Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DEJE USTED DE LEER TODOS LOS Y DOMINGOS Q i l E ES rfiOfiTFOLíO- por la diversidad de sus fotografías: U N L I B R O por la abundancia de su texto U N M U S E O por k be- Meza de sus planas artísticas; y M M R E G A L O p o r- k baratura de su precio. PESETA E L EiJMPLAR E N T O D A mm ESPAÑA 2 T 4 RODRIGUEZ- SOLIS r o GUERRILLEROS D E iSóSE n Igualada, l a primera v i l l a que se alza en armas y corre a las alturas d e l Bruch (1) se colocó una lápida de u n metro cuadrado e n e l frontispicio de l a iglesia parroquial de Santa María, que da frente a l cementerio v i e j o y p l a z a de Santa María, p l a z a del Bruch, en l a que se escribió hoy. pof ¡dórí ¡Juan ¡B ágeH y don Antonio Franch, que ocupaban los puntos más importantes del Bruch; pero n i la perfecta organización de los franceses, n i sus magníficas armas, n i los poderosos recursos de que iban provistos, n i el deseo de vengar su anterior derrota pudieron nada contra nuestros valerosos paisanos. ¡Repetidos y diversos fueron los ataques de los á 3 s generales, que ensayaron toda clase de medios lie cohíbate: las columnas en masa, los pelotones, ios avances a l a bayoneta todo se estrello contra el indomable valor de los soldados y campesinos, que Iparecían clavados en tierra, que no cejaban un paso, y cuyos certeros disparos causaban la ruina de los imperiales. ¡A h í Eá que los héroes del Bruch tenían que vengar el saqueo de Martorell y Esparraguera, el incendio de ivendrell, de Arbós y de Villafranca, la inicua matanza de sus valerosos camaradas. P o r eso la lucha alcanzaba a cada instante mayores proporciones; los catalanes, fieros, altivos, arrogantes, rechazaban los asaltos de los franceses y los acometían con un empuje y un valor rayano en la locura. y Chavran, convencidos de su impotencia, íoscos y huraños, pero vencidos y humillados, tuvieron que emprender la fuga hacia Barcelona, perdiendo 500 hombres y varios cañones, siendo tenazmente perseguidos por los montañeses y terriblemente hostilizados por todos los paisanos de los pueblos del tránsito. E l viajero encuentra hoy en aquellas alturas, grabado en una piedra, éste recuerdo de las dos memorables hazañas: r Igualada, agradecida a sus compatricios en el Bruch en 1808, capitaneados por don Antonio Franch. E n el Diario de Manresa, de 1808, apareció la del siguiente octava, que hemos p r o c u r a d o t r a d u c i r catalán con l a posible f i d e l i d a d ¡O h! B a t a l l a de Bruch, l a más g l o r i o s a afrenta de Marengo, E y l a n y Jena. (H o n o r a nuestra gente valerosa, de España gozo, y de l a F r a n c i a p e n a l Ceñid y a l a corona victoriosa que l a H i s t o r i a os concede a boca llena, i Gloria a los héroes de tamaña empresa, de Igualada, del B r u c h y de M a n r e s a! Cuando se leen las hazañas de aquellos heroicos montañeses, que s i n a r m a s s i n m u n i c i o n e s s i n d i s c i p l i n a s i n jefes, se l a n z a r o n a l a t e m e r a r i a empresa de c o r t a r el paso a las a g u e r r i d a s huestes de N a poleón, y a l c a n z a r o n sobre ellas t a n señalados triunf o s se l l e g a a pensar que sólo en h o n r a y p a r a gloria Suva se debió e s c r i b i r l a siguiente f a m o s a poesía: CANTO DE LOS VENCEDORES DE CARLoMAGNO Y a están, y a e s t á n y entre u n cañar de lanza tas banderas tremolan m i l venganzas! Sus armas a raudales centellean; cuéntalos por muchísimos que sean, mozo; uno, y dos, y tres, y cuatro, y cinco, y seis, y veinte; en balde es el ahinco Miles y miles l l e g a n en contarlos se pierde el tiempo, vamos a m a t a r l o s aguí de mancomún, brazo con brazo en redoblado lazo. Peñones y peñones arranquemos, y allá sobre sus frentes los volquemos. M u e r a n! Sea este de su v i d a el plazos (l) F. E J. -Resumen historien Cataluña. -1814. 4 n fe liisyrrec. cíóvk VÍCTORES MARENGO, AUSTERLITZ EX JEN A, H I C VICTI r o E R U N T DIEBUS VI ET X I V J U N I I ANNO MDCCCVIII Los hijos del Bruch perpetuaron la memoria de éstas dos célebres victorias, colocando una lápida a la entrada del pueblo, viniendo de Barcelona, en que se lee: Viajero, párate, si, jue el francés también p a r 6 y el que por todo paso, no pudo pasar da aquí,