Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. DOMÍ ag D E J U N I O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 40 Reyes unas magníficas condiciones para flé nar su cometido. Entre los médicos qus presenciaron lsi operación figuraba el doctor Casco, cirujano de Panamá, que está en España en viaje de estudio. E l doctor Casco mostrábase verdaderamente admirado de la habilidad, destreza y sangre fría de la infanta. E l doctor Luque confesaba que, si hubiera tenido Un ayudante torpe, no podría haber hecho la operación en los treinta y cinco minutos. A todos estos elogios, Su Alteza Real contestaba con gran sencillez, diciendo que estaba dispuesta a asistir todos los días para hacer la misma cosa, y que por esta labor siente verdadera devoción. LA INFANTA DONA BEATRIZ, A Y U D A E N U N A OPERACIÓN AL DOCTOR L U Q U E Madrid. Acompañada de la condesa de Campo Alegre, S. A R. la infanta doña Beatriz, vestida con el uniforme de enfermera de la Cruz Roja, acudió al Dispensario de San José y Santa Adela, donde permaneció unos momentos con las demás damas enfermeras. De allí se trasladó al hospital del mismo hombre para tomar parte por vez primera muy directamente en una operación de alta cirugía. L a operación era de cáncer en el pecho, practicada por el doctor Luque, y se desarrolló en el quirófano del benéfico establecimiento. L a enferma es una pobre mujer de sesenta años de edad, llamada Dolores Cortés y Sanz, natural de Ateca (Zaragoza) Tenía un cáncer en el lado izquierdo del pecho, y la operación consistía en extirpárselo y todos los ganglios invadidos por el cáncer hasta la axila. E l doctor Luque se dispuso a comenzar la operación, mientras la infanta, dando pruebas de una gran serenidad, se lavaba las manos y se colocaba unos guantes de goma y la blusa y la careta esterilizada. Su papel iba a ser nada menos que el del médico ayudante de manos del operador. Asistían a la operación, como enfermera, la duquesa de la Victoria, dos j ó venes aristocráticas de las aprobadas en los exámenes de esté curso y las demás enfermeras de servicio. Desde uno de los ventanales que permiten ver la sala de operaciones presenció la que se desarrollaba el marqués de la Ribera, inspector de la Cruz Roja, que había acudido al benéfico establecimien- to con motivo de los exámenes de las alumnás del curso. L a operación era de las que causan una mayor emoción en quienes la presencian. L a enferma había sido anestesiada con cloroformo y éter por el médico de guardia, doctor González. Y mientras el doctor L u que procedía a la extirpación del pecho y de los ganglios, S. A R. la infanta doña Beatriz, en su papel de ayudante de manos, tenía las pinzas, ligaba las arterias, secaba la sangre: que salía a inundar el campo operatorio y manejaba el separador para dejar ver al cirujano el sitio por donde tenía que cortar. L a brecha abierta era enorme, y al ser seccionados la piel y los músculos, sangraban 15 ó 20 boquillas de arterias. Había que ir pinzando para que la enferma perdiera la menor cantidad de sangre posible. Con toda la parrilla costal al descubierto, se veía latir el coraznó por debajo. L a i n fanta, muy diestramente, ayudaba al doctor Luque. Luego le fué dando los hilos para las ligaduras y suturas, cubierto todo el sitio de la extirpación con la piel que se había dejado a los lados. L a duquesa de la V i c t o r i a miró el reloj: treinta y cinco minutos tan sólo se habían invertido en la operación. A pesar de tener que estar durante ésta en pie, con la atención fija, pues cualquier movimiento mal hecho puede dar lugar a una herida de la arteria axilar, que es mortal, y a pesar también del calor tan enorme que se siente en esta época del año en las salas de operaciones, la infanta doña Cristina no dio la menor muestra de fatiga. Veíase, además, que siendo la primera vez que Su Alteza Real actuaba como ayudante de manos, el doctor Luque no echaba de menos el trabajo de su primer ayudante, dada la gran seguridad con que se comportaba en todo momento. Demostró la augusta hija de los LOS E X A M E N E S D E L A SOCIEDAD ECONÓMICA SEVILLANA Primer año de Armonía. Sobresalientes: señoritas Asución García Rosada de los Ríos, Rosa G i l Mesa, Eloisa Ruiz González, Rosario V i l l a l b a Marín, Francisca F e r nández Romero, A n a María Gamero de la Mata. Justa Rubio Mateo, Magdalena Domínguez Delgado, Concepción Jiménez M e n doza, María de la Paz de A l b a Boza, Carmen Cardoso Fernández, Pilar Alvarez y Alvarez, V i r g i n i a Calle Zetina, Manuela Gutiérrez V i d a l Carmen Cardoso Domínguez, María Teresa García del Riego, H e r minia Lilló Galán, Rosario Alvarez Guerra, Josefa Roldan Torres, Isabel Ceballos Corrales, Amparo García- Junco V i l a Concepción Bailo de Torres, Rosario Bailo de Torres, Rosario Gallego, Dolores de A m o res Jiménez, Carmen Fernández Romero y Rosa Alvarez y Alvarez. Segundo año de Armonía. Primer d i ploma señorita P i l a r García Pinto. Segundo diploma: señoritas Dolores Herrera N ú- ELIXIR ESTOMACAL SAIZ DE (Stomálix) Cura las enfermedades del e s t ó m a g o e i n t e s t i n o s aunque sean de muchos años de antigüedad y hayan fracasado otros tratamientos VIENTA ARAfAC AS L Indicadísimo 3 n ios casos de DOLOR DE E S T Ó M A G O ACEDÍAS AGUAS DE SOCA VÓMITOS DISPEPSIA CATARROS INTESTINALES EN N I Ñ O S Y ADULTOS
 // Cambio Nodo4-Sevilla