Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
se nos ofreció ocasión de admirar en M a d r i d este retrato, traído de I t a l i a por el conde C o n t i n i- B o n a c o s s i al que a c o m p a ñ a b a el ilustre crítico y profesor de la Universidad de R o m a R o b e r t o L o n g h i En el Museo del P r a d o en la sala de Velázquez, fué colocado breves momentos frontero al retrato de Pablillos de Vallodólid, sosteniendo bravamente la abrumadora competencia de unas obras que no admiten vecindades inferiores. E l l l o r a d o Aureliano de B e r u e t e tan apasionado por el arte de Velázquez, h a l l á b a s e preso de una exaltación a d m i r a t i v a por tal retrato. Esta, escena jamás la olvidaré. M u r t l l o a aarece b r i Uantísimamente repres e n t a d o c o n cuatro obras. U n retrato de h o m b r e una Adoración de los Reyes, Santa Catalina y Santa Rosa. E l retrato de hombre- -personaje desconocido- -es obra magistral. A p u e s t o arrogantem e n t e colocado, vist i e n d o rico traje, es una de las obras más fuertes del maestro sev i l l a n o E l realismo hállase a t e n u a d o y avalorado por la delicadeza con. que h a sido tratado el claros- curo y por la jerarquía que el artista sabiamente estableció al intensificar o rebajar v a l o r e s de. color y forma. E n la Adoración de los Reyes, M u r i l l o sin ser todavía artista nía- d u r o, anuncia claramente la i n f l u e n c i a vandyekiana que tanto avaloró su arte. D e Z u r b a r á n hay en la colección C o n t i n i- B o n a c o s s i tries obras magnificas. L a Natividad de la Virgen, i n d e p e n d i e n t e mente de su valor narrativo, constituye una de las a p o r t a c i o n e s técnicas más admiraE L G S E C O L A S L A G R I M A S D E S A N P E D R O (COLECCIÓN C O N T I N I- B O N A C O S S I) bles dentro de la historia del arte, al problema, de la luz, aportación lograda al marsentado. Las lágrimas de San Pedro, Cristo traordinario, anunciándola en todo el munen el huerto de las olivas, La Anunciación gen del carav gismo. E n ésta obra los fado cual si se tratase de certamen interna- y otros cuadros merecen especial recuerdo mosos blancos de Zurbarán alcanzan enorme cional. Durante su celebración, ¡os ferrocomo excepcionales, dentro de la labor tan luminosidad mediante unas sombras transcarriles italianos concedieron importantes abundante del cretense. rebajas de precio a cuantos se dirigían a parentes y sin recurrir al empleo- -el gran Roma. L o s críticos más reputados- -Longhi, fracaso del caravagismo y riberismo en el A c e r c a de l a obra de Goya que como tal V e n t u r i y otros- -dieron conferencias y esproblema de la l u z- -d e l tenebrismo. S i el figura en l a Exposición habría que hacer cribieron importantes artículos. L a s revisalgunas reservas. Señalemos entre lo indisdibujo de este cuadro no fuese tan endeble tas de arte más prestigiosas del mundo decutible el San Ambrosio, obra resuelta con y vacilante, merecería consideración de gran asombrosa facilidad y que hace acudir a la dicaron y aún continúan dedicando a esta obra maestra. Admirable es asimismo, a pememoria. -el momento en que Goya ejecutaExposición páginas entusiastas. sar de la composición excesivamente siméba las pinturas murales de San Antonio de P a r a el conocimiento y resonancia de trica, el Bodegón firmado Francisco de la F l o r i d a nuestro arte, esta Exposición parece destinaZurbarán. 1 33. da a dejar muy perdurable recuerdo. E l Greco, tanto en su época italiana como Esta Exposición tiene g ran resonancia. Italia la estimó como acontecimiento exen la española, está excelentemente repreANTONIO MÉNDEZ C A S A L