Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SEVILLASan 44 Habitaciones y 6! esayuho, dcsVle 7,80 por persona. Serví cío restaura tifos por cubiertos aparte o pensión completa 1 CONTINUA CON GRAN EXÍTO la semana del L I B R O B A R A T O en la l i b r e r í a H E L A D O S C O L O M B I N O S Molde de degustac i ó n 30 c é n t i m o s Molde familiar, 4 50 ptas. ITÁLICA F R A N C O S 28. No desaproveche la ocas i ó n ú n i c a de comprar l i bros a precios reducidos, si le gusta leer. EMPLEAD CONTRATJ STAS S I E M P R E E N SUS O B R A S COCINAS B. T A V E R A 13. S E V I L L A T E L E F O N O 23482. S E V I C I A ff C 3 en i Para ancianos, delicioso. P a r a n i ñ o s nna golosina. illHII INUll! l! INIjll l! l l) ll! l III! IIH: iflill! lli: iíli! ll lll! linil! lt D OKNBLL. -i. -SEVILLA. RÁPIDO SEVILLA- JEREZ- ALGECIRAS CEUTA- TANGER- LARACHE- CASABLANCA Lea Vd. Jos domingos Se convoca a l o s S e ñ o r e s S o c i o s a J u n t a Gen e r a l O r d i n a r i a p a r a e l d í a 29 de j u n i o a c t u a l en el S a l ó n de A c t o s de l a S o c i e d a d E c o n ó m i c a de A m i gos d e l P a í s calle R i o j a n ú m e r o 25, a l a s diez y media de l a m a ñ a n a en p r i m e r a c i t a c i ó n y a l a s once, en s e g u n d a r o g a n d o l a a s i s t e n c i a S e r á requisito n e c e s a r i o p a r a p o d e r e n t r a r en el S a l ó n acreditar s u c a l i d a d de socio. Sevilla, 1 S de junio de 1930. LA DIRECTIVA. Y NE 6 R P A S A J E R O S Y M E R C A N C Í A S con m a g n í f i c o s ó m n i b u s P U L L M A N en c o m b i n a c i ó n con los correos de Ceuta, T á n g e r y Gibraltar. Salida, 7 m a ñ a n a Gran C a p i t á n 12. T e l é f o n o 22690. A l g e c i r a s 13,30. Marina, 6. T e l é f o n o 137. NA peseta Sociedad Cooperativa de C r é d i t o Hipotecario- Madrid P r é s t a m o s a i n t e r é s m ó d i c o dando facilidades para los de c o n s t r u c c i ó n Agencias: en Barcelona, Mallorca, 198, y en S E V I L L A C A L L E Z A R A G O Z A 19. EL HOGAR ESPAÑOL en toda España flniim! lil! ll! iilli! ll! lll! lu ii! l! iil: lin iTliil: lil ll! l! ilimti! n 4 E. RODRIGUEZ- SOLIS LOS G U E R R I L L E R O S D E 180 S i6 í sus operaciones con las de los ejércitos, y dando batallas en unión- de ellos. Los que habían salido al campo tan sólo para matar: franceses y. libertar a su querida Patria, rechazaban toda autoridad, deseosos de realizar sus hazañas con absoluta independencia, pensando que para esta guerra de emboscadas y de asaltos y de i sorpresas, ningún general puede dar órdenes, porque son hijas la mayoría de las veces de la casualidad, y de no. aprovechar el momento se pierde la ocasión. En suma, querían repetir sus juegos de niños, En los siete siglos de guerra contra los árabes, la lucha no fué realmente más que guerra de guerrillas, sostenidas por bandas a las órdenes de un jefe, que talaban y saqueaban la tierra de los sarracenos, de fuego, como la llamaron los romanos. Para éstos, lo mismo era el fusil quitado al enemigo que Ja vieja escopeta sacada del pueblo, por niás qué su ideal fuera el trabuco, esa pequeña ametralladora, como la ha llamado un distinguido militar, que espantaba a la caballería francesa y hacía. retroceder a los invasores cuando ya creían tocar la yictoria. No falta escritor que opina que las guerrillas de ¡i8o8, exagerando el personalismo español, si contribuyeron áí glorioso éxito de aquella guerra, cau. saron un daño terrible al aparecer en nuestras la chas civiles. Aparte de. que el sol, que es el primero de. los astros, tiene manchas, basta recordar que las guerrillas en nuestro país son tan antiguas, según hemos tratado de demostrar, como la misma España, y que Viriato, Pelayo y el Cid fueron los primeros guerrilleros, para convencernos de que lo ocurrido en nuestras, guerras civiles no fué motivado por las guerrillas de 1808, sino, cuando más, la consecuencia del antiguo personalismo ibérico, de nuestro indo mable corazón, de nuestro altivo carácter. Vamos a concluir. los hechos de nuestros guerrilleros en la lucha por la independencia son tan grani des, que, como dice el señor Díaz Baeza: No. hay- provincia en España en que no cuenten las madres, a sus hijos los hechos de armas de algún guerrillero, pariente suyo... (r) Y es que el guerrillero era la nación en armas. E l guerrillero se batía por la mañana y trabajaba por la f hacer la guerra a los moros, o sea la antigua guerra T LOS FRANCESES, TRARON EN EN LA DE LA INDEPENDENCIA, ENCON- ESPAÑA AL GUERRILLERO... 1) fiíúz Baeza, ¡a cuyas expediciones se llamaba salir a los moros, y, a favor de cuyos triunfos se fueron formando los pequeños reinos de la Península, porque el jefe se establecía en el país conquistado y se- proclamaba
 // Cambio Nodo4-Sevilla