Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. V I E R N E S 4 D E J U L I O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 11 el espíritu tradicional de su cultura española. A este respecto puedo decir, por ejemplo, que el Gobierno de Nicaragua, aprovechando mi viaje, me confió el encargo de gestionar la selección y contratación de un grupo de profesores españoles que se destinarán a la Escuela Normal de Maestros de Managua, y en estos momentos se ocupan ya de tal asunto los eminentes pedagogos españoles Sres. Luzuriaga, de Madrid, y Martí Alpera, de Barcelona. entrar en relaciones y negocios con firmas españolas. Derivando la interesante conversación hacia el problema de las comunicaciones, nuestro interlocutor nos dice que desde hace muchos años no llegan barcos mercantes españoles a los puertos de Nicaragua, y que la única vez que vio la bandera española en una nave lo fué en el Jesús del Gran Poder ¡que fué recibido entre inmenso júbilo y con; aclamaciones a los capitanes Jiménez e Iglesias, que lo tripulaban. -S í traje desde Nicaragua, para el A t e- -U n a carta puesta en M a d r i d por el coneo de Madrid, la mascarilla de Rubén D a rreo en uso- -sigue diciéndonos- -llega a río, el altísimo poeta que Nicaragua dió al Managua, cuando menos, a los treinta días, mundo de habla castellana, y la entregué a a veces a los cuarenta. E n cambio una carta la Directiva del Ateneo como reliquia de depositada en Managua por la vía aérea devoción común. Habana- Miami llega a Madrid en doce o También he traído para la Real Acade- catorce días. S i el Correo español hiciese arreglos para que el servicio postal aéreo mia Española de la Historia un especial con Centroamérica fuese aprovechado, las mensaje de saludo de la Sociedad de Geocartas que utilizasen la vía Barcelona- Nuegrafía e Historia de Nicaragua y el encargo va Y o r k vía marítima, serían transportade entregar a aquélla un laborioso trabajo das de Nueva Y o r k a Managua en tres días. de carácter histórico hispanonicaragüense. ¿Y con respecto a las relaciones comerHablamos después de la colonia española, ciales? que tan sólo se compone de unos 150 miem- -L a s importaciones de productos espa- bros en todo Nicaragua, pero que es una de ñoles a Nicaragua han disminuido de tal las más distinguidas y cultas. manera en los últimos diez años, que apeElogia el Sr. Aviles la obra realizada dunas en 1926 y en 1928 alcanzó el uno por rante su presidencia por el general Moneaciento del total importado. E n los otros anos da intensificando el progreso del país en de esa década fué menor aún el porcentaje. forma muy apreciable, y, por último, indisE n cuanto a las exportaciones de produccretamente, dada la significación de nuestro tos nicaragüenses a España, el fenómeno ilustre compañero, le hacemos una pregunta es semejante al de la importación: tiende al acerca de Sandino, y el Sr. Aviles nos resdescenso. E n los años de 1924 y 192o des- ponde pronto y vivamente: pachamos a puertos españoles el 5 por 100- -i Nada, de Sandino nada absolutamente! del total de nuestras exportaciones; pero en HISPANÓFILO 1927 y en 1928 sólo enviamos el dos por ciento. Y no es, como pudiera creerse, que el mercado norteamericano esté dominando nuestro comercio. E n 1019 nuestras exporLA SITUACIÓN POLÍtaciones a los Estados Unidos fueron el 62 por 100 y en 19218 fueron el 5,2 por 100. E n TICA E N BOL 1 VIA cambio Alemania, Holanda e Italia cada año han venido aumentando la compra de La caída de Siles productos nicaragüenses, y a nuestra vez somos más compradores que antes de los arY a en la última información que deditículos producidos en Alemania e Italia. camos en estas páginas a la situación política de Bolivia adelantábamos nuestra i m L a Cámara de Comercio de l a ciudad de presión de que la lucha presidencial que se León, en mi Patria, me dio instrucciones de avecinaba presentaba síntomas de gran enexponer estas cosas a la opinión comercial española. Aquella Cámara está a la disposi- cono, por lo demás de acuerdo con lo que ha acontecido generalmente en aquella R e ción de las de igual índole de aquí para campública, donde la sucesión al mando subiar informes que puedan promover el copremo del país pocas veces se ha verificado mercio. Los industriales de Managua tamen forma normal. bién me dieron la comisión de significar a los industriales españoles que ellos desean A l término del mandato presidencial de D Bautista Saavedra fué elegido presidenIMPRESIONES PERIOte el doctor Villanueva, resistiéndose aquél a las reiteradas sugestiones de sus partidaDÍSTICAS rios, que le proponían la reforma de l a Constitución en la parte que prohibe terL o que nos dice el Sr. Aviles minantemente la reelección para dos períodos consecutivos. editadas en el mes de junio de 1930. Cumplido que fué el programa oficial dé GIORGI. -Teoría de las obligaciones. 2. a ediE l Sr. Saavedra, en cambio, prestó todo su recorrido por España, los representantes ción. Tomo VI. Fuentes de las obligaciosu apoyo al doctor Villanueva, que h a de la Prensa hispanoamericana que lleganes. Obligaciones nacidas de la ley (conbía sido miembro de su Gobierno; hasron a la inauguración del Palacio de la Prentinuación y fin) Transmisión de laa oblita que pudo advertir que este último, sa se diseminaron, emprendiendo el regregaciones, 16 ptas. so a sus respectivos países algunos de ellos ya presidente electo, trataba de independiBIBLIOTECA D E L ESTUDIANTE. -Legisy quedándose temporalmente en Europa zarse, gestionando la formación de su p r i lación notarial, con notas e índice alfabéotros. tico. En tela, 3 ptas. mer Gobierno con una amplia concentraODONTÓLOGOS. -Estatutos para el régición, contrariando los planes partidistas de E l que fué representante de la Prensa de men de sus colegios. Edición oficial, 1 pta. su jefe y amigo. P o r ello, como aún no Nicaragua, D Juan Ramón Aviles, director DEPOSITARIOS de fondos de la Adminisse había verificado la transmisión del mandel diario La Noticia, de Managua, quedó tración local. Reglamento orgánico. Edido, el S r Saavedra adujo razones de i n algún tiempo más entre nosotros, y de una ción oficial, 1,50 ptas. charla que hemos mantenido con el ofrececompatibilidad para la presidencia por parNuevas administraciones exclusivas. mos al lector interesantes manifestaciones. te del S r Villanueva, que antes no se haADUANAS. -Repertorio para la aplicación de los Aranceles. Edición oficial, 10 ptas. bía previsto, y obtuvo la anulación de l i s E l Sr. Aviles se refiere, en primer lugar, En breve, nueva edición de los Aran- elecciones, nombrándose, con arreglo a la a la gratísima impresión que se llevan de su celes Constitución, presidente provisional, al llerápido recorrido por España y de la admiNOVOA. -El derecho. de los débiles, 5. ptas. gar la íteha del cese del S r Saavedra, a l ración que les ha producido a todos las E x- GARCÍA Y GARCÍA. -El derecho de asilo posiciones de Sevilla y de Barcelona. presidente del Senado, que lo era e? señor en Indias, 3 ptas. Guzmán. A una pregunta nuestra contesta así el GÓMEZ GARCÍA. -Yo acuso a la Autoridad, 1 pta. Convocadas nuevamente elecciones y ledistinguido periodista: EDITORIAL REÜS, S. A. vantado el destierro que pesaba sobre el se- -E l pueblo de Nicaragua, sitio de choque Academia: Preciados, 1. Librería: Preciiñor D Hernán Siles, persona joven y de en Centroaménca de los intereses de la raza, dos, 6. Apartado 12.250. Madrid. mantiene, ea medio de todas las vicisitudes, prestigio, ést también con el apoyo del publicación, dos años más tarde, por manos de Carlos V de las Leyes nuevas de Indias. Examina después el Sr. Goicoechea la figura del padre L a s Casas y niega que fuera sólo un muy desabrido obispo como le llamó Antonio de Guevara, y un bullicioso pleitista como le apeló fray Toribio de Motolinia. Se revuelve el orador con indignación contra los que en España y en el extranjero han aseverado que el padre L a s Casas, en su campaña de liberación y redención de los indios, fué una excepción y estuvo solo Para demostrar lo contrario, el S r G o i coechea recuerda- que el origen de las leyes de Indias es anterior a la actuación de L a s Casas, arrancando de las Juntas de Burgos y Valladolid, en 1512 y 15113, en que brillaron dominicos insignes y jurisconsultos como Palacios Rubios. Se ocupa extensamente del sentido humanitario que prevaleció en estas Juntas, claramente reflejado en las instrucciones a Pedradas Dávila, en el famoso y discutido requerimiento- -tan censurado por el mismo Las Casas- obra de Palacios Rubios, y en la entrega de las Jndias a la Orden, jerónima. Tras de examinar detenidamente toda la obra de L a s Casas, el ilustre orador concluye con un sentidísimo párrafo en que saludó a los hispanoamericanos con la misma expresión que empleó Carlos V en Y u s te, y que encantaba en el siglo x i x al ecuatoriano Juan Montalvo: ¡Quedaos a Dios, que en el alma por siempre os llevamos! E l discurso del Sr. Goicoechea fué objeto de repetidas ovaciones. E l padre Getino explicó, por último, el significado de la vidriera que se inauguraba, y luego él y sus compañeros de religión condujeron a los invitados a visitar l a tumba que conserva los restos del inmortal P r o tector de los Indios, tumba humildísima y sin inscripción alguna, que está reclamando de españoles e hispanoamericanos algo que exteriorice la gratitud de todos hacia aquel noblemente apasionado misionero, que si en algún error cayó fué en aras del cumplimiento de un mandato cristiano en favor de los seres que habitaban las Indias occidentales. Con esta detallada información hemos querido sumarnos al homenaje rendido en M a d r i d al insigne dominico sevillano. ULTIMAS PUBLICACIONES
 // Cambio Nodo4-Sevilla