Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SANTA CRUZ D E TENERIFE. L A S C A L L E S ADORNADAS E L NUNCIO D E SU SANTIDAD, MONSEÑOR TEDESCHINI (x) CONTEMPLANDO LOS ORIGINALES TAPICES D E FLORES CON QUE F U E R O N ALFOMBRADAS LAS CALLES PARA LA PROCESIÓN D E L CORPUS. (FOTO B E N l f E Z) quiso oír nada. Se había obstinado en repetir que la guerra era inevitable y necesaria, y, como si quisiera asustar a su interlocutor, añadió con insistencia que la victoria alemana era segura. E l general De Moltke se expresó en idénticos términos que el Emperador ante el Rey de Bélgica. Llegó incluso a encarecerlos. T a m b i é n él, como su amo, había proclamado la necesidad y la inminencia de la guerra; pero parecía m á s seguro todavía que Guillermo de una victoria fulminante. Vuestra Majestad- -dijo el Rey- -no puede dudar del entusiasmo irresistible que a r r a s t r a r á a todo el pueblo alemán. ¿Adonde llevaba esta doble salida? E l barón Beyens está convencido de que el E m perador intentaba impresionar al joven Rey de los belgas, ahogar las simpatías francesas que podía tener y llevarlo, a pesar de la neutralidad de su país, a entregar sus llaves y a tomar partido por Alemania. N o contaba con la rectitud del Rey y con la brava honradez de Bélgica. Puesto al corriente de estas dos conversaciones por el barón Beyens, M Jules Cambon respondió: N o puedo por menos de llevar una comunicación tan grave al conocimiento del presidente de la República y de M Pichón E l ministro de Bélgica lo reconoció a s í S i n duda, pero es preciso que la confidencia no vaya m á s lejos, y que ni aun los individuos del Gabinete, francés la conozcan E r a muy natural que se nos i m pusiera esta discreción, y nosotros la observamos. N i los ministros ni las Cámaras conocieron antes de la guerra las amenazas imperiales y la advertencia del Rey de los belgas- E l secreto de que éramos depositarios dos o tres no dejó de pesar a menudo sobre nuestras conciencias, pero teníamos que callarnos y nos callamos. E l ministro de Bélgica, que había visto al Emperador en Potsdam, dijo, -además, a
 // Cambio Nodo4-Sevilla