Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. VIERNES 4 D E JULIO DE 1930. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. PAG. 7 CRITICA Y NOTICIAS DE LIBROS N o t a s de lector. El caballero de los Espejos p o r Benjamín James. O t r o s libros. E s p a n h a N o t a s de lector un sofisma. L a verdad, el verdadero y auténtico texto, está en ese automatismo en que funcionan, en un nuevo, insospechado e indeterminable engranaje, cada eslabón, cada bloque, cada arista del contenido espiritual. E l autor lo va manifestardo así a lo largo de su fábula. El caballero de los Espejos no es más afortunado que el de la Blanca Luna en sus tentativas para imponer el sofisma de la glosa vigilante, del freU n a honda perplejidad nos ha producido no de la razón. Pero... Pero entonces, ¿qué la lectura de las escasas páginas en que somos? ¿por qué y a donde caminamos en Benjamín Jarnés ha explanado su curiosa esa revancha loca? Reptando, bajo todo este y desconsoladora teoría del zumbel. Pocas alborozado hallazgo del arte y de su filosoveces en páginas tan escasas en número, fía estética y ética, se desliza un hondo estan breves en líneas, se ha concentrado tan tremecimiento de desesperanza que Benjagrave densidad de contenido. Pocas veces mín Jarnés concentra, implacable, en su teotambién, bajo una superficie tan tersa, tan ría del zumbel. Todo se reduce al impulso fragante de alacridad, se ha sentido discugiratorio que imprime, al trompo de cada currir una amargura tan dolorosa y tan fría. vida, el zumbel sujeto en las manos misteE n el prólogo que encabeza el libro está riosas y desconocidas del anciano aparecido admirablemente descrita la posición que en la agonía del protagonista. L a s inexoraadopta la juventud más reciente en la norbles hijas del Erebo han sido simplificadas ma literaria. Magistralmente señalado su y substituidas en esta teoría. ¿Será esto todo? desdén por los balandros personales y sus E n la Vida y muerte de Nadir, nuestro gran preferencias por los transatlánticos colecescritor sangra por l a misma herida espiritivos, certeramente acusada su falta de patual. E l trompo de la vida desaparece cabesión, su ostentación de frialdad y, sobre ceando, cuando se acaba el impulso que le todo, su falta de atención. P e r o lo domicomunicó el zumbel o cuando una goma lo nante del arte actual es su tendencia antiborra del plano de la vida, como los trazos dialéctica. Estamos- -dice- -frente a una l i que van sobrando en un dibujo. L a jocunda teratura desenfrenada, precisamente porque bizarría de esta admirable prosa, la limpietodo freno es un sofisma y este arte quieza de su serenidad magnífica, es un velo de re a todo trance ser verdadero. Está bien. suprema elegancia bajo el cual palpita el A esto obedece la aspiración de este arte despecho de una renunciación definitiva y a dilatar sus dominios a las zonas del vago dolorosa, que el autor plañe en silencio, sin a z u l y a las inferiores del subsuelo. N o es que se le escape otro síntoma de sus sollonuevo para el arte- -el autor lo reconoce- -DICCIONARIO DEL CÓDIGO PENAL VIGENTE. zos que las tristes sonrisas de estas ironías el poder y el hacer que su acción se proyecte en esas esferas. A veces aisladamena veces melancólicas, a veces un poco tre- Desde l a publicación del Código penal de 1928 te, circunscribiéndose con preferencia- -o mantes de contenida y apasionada indigna- -t a n extenso y complejo- -echábase de menos un índice alfabético, un suplemento recon exclusivismo- -a alguna de días. A veción. lativo a las penas, una escala gradual, algo, ves abarcándolas todas. Pero siempre asenEs un estado lógico en l a trayectoria de en fin, que facilitara su manejo y aplicatando el pie en una de ellas, firme y obsesta vida espiritual. Nosotros nos damos ción, más difícil de lo que a primera vista tinadamente, e interpretando desde allí y a cuenta. Pero sabemos también, ¿por expe- parece, y comprendiéndolo así D José G a su tenor cuanto en las demás áreas se d i riencia? que los estados espirituales provo- rrigós, abogado fiscal de l a Audiencia de visa. L a aspiración nueva es abarcar las cados por las asomadas a los abismos ideolóCiudad Real, ha publicado una obra de extres latitudes, sin solución de continuigicos que bordean l a senda elegida no se traordinario interés: E l DICCIONARIO DEL dad. Como una sola. M a s para esto... ¿qué modifican más que por el perseverante ca- CÓDIGO PENAL VIGENTE. es necesario? Todo tiene igual valoración minar, levantando la vista al horizonte de de efectividad psíquica integrante de la vida E n esta obra se ofrecen, colocados por la ideal perfección moral; ese hecho interior tota! y, por tanto, del objeto del arte. E l riguroso orden alfabético, todos los delitos que se impone a l a atención de todos, como y faltas del nuevo Código, con sus circunsilustre escritor ha hecho un ensayo admidijo el inmortal Mercier, en tal forma que tancias- genésicas y específicas y las penas rable en la fábula de esta bella novela. E l nadie puede eximirse de admirarlo y amar- aplicables en cada caso, y ordenadas tamárea del sueño y del ensueño, y aun la del l o y que es lo único que nos puede redi- bién en la misma forma, cuantas voces o subsuelo, aparecen engarzadas, continuas, mir de la dolorosa apelación a la teoría del términos figuran en el texto del Código, sin diferencia de valoración en cuanto a zumbel, la cual no explica tal acontecireal efectividad, de la que se da al clapo siempre que representen el punto de parconsuetudinario de la vigilia. Pero la lógica miento. tida para l a determinación y busca de la tiene una implacabilidad inexorable. E n el Pero Jarnés es acaso el más alto valor disposición legal aplicable al caso concreto andar de este plan hay que i r derribando mental de nuestra joven literatura. S u rum- que interese. cuanto estorbe a su libre desenvolvimienbo es uno de los más interesantes atractivos Se trata, pues, de un prontuario indisto. A l escritor le basta con la cortante, para los que, como modestos espectadores, pensable para el rápido manejo de un cuerbuida daga de su ironía para rasgar los asistimos al espectáculo que ofrece l a actual po legal. N o hay que encarecer su utilidad. nudos de todos los obstáculos. L a caricaescena literaria en nuestro país. P o r eso le tura de la piedad religiosa, la de la ausDOCTRINAL DE Q U E V E D O -D o n Eduardo seguimos con tan creciente interés. Lóteridad moral y el desdén incisivo para toBarriobero, que alterna su labor profesiopez Prudencio. ¡dos los lirismos en ellas inspirados ofrenal de abogado con la literatura, en cuyo cen blanda masa para los cortes y tajos campo también ha destacado con relieve, acade la fina ironía. Otros libios ba de publicar el DOCTRINAL DE QUEVEDO, selección de pensamientos entresacados de Hasta ahí todo va bien. Todo es llano. ESPANHA, por Macedo Soares. -No se las obras en prosa del inmortal autor y Pero se llega a un punto en que no hay trata, como pudiera suponerse, de un libro agrupados en torno de seis temas: los Rectra salida que la teoría del zumbel. ¿Cuál es extranjero con impresiones sobre nuestro yes, los ministros, la guerra, l a Justicia, la este punto? Veamos. Hemos quedado en país; las impresiones engañosas, muchas ve- mujer y el pueblo. que todo freno, todo lo que se oponga al auces adulteradas y casi siempre superficiales E l recopilador no ofrece en este libro un tomatismo del funcionamiento psíquico, es que suelen aparecer por esos mundos de un sofisma. L a consciencia no pasa de la Dios. E l autor de este volumen, José R o- descubrimiento, ni un estudio crítico, ni un categoría modesta de comentario, más o berto de Macedo Soares, es un observador ensayo, sino lo que pudiera llamarse una menos fantástico, de un texto desconocido, que ahonda y analiza y, aunque le placen ayuda- memoria que guíe los recuerdos de acaso incognoscible, pero que se presiente los aspectos externos, y no escapan a su fina los que estudiaron a Quevedo y encienda según la sospecha de Nietzclíe. Pero la glosensibilidad la belleza de los lugares, el co- el apetito de estudiarlo a los que aún no lo conozcan. sa, el comentario- -ya lo hemos d i c h c- es lorismo de jas costumbres y la emoción del 1 según el autor, 600.000 españoles que son como la vanguardia activa de España; activa, pero aislada, casi, en su callado esfuerzo. E l Sr. Soares es primer secretario de l a Legación del Brasil en España y uno, de los más valiosos paladines de l a aproximación hispanobrasileña. E l aspecto político está tratado con objetividad y con aguda visión. D i c e el autor que l a pregunta ¿Monarquía o República? es una interrogación de moda, y que es frecuente la trayectoria en los hombres intelectuales desde la mocedad republicana a la edad madura conservadora. E n cuanto a l a realidad de fuerzas y organizaciones republicanas, consigna el dato, recogido en un artículo de Marcelino Domingo, de que hay, por ahora, y sin perjuicio de nuevas creaciones, siete partidos, s i n contar el que se pretende formar con el adjetivo de conservador. Toledo, E l Escorial, las Universidades, A r c h i v o s y Museos, tienen en el libro capítulos especiales, escritos con el tino y l a sagacidad de un prosista que se dirige al gran público. También trata concretamente, con juicio práctico, del problema de la emigración. Como alarde de trabajo sintético da en cinco o seis páginas la línea histórica de España desde los celtíberos, y cierran el texto notas interesantes sobre nuestra presencia en el concierto de las naciones y sobre las relaciones hispanobrasileñas. E l libro, escrito en portugués, lleva una carta- prólogo de nuestro ministro de Estado, duque de A l b a arte, ha procurado y conseguido acercarse al espíritu de España, pulsar sus sentimientos y recoger los latidos de la opinión. Y al propio tiempo, y extender la mirada para enlazar nuestra vida peninsular, un poco aislada, con el alma de nuestros hermanos de raza al otro lado de los mares, y singularmente en el Brasil. E n el Brasil hay, L A L E C T U R A -E n este interesante libro, recientemente editado, su autor, D Pablo León Murciego. expone atinadas consideraciones acerca de la trascendencia, utilidad y necesidad de la lectura en general y de las normas prácticas sobre los libros que se han de leer. Ilustran l a obra artísticos grabados.
 // Cambio Nodo4-Sevilla