Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 27 DE JUNIO DE 1930. E D I C I Ó N DE ANDALUCÍA. P A G 18, L o s A y u n t a m i e n t o s y las elecciones -D e forma que, ¿cree usted, por ejemplo, que no se debe ir a las elecciones a Cortes con los Ayuntamientos tal como están constituidos hoy? -Naturalmente. E l propio Gobierno lo ha dicho: Hemos elegido el camino menos ilegal Y ya se comprenderá que siguiendo así. se realizarán actos nulos. E n la formación actual de los Municipios no se han cumplido ni la ley del año 77 n i el Estatuto; se ha querido hacerlo con arreglo a los dos y así se ha tomado de la ley del 77 lo de los que hayan sido elegidos en elecciones anteriores y del Estatuto lo de los mayores contribuyentes. Pues bien, Municipios así constituidos son los que tendrían que elegir los compromisarios para las elecciones senatoriales, en las que votarán íntegras las Diputaciones provinciales, constituidas en forma análoga. Conste que esta cuestión, de todas las qué se plantean o pudieran plantearse, es de las menores, aunque, desde luego, es de las de más efecto político. ¿A quién le cabe duda de que ios Ayuntamientos ejercen una influencia grande en el desarrollo de las elecciones? Todos, incluso el funcionario de mercados, pueden trabajar electoralmenté. ¿Quién puede negar que se recluían electores con la influecia de las corporaciones? La colaboración personal el Sr. Villanueva al final de la entrevista- Ese proyecto, por ahora, no es posible. Q u i zá más adelante haya necesidad de hacer algo, pero ahora, no. NUEVAS DAMAS ENFERMERAS DE LA C R U Z ROÍA Entre ellas figura S. A R. la infanta doña C r i s t i n a -Perdone usted, ¿pero sus palabras, no soy n i seré obstáculo pueden revelar una situación de ánimo favorable a la colaboración personal en el momento preciso? -N o he dicho tanto. Insisto en que no seré obstáculo, pero de aquí a entonces hay que ver cómo se presentan las circunstancias. Con inmensa benevolencia miro hoy esos trabajos en dirección liberal y esa benevolencia llegaría no sé hasta dónde. Sta Constitución del 7.6, r e f o r m a b l e en C o r t e s ordinarias Recogemos la última manifestación del sel o r Villanueva, y preguntamos: ¿S i n Cortes Constituyentes? ¡Hombre, eso... Estaba precisamente ahora teyendo una carta de un amigo, que es. de los que más se interesan por esas materias, el Sr. Burgos Mazo, y no tengo sobre eso una opinión tan cerrada como otras, porque recuerdo que he estado en el partido liberal desde el año 81, cuando precisamente se desarrollaron en las Cortes los grandes debates mantenidos por la izquierda dinástica, que presidía el duque de L a Torre, y de la que formaban parte López Domínguez, Montero Ríos, Hartos, Moret, Becerra y tantos otros demócratas de los más esclarecidos, con el Gobierno de Sagasta, y entonces quedó proclamado, y, el año 85, reconocido por todos los que contribuyeron a formar aquel gran partido, que la Constitución del 76 era reformable en unas Cortes ordinarias. P o r eso no me es realmente lícito renunciar a esta doctrina; pero, de todas maneras, como no veo una diferencia verdaderamente esencial y que cierre el camino para lograr todo lo que se precisa en cuanto a garantías y reformas propuestas, dispuesto estoy a transigir en esta materia, creyéndolo posible y digno. S i se cree que las Cortes ordinarias no bastan, yo tampoco seré obstáculo a ello. Para mí en esta cuestión lo esencial es el estado de espíritu en que se encuentre siempre aquella parte directora de la nación. N o creo que lo otro sea asunto para romper más lanzas que las que se rompen en una cuestión doctrinal. ¿H a celebrado usted estos días muchas conferencias con otros personajes políticos? -N o Ninguna. N o sé de dónde ha salido eso de que teníamos que conferenciar- -dice Madrid 26, 3 tarde. Esta mañana se han verificado en el Dispensario de San José y Santa Adela los exámenes de las alumnas del Cuerpo de Damas Enfermeras que, después de haber asistido durante los meses últimos a las clases del curso y demostrado ante el tribunal su suficiencia, pasan a ser clamas enfermeras de segunda clase. Como se sabe, entre dichas alumnas figura la i n fanta D. Cristina, hija de S S M M Su Alteza Real acudió esta mañana, a las once, a dicho Dispensario, vestida con uniforme de la Cruz R o j a y acompañada por la condesa de Campo Alegre. E l Tribunal examinador se constituyó integrado por el director del Hospital de la C r u z Roja, doctor Nogueras; el subdirector, doctor Luque, y los doctores Serrada y Guerra. Presidieron el acto el comisario regio de la Institución y: alcalde de Madrid, marqués ele H o y o s el general marqués de la R i v e r a la presidenta, duquesa de l a V i c t o r i a l a secretaria, duquesa de Fernán Núñez, y la tesorera, marquesa de V a l deiglesias. Se presentaron al examen cincuenta y una alumnas del curso, entre ellas la infanta D Cristina y cuatro H i j a s de i a Caridad. Sólo dejaron de acudir tres de las alumnas. Comenzados los exámenes, Su Alteza Real sufrió el teórico, contestando admirablemente a la lección que le tocó desarrollar, sobre el esqueleto humano, y a las preguntasdel tribunal, demostrando grandes conocimientos de anatomía. Después, en el examen práctico, con el instrumental quirúrgico a D E LA EXPOSICIÓN la vista, explicó su manejo e hizo vina preparación del mismo para determinada opeIBEROAMERICANA ración. U n a c o m i d a al s e ñ o r C a ñ a l Con l a infanta se examinaron las demás siguientes alumnas del curso: E n el gran Hotel Alfonso X I I I fué obSeñoras doña Rosario Pérez. Herrasti, sequiado anoche con una comida íntima, vizcondesa de Santa Clara de Avedillo; doña ofrecida por los señores que forman la ComiMargarita Zobel, condesa de Peracamps; sión permanente del pasado Certamen, el coD. María Beas de Averly, D Salud misario regio y director del mismo, D. C a r Ayllón de Domingo, D. Gloria Sol de D o los Cañal. mínguez, D. Fernanda del Campo, viuda de L a comida se ofrecía en celebración del Sterling; D Amparo Perinat de Perinat, feliz término y brillantísima clausura de l a D. María Dolores Seguí de Valdecilla y Exposición. D Isabel Esteban, marquesa de Balboa, y Asistieron los siguientes señores: marqueseñoritas Marta Muñoz y Muñoz, Enriqueta ses de Nervión, Ángulo, Montéfloridó, T o Bernar y de las Casas, Silvia Melián y Zorres de la Pressa y Valdeíñigo; condes de bel, Concepción Castellanos y López de Halcón y de Campo Rey, y D. José María H a r o María Luisa Lafleur Roca, María del Ybarra, Campo Redondo, Blasco Garzón, P i l a r Cañizares, Isabel Jiménez Rascón, Pablo Romero, Delgado Brackenbury (don Soledad Eizaguirre Machimbarrena, P i l a r Carlos) Molano y Balbontín; arquitecto, sePuyal G i l E m i l i a Roig Gonzalo, Concepción ñor Traver, y secretario general, Sr. SánBarzanallana Lalanne, Mercedes Gutiérrez chez Apellániz. Soto, María Victoria Dorado y Alberico, Enviaron su adhesión, D. Félix Ramírez María Rosa Bastarreche Garre, Juliana TerDoreste, que marchó anoche a la corte para cero Valentí, Carmen Orozco y Massieu, posesionarse del alto cargo para que ha sido Carmen de V i v a r y Becerra, María del P i designado: el marqués de Luca de Tena, que lar y A n a María Abad v Verger, María se encuentra en. Madrid, y el Sr. Gastalver, Gertrudis Enríquez y Luque, María Angusque se halla en Barcelona. tias Fernández. Lascoiti y Zulueta, Blanca Ofreció la comida el alcalde, conde de López Azcárate, L a u r a Keller Arquiaga, E l Halcón, quien tuvo para el Sr. Cañal frases vira Hernández Cañizares, María Luisa Pastor Urcullos, Concepción Romero Car- cariñosísimas y de justo elogio para la labor que ha realizado en estos últimos meses del vajal, Carmen Laiseca Allede, María AllenCertamen, en los que ha puesto de relieve de Bofill, Enriqueta Cantos Sáiz de Carlos, su capacidad y su acendrado sevillanismo. Manuela y Dolores Sanchiz y Armada, E m i E l comisario, regio, agradeció el agasajo lia Perinat y Perinat, María Teresa Perinat de sus compañeros, los miembros de la Comisión permanente, en los que ha tenido eficacísimos colaboradores. Lea V. mañana 4 k B C E l acto, como decimos, tuvo carácter íntimo. a a a a y Olloqui, A n a Rivero. M a r i n o Carmen C i s neros Carranza, Carmen M u r g a Sáiz de Carlos, María del Carmen López de Campo G i l Dolores Filgueira Alvarez de Toledo, Concepción Pérez Masegosa, Isabel Cabanillas Vereterra y Carmen y Mercedes González Larroca. Todas estas señoras y señoritas asistieron con la infanta D Cristina a- las clases del curso y aprobadas, como Su Alteza Real, en el examen de esta mañana, son nombraj das damas enfermeras de segunda clase. E n fecha próxima se verificará en Palacio, como suele hacerse todos los años Con las alumnas aprobadas en cada curso, la imposición de los correspondientes brazaletes por Su M a jestad la Reina. A primera hora de la tarde finalizaron en el Dispensario los exámenes de las alumnas. E l marqués de Hoyos pronunció entonces un breve discurso, para poner de relieve la brillantez con que todas las alumnas habían sufrido las pruebas y felicitarlas por la afición que acababan de demostrar a estos estudios y prácticas y por el valor cívico que representa una preparación técnica de estáclase, tan necesaria para la Patria y tan digna de ser agradecida por todos cuantos tengan sentimientos humanitarios y altruistas como los que ellas revelan. Después constituyóse otro tribunal, compuesto por los doctores citados, las duquesas de la Victoria y Fernán Núñez y marquesa de Valdeiglesias, para examinar a veintidós damas enfermeras de segunda clase que han tomado parte también durante el año último en el curso correspondiente y que ahora les corresponde ascender, después del examen, a damas enfermeras de primera clase. E n fecha oportuna se entregará a estas veintidós damas, no el brazalete, que lo tienen ya desde el año pasado, sino la medalla correspondiente a su jerarquía. L a otra hija de los Reyes, infanta doña Beatriz, es ya, como se sabe, dama enfermera de primera ciase, y su frecuente asistencia al hospital de ¡a Cruz R o j a es en calidad de tal y para trabajar como las demás enfermeras. a
 // Cambio Nodo4-Sevilla