Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Maravillas góticas de Burgos. LA CARTUJA D E M IRAFLORES. VISTA GENE- RAL D E L A IGLESIA. (FOTO RUIZ VERNACCl) Las sillas y el facistol d e la cartuja de Miraflores N el año 1489 dio por acabado Martín Sánchez, artífice famoso de la talla en madera, el coro de la cartuja de Miraflores, manifestación preciosa del arte gótico florido. Y en l a misma fecha E nuestro Martín Sánchez, que hace constar ser vecino de V alladolid, recibe en pago de la obra rematada l a suma de 125.000 m a ravedís, en la que hubo de ajustaría tres años antes. Y adviértase que tal cantidad SILLERÍA D E L SIGLO X V D E LA. C A R T U J A DE MARTIN D E MIRAFLORES, OBRA MAESTRA SÁNCHEZ correspondía a la tasación, justa en verdad, de su trabajo tan sólo, no incluido en la c i fra el valor de la madera, que ésta- -magnífico nogal obscuro- -fué regalo de D L u i s de Velasco, señor de Belofado, en la provincia de Burgos. Y gran señor, añadamos, que, tan generosamente contribuía a la realización de una de las más bellas obras que integran nuestro tesoro de sillerías corales. Completaban esta obra, exquisitamente concebida y ejecutada, la silla del preste, cuyo esbelto pináculo trasflorado es de belleza sin par en la talla decorativa; el atril del altar mayor y e l elegante facistol g ó tico de la misma madera que la sillería según consigna Francisco Tarín en su i n teresante monografía sobre la cartuja, para cuyo estudio- -el más completo sobre el tema- -tuvo presente la documentación existente del célebre monasterio. Este facistol, que logramos tener a l a vista en el lugar en que se hallaba, fuera del Real Monasterio, es de ligera traza, como corresponde a su época, y no presenta las grandes masas de los renacentistas y barrocos, que, sosteniendo macizos antifonarios, ocupan el espacio central entre las sillas de nuestros coros. S u bf. se se recorta como macolla de- cruz ojival de orfebre castellano; este cuerpo bajo es de planta octogonal, con tableros de finos dibujos geométricos curvilíneos. sobre esta fuerte base se levanta el fuste que soporta el atril propiamente dicho, con sus dos frentes inclina-