Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 5 DE J U L I O D E 1930. EDICIÓN ¡DE ANDALUCÍA. P A G 22. efectuó la imposición por el jalifa, a Su Alteza el infante, de la banda y de la placa correspondiente, interpretando la música la Marcha Real. A continuación el Gran Visir leyó también un dahir análogo, concediendo al comaadante de Infantería D. Mariano Capdepón, ayudante de Su Alteza, el grado de comendador de la misma Orden. E l infante, con el séquito, visitó las dependencias del acuartelamiento y luego ocupó una tribuna, ante la cual desfilaron brillantemente las dos banderas de la Legión, rindiéndole honores el escuadrón de Lanceros, al mando del capitán D. Sebastián Pardini. Terminado el desfile, el infante felicitó al coronel Liniers y seguidamente el jalifa se despidió de Su Alteza Real, el comisario superior y séquito, regresando a Tetuán. E l infante continuó la visita a Riffien. Marchó a la granja agrícola para visitarla detenidamente, y después estuvo en la hípica. Más tarde volvió al cuartel, donde el escuadrón de Lanceros del Tercio ejecutó diversos ejercicios de conjunto, llamando el infante al capitán Pardini y felicitándole efusivamente. Seguidamente sirvióse un aperitivo. Durante él, S. A fraternizó con los jefes y oficiales de la Legión y se mostró satisfechísimo, tanto del viaje que acaba de efectuar por la zona, como por las atenciones que ha recibido, algunas de las cuales le han emocionado profundamente. A l terminar el acto se despidió de los oficiales legionarios, diciéndoles: -Señores jefes y oficiales de la Legión: Haré saber al Rey, mi j. adrc, el brillante estado de esta oficialidad y tropa de la Legión, cuyo recuerdo no olvidaré nunca, como tampoco este día de hoy, uno de los más gratos y emocionantes de mi existencia. ¡Viva España! ¡Viva el Rey! ¡Viva la Legión! A continuación, el infante, acompañado del conde de Jordana, dirigióse a Ceuta. A l morzó en el chalet Otero, del comisario superior, y a las dos de la tarde marchó al muelle de Alfonso XIII, donde ya le aguardaban todos los venérales antes citados, el delegado general, Sr. Aguilar; las autoridades civiles y militares, comisiones de Ceuta y de los Cuerpos de de la guarnición y un gran gentío. Una compañía del regimiento de Ceuta, con bandera y música, le tributó honores. Su Alteza la revistó, embarcando seguidamente e; ¡el vapor número 4, de la Arrendataria de Tabacos. A l desatracar el barco del muelle, la música interpretó la Marcha Real mientras el infante era ovacionadísimo. La compañía que había acudido a rendir honores al infante desfiló ante el comisario superior. E l general Jordana regresó seguidamente a Tetuán, acompañado del delegado, general. E L I N F A N T E D. 1 AJME EN MARRUECOS Fiesta de cetrería en Benkarrich Tetuán 4, 10 mañana. (Crónica de nuestro corresponsal. Por unos momentos hemos vivido en plena Edad Media. Fiesta de cetrería la dispuesta esta mañana en honor de un príncipe joven y esbelto, como los de los cuentos de hadas y los libros de caballería. La caza de altanería buscó un refugio en África, arrumbado su empleo por la montería y posteriormente por el perfeccionamiento de. las armas de fuego. Voces que sólo retienen ya los diccionarios, vocablos arrumbados por el desuso, han vivido también unos minutos en esta clara mañana de julio. Halcones de guarida, halcones zahareños, capirotes, pihuelas y raleas, tales eran los nombres arcaicos que iban repitiendo los ecos en la serranía de Beni Hosmar, al pie del pintoresco poblado de Benkarrich, que también fué nido no hace mucho tiempo de avezados y odiosos gerifaltes. E l infante D. Jaime, el comisario, superior y la brillante comitiva que le acompañaba en su recorrido por Marruecos, se detuvieron unos instantes para asistir a esta fiesta de caza de rancia solera. Sueltas las raleas, el halconero alzó suavemente el emplumado capirote que cubría la cabeza del ave de rapiña. A la vista de su presa afiló el ave las garras y el pico, mientras aquélla, temerosa, huía, queriendo horadar el cielo con sus círculos estrechos, tratando de escapar de su feroz enemigo. Este, la seguía en círculos más anchos, hasta conseguir colocarse a mayor altura para dejarse caer sobre ella con el impulso de una flecha. Faltaron para que la fiesta tuviera todo su carácter, los palafrenes y las damas y él complicado tecnicismo que la etiqueta imponía en tal clase de fiestas. Sin embargo, quedó en este caso autorizada con la presencia de un infante esbelto y simpático como el de los cuentos de hadas o el de los viejos cronicones de los tiempos feudales. Un príncipe que seguía con singular atención las peripecias de un arte en el que fueron maestros Reyes e infantes en la época medieval. -Emilio Lopes. que presenció el desfile de la columna, entre las aclamaciones de la multitud y los vivas que lanzaban los niños de las escuelas hispanoárabes. E l infante visitó la alcazaba, rodeada de hermosísimos jardines, y marchó a la Hospedería que sostiene el Comité de Turismo de la zona, donde comió sentando a su mesa a los coroneles franceses Fabre y Lefevre. El regreso se hizo a las tres de la tarde, llegando a Tetuán a las cinco. El infante asistió por la noche a una verbena organizada en su honor en el campo de la Sociedad Hípica. A la fiesta acudieron numerosas familias de Ceuta, Tánger y Larache. 1 Imposición de una, condecoración indígena. Entusiasta despedida en Ceuta Ceuta 4, 5 tarde. A las diez de la mañana, el infante D. Jaime, acompañado del jalifa de la zona, del comisario superior, general Jordana, y del séquito, llegó al campamento de Riffien. Allí eran esperados por el general segundo jefe, Sr. Sousa; los jefes de las Circunscripciones de Ceuta, L a rache, Rif y Melilla, respectivamente; generales Benito, Caballero, García Boloix y Pozas; el coronel jefe del Tercio, con los jefes y oficiales del mismo, y nutridas comisiones militares. En el patio del cuartel se hallaban formadas las cuarta y quinta banderas, mandadas por los comandantes D. Gonzalo Ramajos y D. Eugenio Goyenechea. A l entrar el infante D. Jaime, llevando a la derecha al jalifa, se le recibió a los acordes de la Maixha Real. Su Alteza revistó d espués las fuerzas. Durante el acto, varios aviones evolucionaron sobre el acuartelamiento. A continuación procedióse a la imposición de la gran cruz de la Orden Mehdauia al infante. El. Gran Visir leyó el dahir de concesión, que dice: E l Hassan Ben E l Mehedi Ben Ismail Ben Mohamed, Dios es su dueño y Señor. En el enviado de Dios se apoya; al encontrarse con los leones les haría bajar la vista de pavor, aún en su misma guarida. E l que a tí se acoje, ¡oh, el más bueno de los seres! a éste Dios le preserva de todo vengador. Se hace saber por este nuestro escrito- -glorifique. Dios su contenido y lo enaltezca- -que Nos, por la Gracia del Todopoderoso y su fuerza, queriendo dar una prueba relevante de nuestro aprecio, a Su Alteza Real el serenísimo señor D. Jaime Luitpoldo Isabelino Enrique Alejandro Alberto Alfonso Víctor Acacio Pedro Pablo María, infante de España, le otorgamos el grado de Semmu gran cruz de la Orden Mehdauia. Ordenamos en su consecuencia a todas las autoridades de nuestro mando lo tengan así entendido y obren a su tenor. Dado en Tetuán, etc. Después de la lectura del documento se Visita de infante a Xauen Tetuán 4, 10 mañana. Ayer, a las diez y media de la mañana, marchó a Xauen el infante D. Jaime, acompañado del conde de Jordana y el generl marqués de Sotomayor. La brillante comitiva, al llegar al poblado de Benkarrich, se detuvo para presenciar la caza con halcones amaestrados, regalados por el Gran Visir hace algún tiempo al comisario superior. L a llegada a Xauen se efectuó a las doce de la mañana, y a la entrada estaba formada la columna del general Benito, con el jefe militar del sector, teniente coronel V i llalba. Las fuerzas fueron revistadas por el infante al paso de su automóvil, que continuó hasta la Plaza de España, que ofrecía deslumbrador aspecto. Miles de personas se hallaban apiñadas en las calles, azoteas y tejados, y aclamaron al infante, quien contestaba conmovido. L a comitiva recorrió los barrios de la ciudad, la judería y el barrio de los andaluces, siendo saludado el infante con ostensibles muestras de respeto por parte de los habitantes indígenas. Acudieron a cumplimentarle una comisión de jefes y oficiales, presididos por los coroneles Fabre y Lefevre, del sector de Uazán. También recibió los cumplimientos del bacha de Xauen y del interventor civil, Sr. Castelló. E l infante ocupó artística tribuna, desde La llegada a Madrid El infante D. Jaime llegará a Madrid, de regreso de su viaje a Marruecos y Málaga, mañana, día 6, a las nueve y diez minutos de la mañana. Noticias oficiales 2. C Á N O V A S D E L C A S T I L L O 2 Liquida todos sus modelos do vestidos y abrigos a precios muy bajos Empresa VENTA DE BILLETES A d m i n i s t r a c i ó n C. Barcelona, 1. Telefono 22272 y en las principales Agencias de Turismo. SEVILLA- LISBOA Automovilista Internacional En la Dirección general de Marruecos se ha recibido el siguiente despacho del comisario superior: S. A R. el infante D. Jaime continúa sin novedad. Visitado hoy Xauen detenidamente. Revistó columna que le rindió honores. Cumplimentaron a S. A R. coroneles franceses Fabre y Lefévre, jefes de Uazán y Lucus, en nombre del residente general francés. Después de haber visitado fábrica de tapices y recorrer población, almorzó, reg; esando Tetuán. Esta noche celebróse, en Hípica, verbena honor Su Alteza.
 // Cambio Nodo4-Sevilla