Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Aduanas exclusivamente ACADEMIA C E L A T E X T O S PROPIOS STernanflor, 4. MADRID Academia Jofre. Apodaca, 11. Madrid. P r e p a r a c i ó n exclusiva. Director: Aurelio P. Jotre, ingeniero del Cuerpo. Soliciten detalles. I f b Y U S Pronto se i n a u g u r a r á el edificio de la Sociedad B E A T R I Z I S A donde tendréis un magnífico garage ijKWíwiiniisi! n j independientes y nave- salón (la mayor de E s p a ñ a) para la venta de vuestros automóviles usados. Este local tiene servicios de b a r billar, baños, duchas, sala de lectura, etc. Pronto se i n a u g u r a r á B E A T R I Z I S A S. A Juan Bravo. 40 (edificio propio) Madrid. (Ampliación y traslado de la Casa A Moreno, Sagasta, 3 C. c o n auías Lea usted iodos los domingos CERCEDILLA (MADRID) M é d i c o d i r e c t o r A de L a r r i n a g a Pensión c o m p l e t a i n c l u i d a a s i s t e n c i a médica, de 30 a 50 pesetas. O f i c i n a s en M a d r i d A l f o n s o X I I 44, T e l é f o n o 16704. BLANCO Y NEGRO U N A peseta ejemplar en toda España. 218 E, R O D R I G U E Z- S O L I S L O S G U E R R I L L E R O S D E 1 S 0 S 219 tallas del Bruch, lo llevaban a enterrar, cubriendo la caja con la bandera del Santo Cristo, que ondeó al viento en aquellos días tan gloriosos para la independencia patria (1) y que el Ayuntamiento de Igualada saca en procesión desde iSpo en la fiesta cívica que celebra todos los años. Salvajismo. E l orgullo era la cualidad distintiva de los generales franceses, pero muy especialmente de Dupont, Siguiendo las órdenes recibidas del lugarteniente ¡Murat, partió el 24 de mayo de Toledo para A n dalucía, con 6.500 infantes, 3.000 caballos, dos regimientos de Suizos al servicio de España y 24 piezas de artillería, ofreciendo al gran duque de ¡Berg que entraría en Cádiz el 21 de junio. Risum teneatis! Atravesó la Mancha, que halló tranquila, al parecer, sin comprender toda la gravedad de aquella aparente calma; el 2 de junio penetró por las estrechuras de Sierra Morena, llegando sin tropiezo hasta la Carolina, población que encontró desierta, porque todos sus hijos se hallaban en el monte, resueltos a pelear por la independencia. Empezó a inquietar a Dupont la soledad en que hallaba los pueblos, que más parecían cementerios de muertos que albergues de vivos. Prosiguió su marcha, y la columna comenzó a tecibir certeros tiros, que salían de entre los árboles, de los picos de las rocas, de las encrucijadas de los caminos, disparados por seres invisibles... Sólo se escuchaba el disparo, seguido del ¡áy! del herido, y la caída de uno o varios cuerpos a tierra... E n vano Dupont redoblaba la vigilancia y amenazaba con severos castigos a los exploradores: los tiros proseguían; nuevos soldados caían heridos o mrsertos, y ¡desgraciado del francés que se quedaba rezagado I De dónde partían aquellos disparos? Eran los 1) Doctor Mbntaner. guerrilleros del valeroso presbítero don Ramón de A r g o t e eran sus 300 escopeteros, que habían salido al campo resueltos a. diezmar a los imperiales, y que cumplían a maravilla su patriótico ofrecimiento. A l amanecer del 7 de junio llegó Dupont delante del magnífico puente de mármol negro, de más de 200 toesas de largo, llamado el Puente de Alcolea, sobre el Guadalquivir, a dos leguas de Córdoba. Esta ciudad había formado un Cuerpo de ejército, llamado Vanguardia de Andalucía, a las órdenes del coronel don Pedro Agustín Echeverri, a quien había nombrado general, con la aprobación de la Junta S u prema de Sevilla. E r a hombre el señor Echeverri de valor y arroje; pero como la inmensa mayoría de nuestros militares ignoraba la nueva táctica de la guerra y los progresos últimamente realizados en el arte militar, Tenía a, sus órdenes 3.000 hombres de tropa de línea (parte de un batallón de Campo Mayor, soldados de varios regimientos de Provinciales y Suizos) alguna caballería, varios cañones recibidos de Sevilla, y cuatro o cinco m i l paisanos. Colocó la mayoría de los patriotas en la orilla derecha del río, apoyando una fortificación que precipitadamente había levantado en una de las cabezas del puente, defendida por la artillería, y situó la caballería en la izquierda, con orden de atacar en cuanto se presentara una ocasión oportuna. Dupont envió contra la caballería española al general Fressia, pero nuestros jinetes se mantuvieron firmes. Ordenó luego atacar la cabeza del puente y Sa fortificación allí levantada, y el oficial español señor Lasala rechazó brillantemente el ataque. Comprendiendo Dupont que este era el punto vulnerable, dispuso un nuevo ataque con mayores fuerzas; nuestros paisanos, que era la vez primera que entraban en fuego, comenzaron a desbandarse; y como la fortificación ni era perfecta ni siquiera estaba concluida, íué tomada por los imperiales. Quiso Dupont coronar la victoria enviando contra los paisanos, que retrocedían, a una de sus brigadas: pero nuestra caballería salió a su encuentro y corto sus bríos, verificándose la retirada en buen orden, s A