Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO 21 D E J U N I O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 10 LAS L E G U M I N O S A S CONTRA EL PALUDISMO Por ser nuestro país uno de los- que más sufren las consecuencias del paludismo, nos parece serán de interés las observaciones que, respecto al remedio o evitación de tan extendida enfermedad, hace en Scientific American Theo. Krysto, M D Si nos damos por satisfechos con que un solo español tome en cuenta los consejos del doctor Krysto, serán nuestras aspiraciones seis veces mayores que las suyas, puesto que él se conforma con que no más que uno de los 120.000.000 de habitantes de N o r teamérica le ayude en su empresa, convencido de la. verdad de sus asertos. Este desed, así expresado, no arguye, sin embargo, más que modestia en el autor del trabajo a que aludimos, ya que una autoridad como la- del profesor David Starr Jordán, antiguo rector de la Universidad de Stanford, famoso naturalista y especializado además en el estudio de los mosquitos, recomienda la. divulgación y id puesta en práctica de los procedimientos preconizados por el doctor Krvsto. Comienza éste su estudio exponiendo la inmensa zona del globo que padece el azote del paludismo, que abarca- -dice- -todo el espacio comprendido entre los 40 de latitud Norte y 30 Sur, excepto los países excesivamente secos, como Australia, algunos E s tados del Oeste de Norteamérica, la mayor parte de Arabia y Egipto. Afirma que en algunas localidades de África, América central y de! Sur, Indochina, las tierras bajas de la India, etc. casi la totalidad de la población padece las fiebres palúdicas, que o o en algunos puntos de África adquieren tal importancia que matan en cuarenta y ocho- horas, y recuerda la bravura de la Reina Ravalona de Madagascar, que desafió al Gobierno francés, diciéndole: Y o tengo pocos soldados, pero mis fiebres diezmarán vuestros Ejércitos. E l autor del artículo que glosamos conoce bien el paludismo por haberlo padecí- do durante diecinueve años, y afirma que sus estragos pueden evitarse por un procedimiento fácil, económico y en corto tiempo; atribuye el descubrimiento a un modesto médico, quien lo llevó a cabo hace treinta y tres años, habiendo sido comprobada su eficacia en Europa, A s i a África y las dos Américas, confirmándola después las observaciones de varias autoridades: También señala otro procedimiento practicado por un eminente hombre de ciencia francés, cuyos admirables resultados se han visto, no en los laboratorios, sino en la vida real. Entre las muchas variedades de mosquitos hay algunos muy pequeños, casi invisibles su veneno es causa del paludismo, la fiebre amarilla, elefantiasis, filariosis, etcétera, etc. L a lucha entre el hombre y el mosquito es muy antigua, y hasta hace poco los mosquitos eran los vencedores. Algunos eruditos, opinan que h: malaria, es decir, los mosquitos, fueron la causa, de la decadencia del Imperio romano. Pero desde que en 1897- 98 sir Ronald Ross descubrió que los mosquitos son los propagadores de la fiebre amarilla y del paludismo, se les combate cada vez con más tesón. Los americanos han practicado procedimientos eficaces, puestos de relieve en el Canal de Panamá y en ciudades del Ecuador y del B r a s i l las grandes poblaciones de este último están, al fin, libres por completo de fiebres y mosquitos, pero desgraciadamente los mismos procedimientos no. pueden seguirse en el campo. E n las ciudades, cualquier receptáculo que contenga agua puede ser inspeccionado y protegido de los mosquitos por telas metálicas, aceite, peces, que se cometí sus larvas, etc. E n el campo, especialmente en épocas de lluvias, toda pequeña, cavidad u hoyo del suelo, incluso las huellas producidas por las pisadas de los animales, contienen agua y pueden ser criaderos apropiados de mosquitos. Se ve, por lo tanto, l a dificultad de librar al campesino de las p i caduras del mosquito, y, por consiguiente, del paludismo. E l autor lo considera, sin embargo, posible por su procedimiento. Dice a este respecto que cuando sir Ronald Ross propagó la teoría de que. el paludismo es producido por l a picadura del mosquito, todo el mundo se reía de él, incluso el general Gorgas, que luego había de ser su más ardiente defensor, consiguiendo, al seguir sus consejos, que fuera posible la apertura del Canal de Panamá. Atribuye a Ross la frase de que el mundo necesita por lo menos diez años para comprender una idea nueva, explicándose así ue la teoría de que el paludismo es producido por el mosquito fué primero ridiculizada, y su aplicación para salvar la vida del hombre, tratada con negligencia, olvido u oposición. Teme que su plan sufra la misma suerte, pero como es tan fácil de poner en práctica, confía en que tardará menos de diez años en abrirse camino. Siete lustros hace que habitaba el autor en la aldea de Machindjauri, distrito de Batum, Cáucaso. Observó que entre 60 habitantes de la aldea, todos, excepto cuatro, estaban enfermos de paludismo; éstos eran: Shali Eífendi, su mujer y sus dos hijos. L a sola diferencia de vida entre esta familia y las demás era que cultivaban judías- -i Y fin? la aprobaron, por 1 HAR LA S m FLOR ALIA DE EXÁMENES ¿D e d ó nicle vienes, Mari? -D e l Conservatorio, de ver examinar a Lolita. ¿Y qué tal, qué tal... -N o ha estado mal del todo. H a terminado casi todas las obras que tocó, pero esa picara memoria... Se distrae con mucha frecuencia. Y o no quiero hacer i n dagaciones; pero debe haber algún galancete por en medio. ¡Cosas de la edad! ¡N o digas, porque a la suya aún no habia salido yo sola a la puerta de casa... Y a sé que los tiempos cambian. Tampoco en mis años se veían esos magníficos ojos rodeados de pestañas g r a c iosamente arqueadas, como ahora. Aquello, antes, era la excepción y el asombro hoy, cualquiera de nosotras competiría con la excepción de ayer, teniendo a mano PASTIMEL al Humo de Sándalo (1) (1) Arquea, ennegrece y da grosor. Caja c o n espejo y c e p i l l o 3, DO. AVIADORES, AUTOMOVILISTAS, FUTBOLISTAS... CONTRA TODO TIEMPO Y C O N T R A TODO VIENTO MANTENDRÉIS L A CORRECCIÓN D E L P E I N A D O C O N ina 2 5 0 3,4 U y 5 argentina -i Qué han de aprobarl a! Imagínate que comenzó la Romanza en fa, de Beethoven, y a los veinte compases se había pasado a Si vas a París, papá... -i Qué h o r r o r! -C l a r o como es lo que canta la mayoría de los pollos... Pero eso no fué lo peor, sino que en el último ejercicio, en un estudio de C h o p i n, aprovechaba I03 compases de espera para enrojecerse los labios con LAPICES al Jugo de Rosas (1) Así y. todo, al final, obtuvo aplausos efusivos y la felicitación del tribunal por su adorable boquita maquillada, y un hermoso suspenso después. ¡V a y a por Dios! -La he sermoneado muy severamente, pero en balde; para Lolita cuanto le digas es música. -N o siendo que la mandes solfear, en ctvyo caso... -Recibiré una nota discordante. (1) D e gran untuosiflaa consistencia. Precio, 0,7 a, peseta, 1,20 y 1,40. u fama es mundial su nombre familiar entre las personas elegantes. N o contiene substancias grasas. N o precisa más que tina aplicación al día EMBELLECE los cabellos. No Precio deja residuos. ptas. 2 pias. FLORADA, Madrid (Fabricantes) S. A. Méjico y 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla