Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Motores- Bombas Maquinaria Las más importantes exclusivas. Grandes existencias. cocina por gasolina para casa de campo. Pida catálogo. A Galindo, Amor de Dios. 15. Madrid. ULTIMA NOVEDAD a gar de garolina Imáf económico. sék cprwunve para jardín, terraza b a r y playa, dotado del novísimo y práctico mecanismo de inclinación giratoria y cierre automático. Fabricante: Desengaño, 27, Madrid. Teléfono 16 S 64. Envíos a provincias. Jottcito agente J. PEÜROTE Grupo moto- bomba transportable A. KLAESIXCK t parta to 85 d Daroetona Casa central: ALCALÁ, 84. -MADRID. 56180 y 56189. Í El más importante y económico. Fuencarral, 19 y 21. Cayetano Polo y Hno. Gran saldo. Enormes rebajas. Fuencarral, 19. C. Polo Hno. Persia ñ a s GUARDAMUEBLES A p a r t a d o 9.025. T e l é f o n o s con carril, 7 y 10 kilos. Vagonetas, volquetes, todo 600 ancho, ocasión. JOÍiRGE B E H R E X D T A P A R T A D O 2 S 9, M A D R I D Lea usted B l a n c o f Negro E. RODRIGUEZ- SOLIS LOS G U E R R I L L E R O S D E 180 S 195 a engrosar los ejércitos y a aumentar las guerrillas; en las que aún se hallaban libres de franceses se crearon ejércitos, se levantaron murallas y se reunieron toda clase de medios para la lucha. P a r a el mejor éxito de la campaña, los montes se convirtieron por el pueblo en fortalezas, las casas en ciudadelas y los caminos en trincheras. He aquí l a opinión de Napoleón sobre España y sobre la guerra, en tan mal hora emprendida por su desmedida ambición y su insensato orgullo: Desdeñaron los españoles su interés para fijarse solamente en la injuria. Se indignaron a la idea de la ofensa. Se rebelaron a la vista de l a guerra, y corrieron todos a las armas. ¡Los españoles en masa se condujeron como un hombre de honor! Cierto. L o s combatientes brotaron hasta de las piedras, y los españoles se convirtieron en invencibles guerr, ¿56 s, áegún el gran historiador César Cantú, España, aunque atrasada en su progreso práctico, conservaba un vigor nacional, un sentimiento de independencia, tina aspiración nobilísima a l a regeneración política y al reinado del derecho. E l pueblo- -añade- -religioso, rústico y aislado del resto de Europa, sobrio entre la abundancia, hallaba en sus privaciones tanto motivo de vanidad como otros en sus goces. E l clero estaba habituado a la guerra desde la época en que 3 a hacía a los moros. Los afrancesados eran pocos. Quedaba al país un ejército de 60.000 soldados todavía, y el pueblo, capitaneado por jefes de guerrillas, que luego se hicieron capitanes famosos: M i n a el Empecinado y otros ciento. La constitución de una Junta revolucionaria en cada provincia- -sigue diciendo el gran historiador- -fué el método más conducente para l a defensa, porque multiplicando la actividad excitó la emulación, impidió las intrigas y manejos del enemigo, y evitó que una derrota parcial pudiese perder l a causa común; de suerte que si en otros países la guerra era de Gobiernos, en España era de pueblos, y su ejército, un ejército verdaderamente republicano que combatía por el Rey, pero proclamando las mejq- ras, la convocatoria de las Cortes y la reparación de taraos males. L a s montañas, que habían sido un obstáculo para la unidad, llegaron a ser entonces la barrera de la independencia; escasas las po- MTRA EI C U E R P O CUEIERTO D E SANGRE, DE TU HERMANO... blaciones, y faltas algunas provincias de agua y de sombra, un numeroso ejército debía forzosamente sucumbir. Luego, los paisanos disparaban sus armas con certera puntería desde las tapias, tras cíe los árboles, y. los franceses no eran dueños más
 // Cambio Nodo4-Sevilla