Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VISTA PARCIAL D E CORTEGANA ganes en homenaje a su pueblo, después de habpr alcanzado la suprema perfección de su arte al lado de los maestros de la cerrajería sevillana. Entre la Cruz de este gremio, que sirve hoy de principal ornamento a la linda plaza de Santa Cruz, de Sevilla, y este magnífico pulpito, existe un parentesco que nadie se atreverá a negar. Y es sabido que los más finos trabajadores del metal que florecieron en Sevilla vinieron de las, tierras andaluzas del Suroeste, tan generosas, de su entraña minera. Otra hermosa obra de arte ofrece Cortesana a la admiración turística, pero ésta corresponde al género artístico de la imaginería. Se trata de una admirable efigie de Jesús Nazareno, que recuerda, en cierto modo, el de Pasión, de Sevilla, pasmo de su propio autor, -el insigne y devoto entallador de Alcaláíla Real Juan Martínez M o n añés. y bien se justifica el parecido, porque- S- Á 1? ellá obra que enorgullece a los córtegaS R n H p s e s fué labrada en el taller del famoso f j j f f l j a c s t r o y bajo su dirección, en el año de fflHH 6 H por el discípulo Blas Hernández Bello. ¡evcración definitiva que puede hacerse mediante los documentos hallados hace poco tiempo en el pródigo A r c h i v o de Protocolos del Colegio Notarial de Sevilla. E n el recibimiento que Sevilla hizo, en 15 S 9, al Rey Felipe I I figuró Córtegana con -singular esplendor. E l cronista de aquellas memorables fiestas, Juan de Majara, explic a en el precioso libro donde perdura el defalle del acontecimiento que la representa ción de esta villa, ocupaba- lugar preeminente en la carrera que había de recorrer el íonárca, rodeando la estatua de una muer gne tenia l a basquina azul, la rqpeta uorada y con ambas manos ofrecía un plaío e paríales, con algunas abejas que revolaban. por cirná; en la cabeza, tiene fortaleza guirnalda de o l i v a a los- pies, una coleha que derrama gran cantidad de miel, un carnero al otro lado E n el pedestal le l a estatua hacía Córtegana al Rey el ofre imiento de sus frutos con una expresiva scripción latina, cuya traducción es como gúe: Señor, jriás dulce xjue cuantas cosas o sé. el ingenioso trabajo de las abejas me ando que te. ofreciese estos panales pata ue corra miel en tu servicio; a mi monte amas le dará ventaja el Himeto, él de la erra de Atenas, si gustares de mis dones, t p u e d e o f r e c e f C o a la del Himeto, y de otros singulares productos de su progresiva laboriosidad industrial, el ritmo moderno de toda la población afanosa de sostener con sus esfuerzos de ahora el prestigio que tuvo en lo antiguo, acreditado por los testimonios de su abolengo ilustre. JÓSE A N D R É S VÁZQUEZ MAGNIFICO PULPITO D E HIERRO DO, D E LA IGLESIA D E L DIVINO DOR, E N CORTEGANA FORJA SALVA LA F U E N T E MONUMENTAL D E C O R T O W í r- íegana, además de su rica miel, semejante