Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
dos, en los que se apoyan los libros; tiene labrados costados verticales, provistos de puertecillas con primorosos hierros calados, y sencilla c r e s t e r í a de lóbulos floreados remata su parte superior. Algunos de estos adornos han sido restaurados ahora en la capital burgalesa- -debe consignarse- -del modo m á s competente y respetuoso. Tanto hubo de agradar en las postrimer í a s del x v la afiligranada obra de M a r t í n S á n c h e z que inmediatamente se le e n c a r g ó la ejecución del coro de la iglesia del m o nasterio de Santo T o m á s de A v i l a de l a Orden de Predicadores, que se c o n s t r u í a entonces por iniciativa munífica de los R e yes Católicos. T a l l a s finísimas las que hizo en A v i l a cine no ceden seguramente en m é rito a las de Burgos. Bellísimos los dos co- ros. no es ocasión de compararlos. L a s i llería de Santo T o m á s posterior a l a de Burgos, como comprueban las fechas de contratos, es de nogal m á s claro, e inspirada en l a cartujana, aparece en todo semejante a ésta. A l facistol que t a l l é el maestro S á n c h e z para l a cartuja se alude también entre otras obras, y, i enriendóse a su paradero, en l a documentada G u í a de Burgos (iSSS) de l a aue fueron concienzudos investigadores los Sres. C a n t ó n Salazar y García de Q u e vedo. L a s ú l t i m a s generaciones, incluida la actual, oue visitaron e 1 famoso monasterio, no han conocido este facistol. Porque he a a u í que en días azarosos del pasado s i glo fué sacado de la cartuja. L o s vecinos de un pucblecíto inmediato, a Burgos, dice T a r í n sin querer citar el nombre de aquél, se l o llevaron a su iglesia y allí ha permanecido olvidado y casi desconocido por l a r go período de tiempo. LA SILLA D E L PRESTE, DE MANO D E L MISMO ARTÍFICE, LUCE SU ESBELTA ELEGANCIA L a comunidad cartujana, desprovista del precioso mueble, cuyo uso diario reclamaba la liturgia, lo substituyó con otro fa to de valor artístico. L o s pocos que sabían de su existencia lamentaban l a ausencia en M i r a flores del facistol del maestro M a r t í n L a misma sillería del tallista castellano reclam ó t a m b i é n durante a ñ o s esta parte esencial de su conjunto. Y escribía en el pasado siglo el mismo b i ó g r a f o que en el pueblecito b u r g a l é s esperaba a que llegasen c i r cunstancias que permitan que vuelva a l l u gar para el que se c o n s t r u y ó Pues bien, llegaron aquellas favorables circunstancias- -que no logró conocer el Hermano Tarín cuando en la cartuja acabó sus d í a s este erudito escritor valenciano- -y que han permitido al Patronato Nacional de T u r i s m o colocar la magnífica pieza en el templo para el que fué labrada, joyel precioso, en el que pdmira el turista los primores todos del arte burgalés. E L FACISTOL TALLADO POR MARTIN SÁNCHEZ (SIGLO X V) RESTITUIDO A LA CARTUJA. (PHOTO CLUB) L a realización es, pues, interesante por el m é r i t o mismo de la obra, por las dificultades que e x i s t í a n para conocerla, y aun para conservarla indefinidamente, y por l a importancia h i s t ó r i c o- a r t í s t i c a del visitado monumento al que se entrega, donde se guardan y admiran las tallas del maestro castellano. L o s burgaleses y cuantos v i s i ten la prestigiosa capital han de agradecerlo. A ello contribuyeron, es de justicia consignarlo, l a cultura y buena voluntad y patriotismo de todos, que el. excelentísimo señ o r arzobispo de Burgos dio desde luego la a u t o r i z a c i ó n precisa, sü a p r o b a c i ó n el Patronato para la protección y conservación del tesoro a r t í s t i c o nacional, l a acept a c i ó n entusiasta el reverendo prior cartujo y su desprendimiento el pueblo y el docto cura p á r r o c o de Q u i n t a n a d u e ñ a s que es ya la ocasión de citar nosotros el nombre del pueblecito castellano al tributarle sin tasa los elogios que le pertenecen. E n los d í a s que corren, rasgo es este tan p a t r i ó t i c o y noble, con respecto al tesoro a r t í s t i c o nacional, que merece destacarse. JULIO CAVESTANY
 // Cambio Nodo4-Sevilla