Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID. E N L A C A S A D E P R E N S A LOS, SFNOREfi MINISTRO, ESPAÑOLA murió Fernando V i l hasta la Dictadura, que sucumbió t! comenzar el a ñ o presente? Si lojjríisieiTics tal íransformación habríamos trabajado electivamente por el bien del el cual está dispuesto a continuar itidi! érente trente a nuestras agitaciones parciales y partidistas que no deben consistir en palabras vac as de realidades. SUBSECRETARIO Y SUBDIRECTOR D E TRABAJO, CON LOS DELEGADOS REGIONAt F. R DE TRABAJO DE ESPAÑA, F, N SU VISITA D E AYER A NUESTROS T A L L E R E S fFOTO DUQUE F R A N C O S R O D R Í G U E Z BROCHAZOS TEMPLE El AL taita d e la c i r c u n s c r i p c i ó n n! ii. haber escrito el jaque, el matón, guapo, el valiente, el perdonavidas; pero acepto el barbarismo pampero como ofrenda i l a- aproximaciones iberoamericanas del ¡irvenir. L e deudos y familiares de Eugenia soliar, rogarle en la intimidad, al comenzar ni: -períodos electorales, siempre ampliados y entenebrecidos por la angustia de los candidatos- -S i pides ai presidente o al ministro pie fueran i que respeten el honrado! irifcco acuerdo de nuestra circunscripción, fainos salvado Esto es, hablando en puro! i. ice; -eguirás disfrutando de trajes, M, ai! j -ero- roches, palcos y alhajas. ¡T r i u n farás como siempre! La inocente maliciosa fingía cubrirse horrorizada e! rostro con las manos, y alguien le oyó exclamar más de una v e z Qué cruel sacrificio! Pero amo y obedezco, aunque me envilezca. La candidatura de la circunscripción tem a t m ritmo, apenas alterado por dos acordes maestro y este ritmo venía modificándose según lo exigían las necesidades yliticas y c! forzoso cronométrico turno r: 1 MAS RÁPIDO QUE LINDBERGH E L CORONEL PIBRRO, FAMOSO AVIADOR MEJICANO, QUE H A CUBIERTO E L TRAYECTO NUEVA YORK- MEJICO E N DIECISEIS HORAS, TREINTA MINUTOS. EN 1927 EL C O R O N E L LINDBERGH I N V I R T I Ó VEINTISIETE HORAS E N CUBRIR LA DISTANCIA W A S H I N G T O N- M É J I C O (VOTO KEYSTONE de los partidos; atildadas, prudentes maniobras para aliviar las hambres físicas y epidémicas vanidades de los prosélitos. E n ocasiones, el primer ministerial era el marido; seguía a éste el hermano de Eugenia, hombre de orden y acreditada sensatez; después un rico propietario de la provincia, dócil para mermar, sin escrúpulos monjiles, la hacienda heredada, con tal de engallarse ante sus vecinos, con el escarnio olímpico, meramente tarjetable, y añadir a su propio nombre el apelativo de Padre de la Patria Así fueron padres muchos estériles i absurdos de la vida parlamentaria, gran zurcidora de impotencias! A los tres diputados ministeriales había que agregar otro de oposición; a Pepe, Juan, Manuel, o como se llamasen, un a r r i bista donjuanesco y- desaprensivo, que pon í a más confianza en las enhiestas guías de su bigote juvenil, que en la envergadura filosófico- social de los credos políticos. De este tal se dijo que. era el único que Jiizo derramar l á g r i m a s a Eugenia; mas yo no. creo en diluvios innecesarios, y menos en arroyadas subrepticias eme provienen de ojos hechiceros, cautivadores de oficio, que cuentan los esclavos por el número de sus pestañas. ¿Q u i é n era Pepe, Juan o Manuel? U n joven elegante, fuerte, atrevido, panza al trote, perpetuo devoto del éxito, contumaz gladiador de enredos substanciosos, negocios sucios y travesuras amorosas; caso cuco, faquín, pintabarajas, turbacuentas, quitamotas, soplábalos y remangaíaldas. U n guayro pagado de sí mismo, el taita de a circunscripción, vago de oficio. C o n o c í a c o m o profesional l a esgrima de todas las armas, antiguas y modernas; desde el sable, troquel monetario eficaz, que manejaba cotidianamente, para mitigar angustias del vivir, hasta el dardo venenoso, que Eros se dejó robar de la pérfida aljaba un día que la juguetona Hebes. por errar
 // Cambio Nodo4-Sevilla