Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 18 DE JUNIO DE 1930. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. PAG. 16. do de mayorías formadas en el ministerio de la Gobernación, como de tantas otras cosas que han oído o leído, y que candorosamente toman o les hacen tomar por sucesos de realidad actual. ¡Es tan cómodo recoger las frases hechas de la tradición o del arroyo! GABINO BUGALLAL. INFORMACIONES Y NOTICIAS POLÍTICAS El Consejo de ministros de anoche Manifestaciones del presidente. E l C o n sejo se dedicó al p r o b l e m a t r i g u e r o Madrid 18, 2 madrugada. A las. seis de la tarde quedaron reunidos ayer los ministros, b a j o j a presidencia del general Berenguer. L a deliberación duró hasta las ocho y media de la noche. A esa hora, el ministro de Estado salió de la sala del Consejo y dijo a los periodistas que se marchaba para vestirse y asistir luego a la comida en la Embajada de Inglaterra. Poco después, el conde de Xauen habló con los informadores, diciéndoles que cuanto se estudió y resolvió en la reunión m i nisterial estaba reflejado en la referencia oficiosa. Desde luego casi todo el tiempo ío invirtió la cuestión triguera. -H e recibido- -añadió- -un escrito de las Cámaras de Comercio, muy bien inspirado, de mucho alcance político; aún no he tenido tiempo de contestar. Los ministros, después de la marcha del presidente, quedaron reunidos algún tiempo, según dijeron, para escuchar unas explicaciones artísticas del Sr. Tormo. Negaron que se hubiera tratado de elecciones n i de otros asuntos políticos, y el señor Sangro manifestó que mañana saldrá para Sevilla, con el fin de asistir, en nombre del Gobierno, a la clausura de l a E x p o sición Iberoamericana. Se hallaba algo i n dispuesto y pensaba guardar cama en el día de hoy. L a r e f e r e n c i a oficiosa. S e restablecen las tasas mínimas del t r i g o L a s tarifas a d u a neras en los E s t a d o s U n i d o s E l ministro de Gracia y Justicia facilitó la siguiente nota oficiosa: E l ministro de Economía d i o cuenta de todos los antecedentes relativos al problema triguero, asi como de los informes elevados por los gobernadores con los debidos asesoramientos; del emitido por la Junta Central de Abastos, y de las peticiones y propuestas de las Cámaras, Asociaciones y Sindicatos Agricolas y Diputaciones provinciales, encaminados a conjurar la crisis por que atraviesan los mercados, especialmente los de la región castellanoleonesa. E l Consejo, después de detenida deliberación, acordó autorizar el oportuno proyecto de decreto, que se dictará por la Presidencia, restableciendo ías tasas mínimas, sin perjuicio de estudiar y de adoptar otras medidas encaminadas a descongestionar los mercados, evitando el envilecimiento de los precios y con ello el demérito de las garantías prencU rias, y a intensificar las funciones del Comité A g r a r i o E n el preámbulo del decreto se expondrán las razones que lo motivan, como régimen especial, para remediar una crisis que no obedece a fenómenos naturales de superproducción ni a caucas imputables a los productores, sino a las excesivas importaciones de trigos exóticos autorizadas en el pasado año. Él Gobierno confía que con estas medidas, si son eficazmente secundadas por las entidades que Jas demandan, podrá llegarse pronto a la normalización de los mercados, desvaneciendo todo motivo de alarma y de agitaciones i n justificadas. E l Gobierno ha considerado la gravedad de la situación que crea a la exportación española la nueva tarifa aduanera votada por el Parlamento de ios Estados Unidos, y, deseando proceder con arreglo a las sugestiones recibidas por los productores y exportadores, ha acordado encomendar a la Comisión de funcionarios que preside el subsecretario de Economía, para estudiar la revisión del convenio con Francia, estudie también el conflicto con los Estados U n i dos, emitiendo a la mayor brevedad posible un dictamen para conocimiento del Gobierno. Acordó el Consejo nombrar una Comisión, integrada por el subsecretario de E c o nomía y directores de Montes y Agricultura, para que, recogiendo y controlando las reclamaciones formuladas por los damnificados en los últimos temporales, determine el aproximado importe de los daños y haga al Gobierno la correspondiente propuesta, en el término de un mes. Estado. -Exención de subasta para las obras y servicios de las Embajadas, Legaciones y Consulados en el extranjero. Aceptación de un solar de 7.000 metros cuadrados, cedido por el Municipio de Río de Janeiro al Estado español, para la construcción de la Legación de España. Exención de los impuestos sobre el edificio destinado al Consulado general de H a m burgo, a título de reciprocidad, con la única excepción de impuestos que tienen carácter fiscal. Aceptación de la invitación del Gobierno francés para asistir al I Congreso Internacional de Seguros Aéreos. Marina. -Expediente relativo a la rescisión condicional del contrato de la Compañía de Vapoyes Interinsulares Canarios, a solicitud de la misma. Trabajo. -A su propuesta se aprobaron dos proyectos de decretos. Uno, derogando disposiciones de los años 1927 y 28 sobre ¡a censura previa de documentos de publicidad de las entidades de Seguros; y el otro, reglamentando el Cuerpo A u x i l i a r de Seguros v Ahorros. E l Consejo, también a propuesta del m i nistro de Trabajo, acordó proponer a S u Majestad la. concesión, al vizconde de E z a de la Medalla de Oro del Trabajo. Gracia y Justicia. -Proyecto de propuesta de libertad condicional. Aprobación del proyecto de construcción de una prisión provincial en Las Palmas, y autorización de la contratación de las obras, mediante subasta pública. Propuesta de cuatro conmutaciones e indultos. Importantes manifestaciones del ministro de E c o n o m í a tasa mínima y excitando el celo de las auto- ridades para su vigilancia y cumplimiento. Poco después, y para conocer los verdaderos términos de la crisis, y adoptar, en consecuencia, las medidas oportunas para conjurarla, se dictó una Real orden, por el ministerio de la Economía, solicitando declaraciones juradas de las existencias, con la advertencia de que se hicieran con la más escrupulosa verdad, ya que todo engaño conduciría a resultados contraproducentes, toda vez que las medidas del Gobierno habían de tomar por basé dichas declaraciones. E l resultado de éstas, así por lo que se refería al trigo en poder de los productores, como a las existencias de harinas y de trigos en fábricas y molinos, se publicó en la Prensa y dio la sensación de que nos hallábamos próximos a la normalidad, ya que el exceso constituía un margen prudencial de enlace con la próxima cosecha. Con arreglo a esos resultados, se dictó el Real decreto de 19 de mayo último, estableciendo el vigor del artículo i. de la ley de 10 de junio de 1922. Esto es, prohibiendo l a importación hasta que los precios medios llegasen al de 53 pesetas durante un mes; prohibiendo también la importación de m a nioc, manteniendo la prohibición de importar maíz y ordenando nue por el ministerio del Ejército se adquiriesen las harinas ne- cesarías para el consumo de tres meses, tanto para el Ejército de la península como para el de África, con la condición de que el concurso había de celebrarse precisamente en las Capitanías generales de la península, para tener la absoluta seguridad de que sólo se adquirirían harinas nacionales. C e- rrada así la frontera a toda importación, no sólo de trigo, sino de sus similares, y procurada la descongestión de harinas existentes en fábrica, para la cual también se derogó el sistema de mezcla, se estimó igualmen- -te conveniente declarar la libertad de comercio, alzando las tasas, que no sólo estaban inobservadas, sino que servían únicamente para fijar arbitrariamente el precio de las harinas sin ventaja alguna para productores y consumidores. Cabía esperar que todo ello contribuiría a la ansiada normalidad, activándose las demandas 3 mejorando los precios, pero fuerza es confesar que tal resultado no logró a l canzarse y aun en algunos mercados de t r i gos menos ricos, los precios descendieron de modo que hizo cundir la alarma, especialmente en la región castellanoleonesa. Atento el Gobierno a esta realidad, que, aunque sólo estuviese referida en su o r i gen a factores morales, es muy de tener en cuenta, y después de oír a los interesados y obtener el informe de los gobernadores, con los debidos asesoramientos, y el de la J u n ta Central de Abastos, decidió en el Consejo de hoy el restablecimiento de las tasas, aparte de otras medidas que no sólo aseguren su efectividad, sino que permitan! a defensa de los agricultores más desvalidos en tanto los mercados no se regulen por las leyes n a turales de la oferta y de la demanda. Para juzgar de estas medidas habrá de tenerse en cuenta, no sólo una realidad que contradicen los datos estadísticos que h a b í a servido de norma al Gobierno, y no por falta de verdad en las declaraciones, sino porque cabe suponer que por ignorancia o por desidia dejaron de declarar muchos poseedores, como tantas otras veces ha ocurrido, sino también el estado a que llegaron los mercados por un régimen de tasas que dura ya más de cinco años, que debilita toda organización y todo estímulo comercial de venta y un de producción económica y que entrega a los vendedores faltos de recursos y de crédito 1 la natural codicia de los compradores. A remediar esta falta de preparación y de organización, que no puede improvisarse, y al auxilio de los más modestos l a bradores, acude ei Gobierno con los medios que tiene a su alcance, sin hacer cuestión E l Sr. W a i s al salir del Consejo, hizo las siguientes declaraciones: E l problema del trigo, que es, por referirse a un producto esencial de nuestra agricultura, es además, primera materia de primera necesidad, es siempre difícil y delicado, reviste en estos momentos un carácter especial, que le diferencia de todos los demás que se hallan planteados con relación a otros productos agrícolas. L a crisis triguera está originada 110 por fenómenos naturales, n i por causas imputables a los productores, sino por una medida del Gobierno de la Dictadura, que originó la importación de 811.000 toneladas de cereal exótico por el oneroso y complicado sistema de la devolución de derechos arancelarios, produciendo la congestión de los mercados y el natural envilecimiento de los precios. Desde el primer momento se preocupó el Gobierno actual de este difícil asunto, que como tantos otros, encontró planteados, y, así, a los pocos días de constituirse dictó un decreto dejando sin efecto, las autorizaciones para nuevas importaciones, manteniendo la
 // Cambio Nodo4-Sevilla