Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M I É R C O L E S 25 D E J U N I O DE 1930. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 30. INFORMACIONES Y NOTICIAS DE U L T I M A HORA D e la entrevista de S u Majestad el R e y c o n el señor A l b a Declaraciones del marqués de Alhucemas M a d r i d 25, 3 madrugada. Interrogado anoche el marqués de Alhucemas por un redactor de A B C, acerca de l a nota facilitada en París por el Sr. A l b a y la actitud de éste, el ex presidente del Consejo, hizo las siguientes declaraciones: -Y o estoy muy satisfecho de l a actitud adoptada por el Sr. A l b a y de los términos de la nota en que da cuenta de ella, porque es bien público que desde hace algún tiempo vengo laborando en el mismo sentido que revelan las manifestaciones del señor Alba. A fines de marzo o principios de abril, hice unas declaraciones, que publicó toda la Prensa. E n ellas sostuve que era indispensable l a concentración de las fuerzas liberales monárquicas, para hacer una obra de gobierno ampliamente democrática en todos los órdenes y para procurar reformas tales en la Constitución, sin necesidad de acudir a Cortes, que l a Monarquía española fuese como l a Monarquía inglesa o l a belga; es decir, utilicé las propias palabras que ahora emplea el S r A l b a en su nota; sostuve también que era necesario l a exigencia de las responsabilidades derivadas de l a Dictadura. E n esas manifestaciones indiqué igualmente, con mucha claridad, que yo pedía un puesto en l a vanguardia para l a propaganda de los ideales indicados, pero que deseaba ser en adelante un soldado de filas del partido liberal, creyendo que otros hombres más jóvenes y con menos desgaste en el Gobierno que los que hemos actuado tanto en el Poder, debían ser los directores de l a nueva política. A l recordar hoy estas manifestaciones me ratifico por completo de ellas. Alabo el deseo de procurar en los linderos de l a i z quierda todo cuanto se pueda ese partido liberal, y no pierdo l a esperanza de que pueda lograrse también una concentración de tales fuerzas con el partido reformista, si su ilustre jefe llega a convencerse, como deseo, de que sin necesidad de Cortes Constituyentes pueden lograrse garantías de un eficaz régimen parlamentario, y de que l a Corona tenga sólo las facultades que para las monarquías exigen los tiempos actuales. Celebró mucho las manifestaciones espontáneas hechas por el Rey en su conversación con el Sr. Alba, rindiendo ju Licia a l a lealtad y probidad de los hombres públicos de todos los matices que sirvieron con gran desinterés y no pequeños sacrificios personales a l a Corona, y esas manifestaciones servirán para borrar los escrúpulos de delicadeza que algunos sentíamos para permanecer alejados del Real Palacio. E s la hora presente de bastante transcendencia para España y ello impone a todos que prescindamos de pequeneces y miremos sólo a la necesidad de procurar el mayor esplendor de esta tierra tan unánimemente amada. Una interesante conversación con el presidente del Consejo Hablábamos ayer en conversación amena y sugestiva con el general Berenguer acerca de l a expectación política producida por la entrevista de Su Majestad el Rey con el Sr. A l b a y luego por l a nota que éste facilitó a la Prensa internacional. L e preguntábamos si conocía todos los extremos de la conferencia y hubo de contestarnos afirmativamente. -P e r o debo agregar- -añadió- -que todas las cuestiones, absolutamente todas, están contenidas en la nota explicativa del señor Alba. Documento sincero y completo. ¿Cree usted posible la formación de ese gran núcleo de izquierdas que desea el Sr. A l b a y que juzga indispensable para una acción de Gobierno? -N o puedo contestar l a pregunta. Y o francamente, desearía que así ocurriera; pero ignoro l a actitud de los elementos aludidos. E l S r A l b a ha manifestado claramente su opinión, su pensamiento para el porvenir y las circuntancias en que aceptaría la misión de gobernar. A h o r a tienen l a palabra aquellos a quienes de un modo d i recto se dirije. E l tiempo dirá si las aproximaciones se realizan- y si las dificultades se pueden obviar o son insuperables. Pero yo creo- -lo digo sinceramente- -que los políticos españoles no tienen una visión clara de. la realidad. Quizá parezca aventurado en mí, desconocedor de l a política y nuevo en sus lides, una afirmación de esa clase; mas es indiscutible que con sus discusiones estorban la resolución de los grandes problemas de intereses, de realidades vivas que de un modo constante solicitan la atención de los Gobiernos. E s preciso que en España se imponga el sentido europeo de l a política. A l pueblo le importan mucho má s aquellas cuestiones que le afectan de un modo inmediato y que considera indispensables para su vida, que esos bizantinísimos ideológicos en que vemos enzarzados a sus hombres políticos, a veces por un matiz, por un nombre, por un simple concepto. Y o que estoy en el Gobierno, observo claramente cómo las provincias y los pueblos vibran con intensidad cada vez que consideran amenazados sus intereses. Y siento cómo llegan hasta mí los anhelos de los agricultores y de los comerciantes, y de los financieros, y de los hombres intelectuales y de los que, en suma, forman parte de l a vida nacional y desean su mejor aumento en todos los órdenes. A los políticos me parece que les va a ser sumamente difícil arrastrar al país con sus teorías. L a nación quiere tranquilidad para el desarrollo de sus actividades, que son muchas, que cada vez se apartan más del sentido anticuado y pobre de nuestra vida política. ¿Estos propósitos de concentración y núcleos para un futuro Gobierno, modificarán los planes del actual Gabinete? -D e ninguna manera. Nosotros hemos venido a gobernar con un programa que cumpliremos. Vemos con satisfacción el resurgir de las fuerzas políticas, pero quisiéramos que tuvieran un criterio de mayor modernidad y se dispusieran a resolver los problemas que l a realidad plantea a cada paso; y no aquellos otros que en todos los países han pasados ya a un plano secundario que suenan a cosa lejana y vacía. Conferencia de los señores A l b a y C a m b ó en Bélgica Bruselas 24, 11 noche. Procedente de París ha llegado hoy al castillo de A r d e n nes, en las proximidades de Diñan, don Santiago Alba quien celebró una entrevista con el ex ministro Sr. Cambó. E l Sr. A l b a saldrá mañana con dirección a Londres, en donde es casi seguro se avistará nuevamente con S u Majestad e l Rey D Alfonso X I I I T o r o s en Barcelona Seis doña María Monta! YO, para Cagancho Barcelona 24, 12 noche. E n la M o n u mental, con excelente entrada, se ha celebrado l a corrida anunciada. Primero. Cagancho le saluda con unas verónicas admirables de temple, rematando con media ceñidísima. (Ovación. E n quites se le ovaciona constantemente. Hace una faena de muleta artística y valiente, entre aplausos y música, para dos pinchazos, media buena y un descabello, (Ovación. Segundo. Joaquín lancea superiormente. (Ovación. E l toro es manso y l a fae- na de muleta es breve y dominadora, para terminar con dos pinchazos y media caidi 11 a. (División de. opiniones y pitos al toro. Tercero. Cagancho vuelve a arrancar l a ovación en una serie de estupendas vero- nicas. E n quites está artístico y valiente. i Con l a muleta torea cerca, con pases ayudados por alto, intercalando un farol y un molinete. (Ovación. M a t a de dos pinchazos y media caída. (Palmas. Cuarto. E l gitano lo saluda veroniqueando superiormente. (Es muy aplaudido. E n quites se hace ovacionar al ejecutarlos por, verónicas y chicuelinas. Después de b r i n dar l a faena a un señor que ocupa una barrera, comienza con un parón escalofriante, seguido de unos pases de pecho obligados. (Ovación y música. Sigue toreando por, obligados, naturales y molinetes, emocionantes. Entra dos veces a matar de cerca y, da dos pinchazos muy buenos, que se aplauden. Sigue valentón y da media estocada, entrando recto, que hace innecesaria l a puntilla. (Ovación, oreja, vuelta al ruedo y, salida a los medios. Quinto. Cagancho da unas buenas verónicas, que se aplauden. E n quites está magnífico, toreando por verónicas que remata con el capote a la espalda. (Ovaciones. Coge los trastos y brinda l a faena al pú blico. Comienza con unos pases de pecho, seguidos por parones que levantan al público de sus asientos. Continúa valentón, to- reando por molinetes y con pases de todas las marcas, que hacen sonar l a música y ¡electrizan al público. D a dos pinchazos, que se aplauden, y media que basta. (Ovaciona petición de oreja y salida al tercio. Sexto. Corto de pitones, pequeño y huhi do. E l público lo protesta, y el gitano les da unos lances para sujetarlo. E n quites se hace aplaudir. Realiza una faena de aliño- -pues el público le incita a ello- -y remata con una estocada y varios intentos de descabello. (Palmas. A la corrida han asistido los principes doña M a r i a de las Mercedes y D Carlos, hijos del capitán general de esta región, que fueron recibidos con l a M a r c h a Real y despedidos con muchos aplausos. 1 1 de El tas tes lector de A B C sevillano y encontrará en él las más compleInformaciones que en los nacionales extranjeras veinticuatro horas anperiódicos que llegan de M a d r i d Gravemente herido en una n o v i llada Iíuelva 24, 12 noche. H a ingresado eri la casa de. socorro de esta capital, procedente de San Juan del Puerto, Antonio Fernán- dez Corbera, gravemente herido en una novillada que se celebró en dicho pueblo.