Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A c a d e m i a europea o en aquellas escuelas asiáticas d o n d e se adiestra a las bailarinas sagradas. Idéntico anhelo, perfectamente puro, por el que, apenas s u e n a una música de ciertos ritmos, las gentes jóvenes de todas las razas se agitan en un deseo de dej a r s e flotar en l a onda musical, y hasta las personas, más graves y sedentarias mueven l o s p i e s a compás de l a melodía, aunque disimulándolo s i se d a n cuenta de que se las ¿bserva. Y n i siquiera l a Iglesia rechaza por completo esta i n terpretación del baile como una forma m i lenaria de la oración. ¿N o existe en alguna Catedral española DANZAS SUECAS a sus cuerpos una flexibilidad y una elasticidad extremadas, es preciso c ue comiencen sti preparación desde edad temprana. A s í pues, no se admiten alumnas que hayan cumplido los once años. Y aunque parece que a esa edad no debería sometérselas a una m s- tracción demasiado penosa, lo cierto es que se las hace trabajar sin descanso. Desde las- nueve de la mañana al mediodía realizan ejercicios gimnásticos y rítmicos. A la una y media asisten a las clases en que se les da una educación literaria bastante completa, que incluye el conocimiento de v a rios idiomas extranjeros. A l término de cada curso se someten a examen, sin el cual no pueden pasar a las clases superiores. Cuando han transcurrido los ocho años, de los que seis se consagran exclusivamente a l a instrucción coreográfica, reciben su diploma que las acredita de p r i meras o segundas bailarinas. Pero ni siquiera entonces recuperan su libertad. P o r lo menosi las qué han obtenido la calificación de emérita -que son, naturalmente, las mejores- -tienen que permanecer dos años más en la Scala, con el sueldo de 500 liras mensuales, si no trabajan, y de 1.000 si salen a escena. N o es la opulencia pre- cisamente. D e modo que, contando los de preparación, son diez años de penuria, d u rante los cuales reciben por s u trabajo de 2 5 0 a 1.000 liras al año, según el c u r so en que se hallan. Porque no hay que o l vidar que hasta las más pequeñas toman parte en las representaciones. D i e z años de vida estrecha, de vida ascética, junto a la que la existencia de una mecanógrafa, de u n a oficinista, de una obrera, reviste casi un carácter de epicureismo. L a disciplina es severa. L a puntualidad, -inquebrantable. Indispensable el cuidado de no injerir a l i mentos pesados, que harían fatigosos los ejercicios y disminuirían la ingravidez de I. AS A L U M N A S DE L A E S C U E L A D E D A N Z A S D E LA SCALA D E M I L Á N (FOTOS KEYSTONE) las alumnas. Y las dos maestras- -la G i n i y la F o r n a r i- que mantienen, encendido el espíritu en ese templo de la danza, muestran, dentro de su femenina amabilidad, la rigidez de dos grandes sacerdotisas consagradas a perpetuar ritos tradicionales. E n ocho o diez años esas chiquillas harían una carrera fructuosa o aprenderían un oficio lucrativo, sin necesidad de sacrificios ni privaciones. Y sin embargo, cada año sobran aspirantes al ingreso. Y de las 79 que ahora asisten a la escuela ni una sola querría dejarla. E s una vocación lo que las lleva y las retiene allí. Y como en realidad no hay incentivo económico que la explique satisfactoriamente, forzoso es pensar que responde a profundos y permanentes anhelos humanos, lo mismo en esa un cuerpo de jóvenes bailarines, los seises, que en determinadas solemnidades ejecutan ciertas danzas religiosas r Más aún, ¿no bailó D a v i d según asevera el V i e j o Testamento, ante el A r c a de la A l i a n z a? N o nos i n dignemos, por tanto, ante esos bailes frenéticos en los que, después de todo, hay menos morosa sensualidad que en una pavana o un vals ceremonioso, puesto que la velocidad y brusquedad de los ritmos parece que liberta al bailarín de su propia conciencia, lo devuelve al torbellino de la creación y le hace obedecer a misteriosas voces cósmicas. Como se ha dicho con otra intención del minué, tampoco se sabe todo lo que puede haber en un charleslon. JUAN PUJOL
 // Cambio Nodo4-Sevilla