadas por la ley de 1927 a permanecer dos meses en la I n c l u s a- otras reclaman a estas c r i a turas abandonadas, y, después de a m a m a n tarlas, encariñadas y a con e l l a s se resisten a devolverlas a estos establecimientos... E s la ley de las compensaciones... Ncs despedimos. S o r M a ría J o s e f a Río- Miranda, que nos acompaña, muestra nos, al p a s a r p o r- l a admisión el último envío que hace a la Inclusa la M a t e r n i d a d cuatro niños en dos cunas... -F í j e s e usted. N o s los mandan por partida doble... Cuatro abandonados cuyas madres, b u r lando quizá el precepto que las obliga a permanecer dos meses con sus hijos- -dos meses de alimento, solícitos cuidados, a b r i go y bienestar- se dedican a la crianza mercenaria o, lo que es más terrible, vuelven a la vida del vicio y a la m i s e r i a ¡M i l niños al a ñ o! ¡Y nosotros que creíamos la cifra exagerada... MANUEL TERCERO UN GRUPO D E MADRES LACTANTES. (FOTOS DUQUE)