Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 27 D E JUNIO D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 10 iio se hayan encontrado gentes capaces de substituir a los activos hijos de Jacob. H a y quien tiene vuelta la mirada hacia el señor C a m b ó como pensando: ¡S i ese hombre quisiera! ¡S i Cambó fuese ministro y se resolviera a arreglar eso de los cambios, aunque hubiese que otorgarle los gajes que e x i g i e r a! E s triste considerar que en una nación tan grande como la nuestra no exista m á s que un único hombre que pueda manejar, según dicen, los números con desenvoltura. H a y pueblos, por el contrario, donde los judíos no son necesarios ni casi pueden establecerse, porque todos los habitantes valen para eso más que los propios judíos. Son pueblos inexpugnables como sólidas fortalezas, inmunes a los atentados de la especulación. E n tanto España es como la casa de todos, como el país indefenso, poblado solamente de hidalgos que. no saben ni quieren hacer números. E s bella cosa el hidalgo. Entre un hidalgo y un economista, la vacilación resulta imposible: mi simpatía vota, naturalmente, por el hidalgo. Pero los tiempos se presentan de tan mala manera, que el tipo del hidalgo a secas es la cosa m á s desvalida de este mundo. Convendría, pues, hacer una m i x t u r a una mezcla de hidalgo (puesto que a la hidalguía no se tiene que renunciar jamás) con un tanto por ciento de economista. E n la educación del hidalgo- entraba antes en un orden principal la esgrima de la espada; hoy las espadas no triunfan, sino los números. H a b r í a por tanto, que convencer a los hidalgos de la necesidad de esta otra clase de esgrima, la de los números. Aprender un poco a contar. Y evitar así el que una nación tan grande tenga que estar pendiente de la voluntad de un solo Cambó, JOSÉ M. S A L A V E R R I A sobre un mismo asunto. Luego, como querellado por supuesta calumnia habría! de defenderse probando el hecho, unas mismas pruebas habrían de practicarse por. Juzgados distintos. Y aun, procediendo, a la comprobación del delito ambos Juzgados, por diversa vía y con medios diferentes, pudiera darse el caso de que en uno de ellos, el de la denuncia, resultase el hecho probado, mientras que en el otro, el de Ja querella por calumnia, no se probase ú delito. Cierto que, entre tanto, lógrase, por modo moral, entorpecer la acción de la justicia, desviando hacia una cuestión personal, per. o legalizada, que es la querella particular por delito privado, media actividad y todo el celo del denunciante, que ha de atender ya a defenderse a sí mismo más que- -reforzando la denuncia con propuesta de diligencias- -a defender de sus enemigos a la sociedad. Mas lo cierto es que nuestra ley adjetiva no lo prohibe; y, puesto que ese entorpecimiento y duplicidad se permite a los presuntos delincuentes distinguidos- -personas naturales y jurídicas- quiero tener advertidos del provechoso juego a los pobres delincuentes vulgares. LA UST 1. C 1 A ESPAÑA EN El delincuente, querellante Importa mucho al ciudadano español aprender la tabla de sus. derechos, y esta enseñanza no tiene fin. Porque acaso i g nora que puede incurrir en delito, grave o menos grave- -nadie es perfecto- pero, en este caso, le es lícito el querellarse contra su denunciante, si la denuncia fué hecha con publicidad. T a l es el descubrimiento práctico que acabo de hacer, y de cuyo beneficio no quiero privar a mis amigos, los delincuentes españoles. Denunciado un hecho delictivo en la Prensa, luego formalizada la denuncia ante el juez de instrucción, ratificado el denunciante, incoado el sumario por el presunto hecho delictivo, cuando se practican con actividad diligencias para la comprobación del delito y averiguación del delincuente, puede admitirse querella por calumnia e injurias, fundada en la atribución de ése mismo hecho? Parece que no; pero la ley, paladinamente, no lo veda. T a l absurdo significaría la duplicidad de procedimientos L a Jurisprudencia es terminante en el sentido dé oponerse a la maniobra de conversión de una denuncia en calumnia durante la instrucción del procedimiento. Dice una sentencia del Tribunal Supremo: Quien se limita a poner prudencialmente en conocimiento de una autoridad competente, administrativa o judicial, un hecho que reviste caracteres de delito, no incurre en responsabilidad mientras en el juicio SELLO IINSTANTÁNEO TRIUNFARA SIEMPRE Vorque no existe ninguna fórmula, A N T I G U A NI M O D E R N A M A S C I E N T Í F I C A NI T A N E X P E R I M E N T A D A como la del Sello Ter, lo que fácilmente puede comprobarse C O M P A R A N D O E S T A con todas sus similares. El mejor para curar DOLOR D E C A B E Z A M U E L A S Y OÍDOS, GRIPE, ENFRIAMIENTOS, J A Q U E C A S NEURALGIAS, D O L O R E S REUMÁTIC O S Y NERVIOSOS v lodos ios especiales de la MUJER. Con la fórmula a ¿a vista que acompaña a, cada cajita de Sello Ter (Y N O C O N D E C I R L O E N L O S A N U N C I O S) E S T E A C R E D I T A C I E N T Í F I C A Y P R Á C T I C A M E N T E que no ataca al corazón, no produce sueño, ardores de estómago ni gaslrorragias, como otros similares. Caja con un sello, 40 céntimos. Caja grande con 12 sellos, 4 pesetas.
 // Cambio Nodo4-Sevilla