Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 18 D E J U N I O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. PAG. 35. 1 NFORM ACI ON ES- MILITARES Los asuntos gestionados en M a drid por e! capitán general E l marqués de Cavalcanti regresó re cientemente de Madrid, donde ha realizado gestiones diversas, en pro de mejoras, que afectan a Sevilla y su región militar. Sabedores de ello, solicitamos del capitán general una entrevista, que en el acto nos concedió. Correcto, afable y llano en el trato, el marqués de Cavalcanti, con una cortesía familiar, muy sevillana, nos recibió en su despachó de verano. U n a mirada de veneración a la mancha verde y grana que se advierte sobre el peto izquierdo de la guerrera. Es. la cruz de los héroes; la laureada de Saív Fernando. Seguidamente comenzamos nuestro diálogo, en el transcurso del cual, la más alta autoridad militar- de la región nos dijo, refiriéndose al problema de los obreros de las Fábricas Militares, que antes de. encontrarse con la comisión que fué a Madrid, en el antedespacho del presidente del Consejo de ministros, le habían visitado en Sevilla los referidos obreros, siendo su caso uno de los que llevaba en cartera para someterlo a la consideración del Gobierno. Efectivamente, habló ampliamente del asunto con el presidente y con el subsecretario de Ejército, general Goded, y ambos se mostraron propicios a una solución satisfactoria, dentro, naturalmente, de las disponibilidades económicas del régimen austero que se ha impuesto el Gobierno. Por de pronto no habrá nuevos despidos, pues ante el temor de que esto pudiera ocurrir, por falta de presupuesto, se va a confeccionar uno de carácter extraordinario para la ejecución de trabajos en las F á bricas Militares. Añadió el marqués de Cavalcanti que el ministro y el subsecretario, comprendiendo la transcendencia del problema, se hallan en la mejor disposición para resolverlo, siempre dentro de las posibilidades. Nos dijo luego el capitán general que había resuelto una porción de cosas referentes a vestuario, mejora de acuartelamientos y otras, que, aunque parecen sin importancia, llegan a dificultar la labor cuando se acumulan. -Puedo tener la satisfacción- -afirmó- -de decir que en todo cuanto he pedido, que no lleve inherente un gran gasto, he sido atendido. Tanto el general Berenguer como el general Goded sienten un especial interés por las cosas de Sevilla, y yo lo he agradecido en mi nombre y en el de los sevillanos. Entre las muchas cosas concedidas- -prosiguió el margues de Cavalcanti- -una de las que más interesará conocer es que ya está acordada en firme la construcción del nuevo Hospital Militar, y es posible que se realicen otras obras en diferentes plazas de la región. Se arreglará el Palacio de la Capitanía General y se completará su mobiliario. También tuve ocasión de hablar con Su Majestad el Rey en un almuerzo en el Tiro de Pichón, teniendo la satisfacción de oir ai Soberano frases de gran cariño para Sevilla y sus habitantes. Respecto a la entrega del estandarte que se ha concedido a la Comandancia de Intendencia de Sevilla, por sti comportamiento en Marruecos, puedo tener la. satisfacción de manifestar que Su Majestad la Reina se ha dignado ser la madrina y que el acto tendrá lugar con extraordinaria solemnidad el día de la Patrona del Cuerpo, objeto de la honrosa distinción. T e r m i n ó el capitán general diciendo que se había complacido en manifestar al ge- J COTILLEÓ D E U L T R A T U M B A -CONOZCO A MI M U J E R Y NO MORIRÉ TRANQUILO SI QUEDA ESTE VELADOR E N CASA, ¿QUÉ TIENE E L VELADOR? -T R E S PATAS, Y ELLA ES ESPIRITISTA. ¡M E ESTARÁ LLAMANDO A CADA MOMENTO PARA (JUE L E CUENTE COSAS! neral Berenguer que el estado de instrucción de las tropas de la región, tanto en la parte moral como material, era brillantísima, oyendo de labios del presidente frases de elogio, que agradeció. E l marqués de Cavalcanti irá en breve a Cádiz y al campo de Gibraltar, únicas guarniciones que le quedan por revistar. L a gestión del nuevo capitán general, iniciada bajo los más halagüeños auspicios, como puede comprobarse por lo que antecede, lia de ser brillante en grado superlativo. No podía esperarse menos ele ios bien ganados prestigios del laureado teniente general marqués de Cavalcanti. l i n a convocatoria L a sección de Sevilla de la Unión General de Trabajadores del Estado convoca a los obreros de Aviación, Pirotecnia Militar, Parque, Maestranza y Fábrica de Artillería, asociados o no, a una reunión que se celebrará hoy, a las nueve de la noche, en el Salón Benavente (Pasaje de Andreu, 2) para tratar de las gestiones realizadas en Madrid por la comisión y de la admisión de los obreros en el Hospital Militar y en Administración. tir al acto, es algo sorprendente por su gran belleza y, sobre todo, porque tiene enorme carácter español. E l airoso torreón de estilo barroco que da acceso al edificio, está adornado con el escudo de España, hecho en azulejos polla casa Ramos Rejano, de Sevilla. De la misma casa son los bancos que se admiran adosados a las fachadas del edificio, que reproducen, en azulejos, escenas del Quijote. E l patio, del más puro carácter andaluz, merece capítulo aparte, pues las galerías, adornadas con azulejos de reflejos metálicos la preciosa fuente y los adornos que rematan la fachada, también de cerámica; las barandillas de las galerías, que, como las rejas de puertas y ventanas, son de hierro y han sido forjadas en talleres sevillanos; los faroles, del más puro estilo; las flores y enredaderas que trepan entre los hierros de las barandas; todo ello, forma un artístico conjunto que produce una sensación de admiración, de bienestar y de agrado. Mucha animación, mucha alegría, mucho ruido; obreros y obreras españoles que hablan y cantan mientras trabajan; estudiantes españoles residentes en Lieja, que, como ¡os obreros, van de un lado a otro v trabajan también para contribuir a que resulte brillante la inauguración del pabellón de su patria; y, en medio de todos, dando órdenes como un general y atendiendo a todos los detalles, el comisario general de España en las Exposiciones, Sr. Alvargonzález, rodeado de sus jefes de Estado mayor, el cónsul, Sr. Hueso, y el arquitecto, Sr. Tenreyro. Juan Márquez, el guarda del Parque de María Luisa, de Sevilla, con su típico uniforme, rodeado de una bandada de blancas palomas que el mismo ha amaestrado. E l cuadro es pintoresco, y hay tal ambiente en aquel patio del pabellón, que pudiera decirse que la incansable actividad del comisario, Sr. Alvargonzález, y el dominio que del arte decorativo tiene el artista señor Zubillaga, han realizado el milagro de traer a la Exposición de L i e j a un pedazo de España. L a instalación del turismo, que ha d i r i gido el cónsul, Sr, Hueso; maravillas de EL PABELLÓN D E ESPAÑA E N L A EXPOSICIÓN D E LIE A E n la página hispanoamericana del Journal Midi, de Bruselas, se publica el siguiente artículo de España en la Exposición Internacional de Lieja. Por hablarse en él de Sevilla en términos de elogio, lo reproducimos: E l Pabellón de España en la Exposición de Lieja, que ayer se ha inaugurado solemnemente, bajo la presidencia del ministro español de Economía Nacional, Sr. Wais, que vino expresamente de Madrid para i: tll tlimilli; il ti f: it: ill- tl il; i! rriirii. li ttliti; iitr. rn. i Tfi. il. f ii u. i. M i. juiM. i i l J l l Leu issieJ A B C