Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A ü C. M A K T iiS 1.7 DE JUNIO DE 1930. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G Í 8 do baile de spciedad, que duro hasta madrugada. L a s regatas de cayucos Ayer, en la ría de la Plaza de España, sé, celebraron las anunciadas regatas de tí Añadió que vivimos en un momento espi- I ritual interesante, en, el que la civilización. 1 toma nuevos rumbos, afirmando que no es posible ser indiferente a l a parte activa de Méjico, en la renovación espiritual del mundo. Rindió después un respetuoso homenaje a la tierra mejicana, por su profunda labor en pro de la Paz universal. T e r m i n ó brindando por Méjico y por su presidente. F u é también muy aplaudido. Después se sirvió ún espléndido lunch. A l acto asistieron además varias alumnas de la Facultad de Filosofía y Letras de M a drid, que se encuentran en Sevilla realizando estudios. Después los invitados recorrieron detenidamente las dependencias, admirando las magníficas instalaciones. Un saludo de los maestros españoles al p u e b l o mejicano Los maestros españoles que tienen el honor de ser huéspedes del Gobierno d é Méjico, galantemente invitados por el señor comisario de dicho Gobierno en la Exposición de. Sevilla, para; asistir, a l a Semana de M é jico, que se; celebra, con una brillantez i m ponderable, cumplen gustosos el deber de enviar: un saludo fraterno y cordial al pueblo mejicano, que tan patente rnuestra está dando- de su prosperidad y d e su cultura. A l hacerlo, envía un abrazo a sus, compañeros de aquella República dé los que esperan eficaz ayuda para labrar eri los corazones de los. niños mejicanos y españoles ¡sentimientos, de amor, que sean base sólida át i la gran ohra de aproximación espiritual d é los dos pueblos hermanos, que, estrechamente unidos por. los- lazos del cariño, -colaborarán por l a civilización y el progreso del mundo, poniendo a su ser v i- ció sus virtudes raciales, su historia esclarecida. y sudaboriosldád; fecunda. Marruecos y Colonias, vino para presidir las diversas solemnidades el secretario de la Dirección, Sr. Agramonte. Asistieron a la conferencia el comisario regio de la Exposición, S r C a ñ a l l o s jefes de la Dirección de Marruecos, vizconde de Fefiñanes y comandante Batalla; delegado de Guinea, Sr. M o n i s de Marruecos, señor Venero; las personalidades musulmanas, acompañadas del comandante Uriarte, y numerosos y distinguidos invitados. E l Sr. Bravo Carbonell, -fácil de palabra, hizo una amenísima exposición de los usos y costumbres de las razas que pueblan los territorios de la Guinea, siguiéndose con atención su interesante charla. Habló luego de la leyenda de la insalubridad de aquellos parajes, combatiéndola, y puso a continuación de relieve la fecundidad de aquellas tierras vírgenes, prometedoras de riquezas insospechadas, donde puede tener solución el problema de los braceros. Por último, refirió curiosas anécdotas, que fueron escuchadas con el máximo interés por. el selecto auditorio, que premió la l a bor del. conferenciante con nutridos y prolongados aplausos. Terminada la conferencia, los invitados fueron obsequiados con una merienda, a base de productos coloniales, que fueron muy del agrado de todos. 1 cayucos, que son pequeñas embarcaciones guinagüis, labradas en troncos de árboles. E l festejo resultó curioso en extremo, ocurriendo pintorescos incidentes por la i n estabilidad, de los barquichuelos. E l delegado de Guinea, Sr. Monis, entre- gó a los vencedores de la regata los premios ofrecido. por e l C o m i t é Olímpico Internacional de. E l Cairo para deportistas de raza negra. E l té en el pabellón de M a r r u e c o s Después de las regatas, los invitados marcharon al pabellón de ¡Marruecos, donde se sirvió un té a l a usanza, mora. Asistieron las autoridades, que fueron obsequiadas en el salón del fondo, y muchas aristocráticas familias. Su Alteza Real el príncipe de Asturias estuvo también en. el pabellón de Marruecos, donde fué cumplimentado por las personalidades jalifianas y las autoridades de Sevilla. L a fiesta, como todas las de la Semana Colonial, resultó brillantísima, avalorando- la la presencia del príncipe. L a conferencia de R u í z Albéniz sobre L a c o m i d a oficia! E l domingo, a las nueve de la noche, en el pabellón de Marruecos, se celebró la comida oficial, organizada por la delegación en nombre de la Dirección de Marruecos y Colonias. E l hermoso pabellón, adornado para el acto, estaba realmente, deslumbrador. L a mesa había sido colocada en el patio central, dando la nota de color la guardia de honor formada por los, moros de la Guardia jalifiana, con sus vistosos trajes de gala. Asistieron, además de las personalidades de la Dirección de Marruecos, -los representantes musulmanes, el comisario regio de la Exposición, autoridades y delegados de los países concurrentes. A l finalizar la comida, el ministro del Gobierno jalifiano, Erhoni, levantó su copa de agua por el Rey y por España. Brindis semejante hizo el ex ministro Ben Nunn. E l secretario de la Dirección de Marruecos pronunció brevísimas palabras, levantando a su vez la copa por Su Alteza Imperial el Jalifa. Todos fueron muy aplaudidos. L a comida resultó brillantísima. Otros actos A la vez. testimonian su gratitud, al coiiñsajáQ de Méjico, Sr. Orozco Muñoz, por su delicada (gentileza y cordial afecto, y al. Magisterio sevillano, por la amable hospitalidad con que- ha acogido a sus compañeros de, E s p a ñ a Por la comisión. Pedro Natalí, director dé ráduadá en Segovia- Godojredo Fernández; Lorenzo, regente de l a Normal de Cuenca: Giiittermo Gamacho, maestro de Los Corrales (Santander) L a sesión radiada Con motivo de la semana mejicana anoche la emisora de Sevilla radió el programa que a continuación transcribimos, y que se cumplió en todas sus partes. a) M é x i c o en la Exposición Iberoamericana por D Juan Castro. b) L a Borrachita A d i ó s mi Chaparrita Y a va cayendo -Menudita Dime Ingrata de Tata Nacho, cantadas y tocadas por su autor. c) Poemas de Salvador Díaz Mirón, A m a do Ñervo; L u i s G Urbina y Enrique González Martínez, recitados por D Juan Castro, y d) Selección de discos mexicanos de gram ó f o n o Cielito L i n d o orquesta típica L e r d o O t r a vez Tata Nacho, Guty Cárdenas Y pa qué me dices cosas Belisario de J García, Margarita Cueto; Ventanita Morada Joaquín Pardabé, Guty Cárdenas v Hermanas H e r r e r a Hermosas Fuentes A Esparza Oteo, Rubio y M a r t í n e z U y taralalá F Domínguez, Rubio y Talavera; E l Súchil (Sen de la Costa del Pacífico. M a r i a c h i Coculense R o d r í g u e z Terminada la comida, los invitados se trasladaron al pabellón de Guinea, donde se exhibió una película inédita de lugares, usos y costumbres de Guinea, que se obtuvo con motivo, del viaje a la colonia de la comisión oficial que recientemente visitó aquellos lugares, presidida por el director general de Marruecos y Colonias, Sr. Saavedra. L a película interesó vivamente al numeroso público. Después, las negras bailaron sus exóticas danzas, y por último, se celebró un anima- L a Semana Colonial E n la tarde del domingo dieron comienzo los actos de la Semana Colonial, con una conferencia que en el pabellón de G u i nea dio el notable escritor D Juan Bravo Carbonell. E n representación del director general. de Medicinal y antiséptico Marruecos A las diez y cuarto, en el Pabellón de Guinea, dio su anunciada conferencia el notable cronista de Marruecos doctor Ruiz Albéniz, que popularizó el pseudónimo de E l Tebib A r r u m i N o es caso de hacer el elogio del conferenciante, que ya lo hicieron, a su tiempo, los mismos artículos salidos de su pluma maestra, y ocioso será consignar el interés con que el selecto auditorio siguió la amena y profunda disertación. Comenzó Ruiz Albéniz por señalar él hecho de que las malas noticias, cuando las había, circulaban con rapidez, contrastando esto con la lentitud con que ahora llegan a, España las favorables. Afirmó que durante mucho tiempo se esgrimió el problema de Marruecos como arma política, reflejándose aun en l a misma política internacional. Elogió cumplidamente a los jefes y oficiales de las Intervenciones militares, que lo mismo sirvieron la causa antes, en la guerra, que ahora, en la paz, dispuestos, siempre, a pasar de una a la otra, en el buen deseo, de servir a la Patria. (Aplausos. T r a t ó amplia y documentalmente de la colonización, señalando la relativa facilidad de la obra por identidad racial entre españoles y bereberes. Impugnó luego la idea que se tiene en E s paña del fanatismo musulmán, que no existe, como lo prueba el hecho de ser los musul- manes respetuosos, en grado superlativo, conjas ideas contrarias, siempre que se ten- gan de buena fé. D i j o m á s tarde que es necesario estimular la llamada media colonización y la pequeña en aparcería con los elementos indígenas, ex- poniendo algunos datos optimistas respecto a los progresos de los colonizadores. Encomió la labor desarrollada en materia de Obras públicas, y muy especialmente. en comunicaciones, hablando luego de l a necesidad de una selección entre los colonizadores, a los que en el futuro habrá que pedir garantías. Dijo, contra la opinión de Romanpnes, que E s p a ñ a estaba capacitada para el protectorado. Respecto. al- fercicio de la autoridad señaló que antes era privativo d e España, pero que. desde que el general Jordana se posesionó de l a A l t a Comisaría es efectiva