Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NO DEJE USTED DE LEER TODOS LQS DOMINGOS Y Q- UE ES í R j p R T F O L I O por la diversidad de sus fotografías U N L I B R O por! a abundancia de su texto M U S E O por la belleza de sus planas artísticas; y UjM J J r E j G A L O por la baratura de su precio. PÍA P E S E T A E L E J E M P L A R E N T O D A ESPAÑA ¡m i E, RODRIGUEZ- SOLIS LOS GUERRILLEROS D E 180 S 211 p e r a d o r contestaban numerosos v i v a s a l Santo Cristo de Igwúaáa, a l a Vjrgen de Montserrat, a Catahtña ¡jr a España... L o s catalanes seguían luchando con f u r o r r e c o n centrado... L a s afiladas hachas de los montañeses partían los arboles, y sus fuertes ramas i b a n a- aumentar l a ¡formidable b a r r i c a d a que impedía el paso de los i m periales... O t r o s encaramados en los altos picos de l a m o n taña, a r r o j a b a n enormes peñascos sobre los f r a n ceses, causando el espanto, l a desolación y l a muerte en las filas de los imperiales. A l g u n o s de p i e sobre los más elevados riscos, clavaban sus chuzos con r a b i a en los cuerpos de los jinetes y de los caballos, que, lanzando espantosos a l a r i d o s se p r e c i p i t a b a n a l a b i s m o O t r o s pálidos, sudorosos, jadeantes, a r r a n c a b a n c o n las uñas t r o z o s de piedras y las enviaban con f u e r z a sobrehumana sobre las cabezas de los s o l idados franceses... A q u e l l o s hombres, de alta estat u r a de fiera m i r a d a de fuerte corazón, habrían deseado tener delante a todo e l E j é r c i t o i m p e r i a l p a r a l u c h a r c o n él a b r a z o partido, p a r a ahogarle c o n t r a su robusto pecho, p a r a acabar de u n a v e z y p a r a siempre c o n los invasores de su P a t r i a E n las alturas m á s elevadas de los peñascos, los que rio habían l l e v a d o a r m a s de fuego c o n que poder combatir á sus c o n t r a r i o s convertían los pañuelos en hondas y a r r o j a b a n las piedras a largas distancias, pudiendo asegurarse que cada uno de sus tiros c a u saba u n a v í c t i m a L a s tradicionales barretinas rojas y moradas de l o s catalanes producían u n efecto sorprendente, y sobre el eterno v e r d e de los altos pinos semejaban e l encarnado f r u t o del madroño, y entre las h e n diduras de las rocas aparecían como l a silvestre violeta de los c a m p o s E l h u m o de. l a pólvora cegaba a los combatientes; pero l a r a b i a aumentaba su v i s t a y dondequiera que un patriota divisaba u n francés, allí concentraba toda su atención p a r a salvar su e x i s t e n c i a y c o n c l u i r con l a de su enemigo. i fion A n t o n i o F r a n e h que dirigía l a acción, j los hermanos J u a n y J a i m e Llímona, se hacían notar, c o n sus compañeros de I g u a l a d a por s u e x traordinaria bravura. F r a n c i s c o R i e r a y M a u r i c i o Garrió peleaban a l frente de los manresanos con imponderable arrojo. E l h e r o i c o V i ñ a s y los h i j o s de Sampedor, l u chaban c o n el m a y o r denuedo en e l punto confiado a su custodia. E l heroico v i c a r i o mosén R a m ó n M a s c o n e l Somatén de. Sampedor, combatía con u n v a l o r i n domable. D e todos ellos se podrían relatar hazañas dignas de u n a epopeya, que recordasen las cantadas por e l g r a n E r c i l l a en su famosa Araucana. D e p r o n t o se oye el redoble de u n tambor, y sus estridentes sonidos, m i l veces repetidos p o r las m o n tañas, semejan el toque de u n a banda m i l i t a r ¡E s u n tambor que ha traído el S o m a t é n de S a m p e d o r que apela a aquella estratagema p a r a a n i m a r a los nuestros y espantar a los f r a n c e s e s! S c h w a r t z cree que el t a m b o r acusa l a llegada de u n Cuerpo de ejército, que viene en a u x i l i o d e los patriotas, y convencido de l a i m p o s i b i l i d a d de s a l v a r l a b a r r i c a d a que tiene a su frente, el a b i s m o que tiene a u n costado y los peñascos inaccesibles que se a l z a n a l o t r o temeroso de caer en u n a n u e v a emboscada de soldados y patriotas, determina e m prender la retirada y volver a Barcelona. P e r o el general francés no contaba, n o podía contar c o n lo i m p r e v i s t o y con que el camino que debía r e c o r r e r estaba para él y los suyos cuajado de peligros, imposibles de salvar n i vencer. O r d e n a d a aunque lenta, fué en u n p r i n c i p i o l a m a r c h a de los imperiales, que no desmintieron s u f a m a de v a l i e n t e s pero los paisanos, resueltos a t e r m i n a r con ellos, los seguían, los acosaban, los diezmaban y los iban rodeando. D e este modo r e c o r r i e r o n los franceses las d o s leguas que median del B r u c h hasta E s p a r r a g u e r a v i l l a f o r m a d a por dos h i l e r a s de casas, tendidas a l o l a r g o del c a m i n o adonde l l e g a r o n a l anochecer. C u a n d o los vecinos o y e r o n- el toque de somatén que a n u n c i a b a su llegada, a t a j a r o n l a salida- de l a calle c o n c a r r o s peñascos y t r o n c o s de árboles, mvrnimnrilimi
 // Cambio Nodo4-Sevilla