Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 21 D E J U N I O D E 1930. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 17. E L A B A N D O N O D E LOS ENFERMOS M E N T A LES E N T E T U A N L a rectificación oficiosa que se ha opuesto a las denuncias formuladas por D Pedro Caballero desde el Colegio de Médicos, de Madrid, y desde las columnas de nuestro querido colega El Imparcial, sobre las graves deficiencias de nuestra acción médicosocial en Marruecos, han dejado en pie a l gunos hechos de importancia y, sobre todo, uno, muy grave, que afecta al prestigio de E s p a ñ a en sus funciones de Protectorado. Nos referimos al impropiamente denominado Manicomio, de Tetuán. Bastaría el sentimiento de humanidad y el concepto de civilización para condenar esa triste realidad, cuya certeza ya vemos que no se niega desde las esferas oficiales. E n l a conferencia del Sr. Caballero se han referido concretamente, categóricamente, casos y pormenores que acusan un abandono inaudito. Los pobres alienados, en espantosa promiscuidad, doblemente condenable por el aspecto moral y por peligros de contagios i n fecciosos, no puede decirse que estén recogidos, sino amontonados. N o hay cocina, n i condimentos calientes; subsisten con pan y agua. N o hay historias clínicas. N o hay n i registro! Pero, ¿qué mucho que no haya nada de eso, si tampoco existe médico director n i médico de sala? L o s alienados peligrosos están aherrojados con cadenas; los más excitables, con una argolla al cuello, y todos ellos en celdas inmundas, sin evacuatorios, sin ventilación, sin que se practique limpieza... Todo ello es un oprobio, una gran vergüenza, de la que es principal culpable, por incorregible negligencia y por inhumano silencio, el gobernador indígena, el Bajá. N o es posible que habiéndose denunciado tales hechos al Gobierno de España, demore su intervención rápida, a rajatabla y enérgicamente. N o se puede diferir, ni una semana más, l a medida. Y no hay que pensar en aplazarla para cuando esté concluido el Manicomio, porque no hay todavía edificio, no hay m á s que cimientos; es posible que n i consignación actual para continuar la obra. E l general Berenguer, tan conocedor de la psicología del moro, sabe muy bien el daño que para l a autoridad de E s p a ñ a y para la disposición actual de los indígenas respecto de España, puede causar el abandono de este problema. Nosotros pedimos al general Berenguer que, por conducto rápido, y por testimonio lo más directo posible, compruebe las denuncias respecto al Manicomio de T e t u á n y ponga el remedio eficaz y pronto que proceda. S i n perjuicio, claro es, de que se estudien, también con diligencia, las demás denuncias, relativas a nuestra acción médico- social, en Marruecos, que se han producido públicamente desde el Colegio de Médicos de Madrid. S E V I L L A L L E G A D A D E L M I N I S T R O D E T R A B A JO E L M A R Q U É S- D E G U A D- E L- J E L Ú QUÉ V I E N E E N NOMBRE D E L GOBIERNO, PARA L A CLAUSURA D E L A EXPOSICIÓN IBEROAMERICANA. (FOTO DUBOIS) beraador civil, conde de San. L u i s e l c a r denal Ilundáin; el presidente de lá Diputación provincial, Sr. S a r a s ú a el. comandante del. Apostadero de Cádiz; Sr. González y González; el comandante de M a r i n a del puerto, Sr. Noval de Célis; el delegado dé. Hacienda, Sr: marqués de Váldeíñigo; el presidente de l a Audincia, Sr. Fabié el fiscalde S. M Sr. González Prieto; el presidente. de Sala de la Audiencia, S r B a d í a el fiscal, S í Summers el gobernador cívií e d E n el expreso de Madrid llegó a Sevilla, Huelva, Sr. Monge Bernal; el jefe de E s ayer por l a mañana, para asistir, en nomtadística, de l a provincia, Sr. López M a r bre del Gobierno, al acto de clausura de l a Exposición, el aiinistro de Trabajo, D Pe- tínez el secretario general de la Exposición, Sr. Apellániz; el delegado de Hacienda de dro Sangro, marques de Guad- el- Jelú, la Exposición, Sr. C a m p o í í e d o n d o una nuacompañado de su esposa e hija Pilar. trida representación del Colegió Hispalense Con él Ucgron el subsecretario de! minisde Formación Profesional; los presidentes terio de Trabajo, D Felipe Gómez Cano, y el jefe de la Secretaría auxiliar del ministe- y secretarios de los Comités Paritarios; el decano d é los: secretarios judiciales, señor rio, Sr. Bayo y González de Elipe, acompaPrieto Godoy; el marqués de Torrenueva, ñado de su esposa e hija Carmen. Viene D Antonio Ollero y Sierra, D Amante Lafcon la familia del Sr. Sangro la señorita fón, el conde las Torres de SáncHezdalp, Amelia Riestra, hija de los marqueses de D Antonio González de Meneses, el: señor Riestra. Benjumea y Pareja, Ríos Sarmiento Esperabn en l a estación al ministro de Trabajo, el alcalde, conde de H a l c ó n el co- (D. M una comisión de la Cámara de l a misario de l a Exposición, Sr. Cañal; el go- Propiedad con los señores Cássb Romero, EL M JN STRO D E TRABA O, E N SEVILLA conde de Campo Rey, Latourrette y Pavía y otras muchas personas. E l Sr. Sangro saludó a todos, haciendo la presentación el alcalde de Sevilla. Seguidamente el ministro de Trabajo y sus acompañantes marcharon en automóvil al Hotel Cristina. Poco después de ¡as once y media estuvo el ministro de Trabajo en el Hotel A l f o n so X I I I para cumplimentar al príncipe de Asturias. E l ministro de Trabajo, Sr. Sangro, cenó anoche en el Cristina, con su señora e hija Pilar, subsecretario, Sr. Gómez Cano; gobernador civil y jefe de la secretaría auxiliar, Sr. Bayo. E l ministro después se dirigió al Club T a- bladá, para asistir a la fiesta que, en honor del príncipe de Asturias, se dio en dicho lugar. Terminada la fiesta regresó al hotel, retirándose a sus habitaciones. H o y m a r c h a r á el ministro a Bollullos del Condado, acompañado del gobernador c i v i l de H u e l v a
 // Cambio Nodo4-Sevilla