Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O 22 D E J U N I O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 26, Señor alcab e: Habéis tratado de las d i versas etapas de la E x p o s i c i ó n pero confieso, y hablo en nombre del Gobierno, que rae han impresionado las que se refieren a la leyenda negra. Sevilla es poco conocida en su interior; su espíritu empieza a comprenderse ahora. Su cielo, sus mujeres, su ambiente todo, es encantador; pero sobre eso está la demostración indiscutible de la capacidad dé trabajo que los sevillanos han sabido dar y que tienen derecho a que sé les reconozca. Tenga la seguridad el Ayuntamiento de que el Gobierno así lo reconoce v de que E s p a ñ a está orgullosa de su Sevilla, pues nos ha ayudado a demostrar cuál es la verdadera significación de E s p a ñ a (Aplausos. Sevilla cuenta con l a gratitud de toda España y los problemas de esta ciudad, de España son, y en esta tercera etapa sería ingratitud olvidar a Sevilla en las. horas, difíciles por que pueda atravesar. N o se a p a r t a r á el Gobierno de los problemas de Sevilla. Tenéis derecho a todo; tened seguridad de que se realizarán las pro mesas; os vemos como cosa propia y hay un modesto ministro que desde hoy, para esto y para todo, se considera un sevillano más. (Grandes aplausos. Siento la pequenez de mis facultades y para poner remate a este acto quisiera tener la elocuencia de Larreta y ia inspiración de Rubén Darío, para cantar este mudo cortejo de paladines que se aleja de Sevilla rumbo a sus países. H e imaginado que hay en la propia inspiración sevillana algo que representa la Exposición. Y ese algo, que es una veneración hacia lo que simboliza el pasado, se refleja en El Centenario, l a magnífica obra de los Quintero. E s e c o n g r e- garse fervorosamente alrededor del pasado y esa generosidad- de sentimientos ha: ido para mí la: Exposición, de Sevilla; i E l Gobierno cree que Sevilla lia hecho ¡honor a la palabra Madre. Madre, y matrona de una civilización: inmortal. x j E l ministro de. Trabajo escachó una gr- árí oyación al finalizar stí bien pergeñado dis- curso. A continuación, Sú- Alteza; -Real él prm: cipe de Asturias pronunció las siguientespalabras: Queda clausurada la Exposición Iberoamericana r Seguidamente el comisario regio de la Exposición, puesto en pie, como todos los circunstantes, dio vivas al Rey, -a España a Portugal, a las naciones iberoamericanas y al príncipe de Asturias, que fueron clamorosamente contestados por í e s concurrentes al acto. A continuación, a los acordes de la M a r cha Real, entre vítores y aplauso se retí- ró el príncipe de Asturias, con las personalidades de su séquito. -Los discursos fueron radiados a todos los sectores de. la Exposición. 1 1 mas de higiene, ornato y servicios urbanos; 1 corresponder, agradecida, a la magnanimiporque durante su celebración, la serie de dad, a la generosidad y al cariño con que se asambleas y de congresos que en ella se han dignó visitarla el primer sevillano, el gloreunido, con las ideas en los mismos exrioso Monarca español D Alfonso X I I I puestas y las conclusiones de ellos deduciU n a gran ovación fué expresión rotunda das, las personas de grande significación de la identificación entre Sevilla y su alque la han visitado y los estudios y obsercalde. vaciones de que ha sido objeto, pueden ser el punto de partida para un rápido progreDiscurso del ministro de Trabajo so, no sólo de sus intereses materiales- -coE l ministro de Trabajo pronunció las simercio e industria- -sino de los demás órguientes palabras: denes de su vitalidad intelectual e inclu R á p i d o s en el correr del tiempo, han so religiosa. sido estos meses vividos por el maravilloso Y cuando l a ciudad ha visto que la glorioCertamen. -tan rápidos, que han parecido muy sa nación portuguesa, las repúblicas amebreves a E s p a ñ a entera. A ú n resuenan en ricanas no sólo las de origen y habla espalos oídos, Señor, las palabras de vuestro auñoles, sino el Brasil y los Estados Unidos, gusto padre al inaugurar la Exposición han respondido a su llamamiento y con noIberoamericana. Se escucha también todavía bleza y fraterno cariño han confesado a Ja el eco de las palabras pronunciadas por L e faz del mundo l a obra de cultura por Esparreta, cantor supremo que definió los ideaña realizada, Sevilla, Señor, siempre espa- les, los puntos esenciales, de una política ñola, sintió el placer de l a reivindicación, iberoamericana. Otra voz que todavía se recuerda, fué la del marqués de Estella, que observando cómo se destruían las erróneas puso en el Certamen sus más férvidos amoy perversas afirmaciones de la leyenda neres, que culminaron con la celebración de g r a ello sólo sería razón poderosísima para la Exposición Iberoamericana de Sevilla y reclamar nuestros derechos a l a sede amede la Internacional de Barcelona. (Granricanista de España, título que ya exigen des aplausos. para nuestra ciudad su intervención en el descubrimiento, su acción constante en la Los dichos preclaros varones hicieron v i colonización, su Casa de la Contratación de brar el corazón de España en aquella solemIndias y su Universidad de mareantes, si ya nidad. Recordación merecen también R o no fuera bastante, para. pedirlo ahora, el i n dríguez Caso, D Aníbal González, los conapreciable tesoro de la Biblioteca Colombides de Urbina y de Colombi y alguien que el na, las cenizas venerandas que guarda nuesalcalde no ha citado, acaso por quererlo tantra hermosa Catedral y la Historia de la to y por tenerlo tan cerca, pero que es obliJuventud Americana, que resurge de los legado citar, pues se da la coincidencia que gajos examinados un día y otro en el A r c h i quien representa al Gobierno ahora y que vo de Indias. es el último de los ministros, lo tiene a su lado, y ese alguien no es otro que el ilustre Y falta el tercer momento. L a s consecuenhombre público, que fué el primer, ministro cias de la Exposición. P a r a este momento de Trabajo, D Carlos Cana! M i homenaje la ciudad de Sevilla, por boca de su alcaltambién a los intelectuales, a los obreros y de, quisiera inculcar hoy en sus conciudada. nos, todo: el optimismo. que cabe en el cora- aUos organizadores- que forjaron está ftiagzón m á s juvenil y m á s audaz, reclamando nífica- Eiposición. Corresponde al Gobierno subrayar estos esfuerzos, qué tuvieron- siemde ellos todas sus energías y prometiéndoles de i a Providencia divina fayores efica- pre un mucho de religiosos. L a obra qué reacísimos, que nunca les, faltaron. Se ha d cho l i z a r o n estos hombres y- estas fuerzas soci. aque Sevilla s e h á arruinado y que después- les, pudo efectuarse, porque supieron apartar de sí diferencias políticas- y luchas perde la Exposición la vida será, en nuestra sonales, -para entregarse a una obra de paz ciudad, poco menos q u é imposible ¿P o r dé los espíritus, que ha tenido la- colaboraqué ción entusiasta de los. pueblos iberoamericaAbordaos que eso mismo se dijo de. nos. Jbéí bamericanishio, hispanoamericánis E s p a ñ a a l a que pintaron exhausta y me- nio, son- términos que se han- discutido; pero dio muerfa, como consecuencia de su ac- no se ha encontrado otro vocablo m á s adeción conquistadora, y civilizadora en A m é r i cuado. Mas ñ ó es necesario recurrir al dicca, durante él siglo x v en favor de unos cionario; todos sabemos, lo que esas palahombres desconocidos- a los que hizo her- bras significan de acá y, de allá- de los mamanos nuestros. Y señores, en el siglo x v i res, pues existen lazos inefables e indestructiE s p a ñ a era l a nación m á s poderosa del bles, que arrancan de l a época en que Espamundo. ña demostró- al mundo que fué una nación Sevillanos, no olvidéis j a m á s que hemos que quisó aplicar, siempre el derecho de gentes. Amores, luchas, dolores, entusiasmos, se trabajado por l a unión con nuestros hermanos de A m é r i c a y jpor l a gloria de nuestra expresaban en nuestro idioma, y al decir hispanoamericanos, todos sentimos, la íntimadre E s p a ñ a Observad que nuestra ciudad es el centro, dé. comunicación aérea y ma y verdadera significación de esa palabra. transatlántica entre América y Europa; es- Ejste Certamen significa- la- etapa recorrida perad, pues, la recompensa, como la tuvo. E s- valientemente hacia una política iberoamericana, que no ha de pararse en: Solemnidapaña, y para ello nq empequeñezcáis vuesdes. Somos hermanos, pero- hermanos mayotros anhelos y aspiraciones. ¡Elevad los cores de edad; y debemos inspirarnos en una. razones! Señores rep. resentantes. de l a América y política que nos eleve eLrespetó a la sobera- de Portugal: gracias por vuestra espléndi- n í a vinculada en, el idioma; hemos de vivir en cordiales sentimientos hacia el pasado y da colaboración cuando volváis. a vuestros países de origen no olvidad. que Sevilla, hacia el futuro. E n esta época, los sentimientos no, son meramente una Cosa lírica, hermana y madre, conservará de vosotros un recuerdo que el tiempo, no borra, sino y juiíto. a ellos están, las potencialidades de que antes- al contrarió, espiritualiza y ele- jas relaciones, económicas, i E l Gobierno- no puede menos, que reco- va hasta convertirlo en culto. N o o s decimos adiós aunque para nosotros este acto gérlo- así, para sus estudios y sus orientaciones internacionales- E s p a ñ a tiene una nos cause tristeza p o r l a separación material de hermanos queridísimos, que durari- orientación, política, fundada en una continuidad personal, encarnada en el Rey. N o te un a ñ o han compartido con nosotros- son palabras de adulación. es lo que afirman aprendizajes y enseñanzas. cuantos tienen conciencia de! pensamiento Señor ministro: Decid a los dignísimos del Monarca sobre el ideal hispanoamericompañeros, que tan felizmente gobiernan, cano. la nación, y a los eme respeto y saludo en la persona de vuecencia, que Sevilla busca su S i el Gobierno hiciera un plebiscito en grandeza, pero siempre dentro de la granHispanoamérica, indudablemente se procladeza española. maría que la encarnación positiva de la A l t e z a Decid a vuestro augusto padre política hispanoamericana reside en D A l que Sevilla, después de la Exposición, sabrá fonso X i l l (Aplausos. 1 E l banquete de gala A las nueve y. media de la, noche, en- el Hotel Alfonso X I I I se celebró el banquete de gala, ofrecido a Su Alteza Real el p r í n cipe de Asturias por el. Comité, de la E x p o sición, con motivo de la clausura del Certamen. A derecha e izquierda del príncipe, respectivamente, se sentaron el- ministro de Trabajo y el comisario regio. de la E x p o sición, siendo ocupados los demás puestos por las autoridades, delegados de los países concurrentes, vocales del Comité pleno y de la Permanente de l a Exposición, concejales y miembros de la Comisión permanente de la Diputación. Sil Alteza vestía uniforme de marino, luciendo las insignias de la gran cruz de ia Orden del. Sol, peruana, y l a del Mérito Militar, de Cuba. A l servirse el champaña usó de le palabra el alcalde de Sevilla, conde de Halcón.
 // Cambio Nodo4-Sevilla