Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NO DE! E USTED D E LEER Q U E ES O por 1 a diversidad de sus fotografías. por la abundancia de su texto. O por la belleza de sus planas artísticas; y por la baratura de su precio. PESETA E L E J E M P L A R E NT O D A ESPAÑA J 98 E. RODRIGUEZ- SOLIS- LOS GUERRILLEROS D E i8o3 199 p o r q u e á ellas debimos muchas v i c t o r i a s de evitarí a s acciones y acometer a los franceses p o r medio ele partidas sueltas, logramos p a r a E s p a ñ a grandes ¡días de g l o r i a L a s g u e r r i l l a s fueron e l puñal que el ejército f r a n cés llevó clavado e n s u pecho desde que penetró en España. L o s g u e r r i l l e r o s sacaban p a r t i d o de los accidentes del terreno, de l a f r a g o s i d a d de las sierras, de l a espesura de los bosques, de los repliegues del c a ¡mino, de los picos de las montañas, de las h o n d o nadas de l o s valles, de l o s formidables torrentes, de l o s profundos barrancos, de l o s caudalosos ríos, de los mortíferos pantanos, de todo, en fin... M e r c e d a ellos, a su v a l o r y astucia, g r a n número de poblaciones se v i e r o n l i b r e s de l a presencia de l o s franceses, porque sus generales n o se atrevían a desguarnecer las que ocupaban p o r miedo a l o s g u e r r i l l e r o s e n otras se organizó l a resistencia i n t e r i o r en tanto que ellos p r o c u r a b a n entretener a l e n e m i g o p o r ellos p u d i e r o n abastecerse muchas p l a zas fuertes y muchas ciudades s i t i a d a s y por f i n en todas se aumentó e l número de l o s combatientes de una manera prodigiosa. Y n o se crea que l a v i d a del g u e r r i l l e r o e r a para, envidiada. C i e r t o que tenían p o r suyo todo e l país, que l o s pueblos les prestaban su ayuda y que e l paisanaje c u i d a b a de su seguridad, enviándoles noticias del p u n t o en que se hallaban los franceses y de las fuerzas con que contaban, l o c u a l tenía p a r a ellos u n a doble i m p o r t a n c i a l a de b u r l a r a l invasor, desapareciendo del l u g a r e n que éste los buscaba, y l a de caer sobre él de i m p r o v i s o en u n punto y h o r a en que no eran esperados. M a s aparte de que no siempre podían hacer eso l o s paisanos, y a por estar bajo el d o m i n i o de l o s i m periales, y -p o r ctras causas. qué de escaseces- -como dice T o r e n o- qué de penalidades, hasta p a r a h o m bres de manos encallecidas c o n l a esteva y l a a z a d a ablandadas sólo con sangre e n e m i g a! S u f r í a n- -a ñ a d e otro a u t o r- -u n a s privaciones desconocidas a los f r a n ceses, porque v i v í a n sujetos a los azares de u n a l u c h a desigual, continua, con l a sola esperanza de l a m i- seria p o e c o m p e n s a y de l a muerte p o r v e n g a n z a C o n efecto; los g u e r r i l l e r o s sufrían todo género de p r i v a c i o n e s y en tanto que los franceses n c carecían de nada, a ellos les faltaba t o d o Cuanto los guerrilleros recaudaban l e entregaban a l a s Juntas de su respectiva p r o v i n c i a p a r a las a- tenciones de l a guerra, y recibían su mezquino salar i o en t r i g o en centeno, en bellotas... E n l a tempestad de aquella g u e r r a los g u e r r i l l e r o s subían h o y hasta el c i e l o empujados p o r u n a o l a y mañana caían al abismo, envueltos y ahogados p o r otra. Cuántos guerrilleros p e r d i e r o n l a v i d a en l o s c o mienzos de l a guerra, y cuántos nombres de estos héroes permanecen en el s i l e n c i o Y n a d a queremos decir sobre el desprecio c o n que algunos generales t r a t a r o n a los guerrilleros, q u i z á los; m i s m o s que m a y o r p r o v e c h o sacaron de l a guer r a merced a los sacrificios y a l v a l o r de e: %o s h é r o e s Siempre l a e n v i d i a ésa pasión r u i n y baja, queriendo, a m a n e r a de n e g r a nube, empañar l o s rayos del claro s o l! ¡T r i s t e e r a que entre españoles, y españoles que combatían p o r l a m i s m a causa, o c u rriesen tales escenas; pero l a r e c t i t u d que debe m o v e r l a p l u m a de todo h i s t o r i a d o r nos o b l i g a a con s i g n a r el hecho, aunque c o n p r o f u n d a p e n a E n cuanto a l odio con que los franceses los m i r a b a n nada tenemos que d e c i r E r a n dos enemigos irreconciliables y su odio, n a t u r a l y j u s t i f i c a d o luego, p o r cada t r i u n f o de los franceses sobre ellos, alcanzaban diez v i c t o r i a s nuestros g u e r r i l l e r o s y por, c a d a paisano que l o g r a b a n m a t a r los imperiales, c o n taban nuestros g u e r r i l l e r o s c o n cien franceses e x terminados. 3 Victoria! S i l a h i s t o r i a tiene su v e r d a d l a leyenda tiene también l a suya, siquiera l a v e r d a d legendaria sea de o t r a naturaleza que l a verdad histórica. A d e m á s parécenos que, en ciertos casos, l a h i s t o r i a y l a leyenda se proponen el m i s m o o b j e t o pintar, a l hombre eterno e n el hombre histórica