Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 8 DE JULIO DE 1930. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 39. INFORMACIONES Y NOTICIAS DEPORTIVAS Fútboi. E l partido homenaje a A v i l e s L o s equipos de vicetiples de Romea y el M e t r o p o l i t a n o empataron a cero tantos. O t r o s partidos. Carreras de caballos y galgos. FÚTBOL E l p a r t i d o homenaje a A v i l e s Eduardo Aviles, el guardameta que defendiendo los colores de diversos clubs sevillanos, llegara un día a adquirir fama imponderable, se despidió del público el pasado domingo, en partido homenaje, que se jugó en el campo del Sevilla. Por última vez calzó Aviles los toscos y pesados zapatos; por última vez enfundó su torso flexible en una camiseta descolorida, símbolo de lo que pasó. N o es caso, de reseñar en detalle un partido, entre amigos de verdad el domingo, entre rivales encarnizados ayer y mañana, que supieron deponer sus enconos en homenaje al compañero, figura indiscutible, en un pretérito espléndido. Lección saludable para los que hoy b r i llan o creen brillar. E n l a lucha, realmente amistosa, tuvieron intervenciones felices cuantos jugadores tomaron parte, pero sobre todos destacó Aranda, el hético, que dio lecciones de excelente fútbol a los maestros. Los equipos que se formaron para el encuentro fueron: el del Sevilla, con sus elementos más destacados, y una selección de veteranos de los clubs sevillanos. E l resultado fué el que se podía apetecer: empate a dos tantos: n i vencedores, n i vencidos. Que no. se llevase el amargo Recuerdo. de una última derrota, el que cosechó tantas victorias con su destacada actuación deportiva. Todos cuantos intervinieron en el encuentro merecen plácemes por la nobleza del propósito. Y de Aviles, habremos de decir que tuvo intervenciones felicísimas, fulgores de aquellos tiempos en que fuera as entre los guardametas españoles. L a historia deportiva del homenajeado es la siguiente: Figuró en las filas del Español, donde comenzó rápidamente a adquirir nombradía. Momentáneamente, se cortó su carrera triunfal en un partido contra el B a lompié, en que, a causa de un encontronazo con Cabezas, se fracturó una pierna. Curado de la lesión, volvió a las lides futbolísticas, ingresando en el Nacional, de donde pasó al Real Betis Balompié, y más tarde, al Sevilla. Reingresó en el Betis, donde estuvo un año, y luego volvió al Cevilla, para defender su puerta. durante muchos, terminando en el club, campeón su carrera. E l excelente deportista se ha despedido del público con pena. De lenitivo han de servirle los aplausos que el domingo le tributaron héticos y sevillistas, sin distinción. H o y añadimos el nuestro, fervoroso. H a s de saber, Aviles amigo, que el mejor consuelo está en la virtud de la resignación y en el don de la amistad. L a expresión de ésta no te la regateó el domingo l públie co sevillano, ese público al que hiciste v i brar de entusiasmo en tus tardes de triunfo. -Antonio Olmedo. P a r t i d o s de promoción to el campo como sus alrededores, totalmente vigilados por fuerzas de la Guardia civil y de la Seguridad. Afortunadamente las precauciones fueron innecesarias, pues la actitud de la afición onubense fué correcta. E l público solamente exteriorizó su protesta por lo que se decía ocurrido en Córdoba, obsequiando con una formidable pita a los cordobeses cuando se presentaron en el campo. L a alineación de los equipos fué la siguiente Racing Club, de Córdoba: Torres; Soler, Rodríguez; Pepillo, Chiquilín, Tasana; Herminio, Brand, Ocaña, Morenito y Martínez. Real Club Recreativo de H u e l v a Quilón; Vallejo, Muñoz; Zubiaga, Orea, Santos; Fernando, Morita, Morand, Corsi y Resti. E n el primer tiempo los cordobeses dominaron a los onubenses, que se mostraron apáticos y desconcertados, cuando Ocaña marcó el primer goal a favor del Córdoba. Este se apuntó a poco un nuevo tanto, que hizo Herminio. E l Racing fué castigado con un penalty, que tiró Morand fuera. Nuevamente incurrieron los cordobeses en penalty, disparando el esférico Muñoz, que consiguió el primer goal recreativista. E n el segundo tiempo los onubenses reaccionaron poniendo en continuos apuros la puerta contraria. Corsi señaló el primer tanto de este tiempo a favor del Recreativo, y Resti, en bonitas jugadas, y tras preciosas combinaciones, marcó hasta tres nuevos goals. E l partido terminó con la victoria recreativista, por cinco tantos a dos. Arbitó el señor Hernand, de la Federación del Centro. L a Línea 7, E n partido de campeonato de promoción, la Balompédica venció al Málaga, por dos tantos a cero. Arbitró Medina, imparcialmente. nos de los equipos enemigos: la forma de las de Romea es superior a las del Metropolitano, que superan a las rivales en peso. O t r a las líneas del equipo color de rosa (Metro) actúan muy bien acopladas, pero el grupo verde (Romea) está mucho mejor de conjunto. U n a más: cuando un once femenino tiene un elemento de la clase de miss Dolly, el contrario está perdido con todo el equipo, así logre alinear a un futbolwoman como R o sita Ortega, que dio su sangre en defensa de ía meta. Pero... no divaguemos. Impresión muy impresionada. -Los armónicos conjuntos fueron calurosamente recibidos. Algunos siseos para el arbitro, Sr. B a laguer, por temerse de él condescendencias inadmisibles. Lucha terrible, porfiada, heroica, pródiga en sucedidos tumultuosos y en fallos abraeadabrantes; fórmula futbolística muy original, un poco abigarrada; matizada de procedimientos nuevos, pero muy prácticos; resbalamientos frecuentes que por el parecido con los temas aéreos, nosotros les llamaríamos de ala, pero no nos atrevemos; escapadas, filigranas de dominio personalísimo, que al contrario de lo que sucede en el fútbol de veras, aquí nunca ponen en peligro la meta, de suerte que pueden seguirse sin alarma... Los dos tiempos necesitarían de una descripción detalladísima para la que no tenemos espacio. Puntualicemos que fué tal el ahinco, tan extraordinarios los ímpetus, que concluyó casi el partido sin que las porterías fuesen traspasadas. Pero cuando faltaban dos minutos... El momento adminante. -Fué como una alucinación. Las señoritas del Metropolitano dominaban. Algún admirador de las de Romea, las advirtió que el tiempo iba a concluir. Se sacudieron todas las melenas respectivas se inyectaron una esencia de fluido de furias españolas femeninas y... avanzaron como si fueran a avasallarlo todo. N o consiguió la decidida mis Dolly evitarlo; ni l a astuta Margarita Carvajal. Rompieron las dfensas, quebraron las líneas, demolieron el conjunto y Pilar Conde marcó un tanto que fué recibido con inmenso júbilo. Hubo besos y abrazos, mientras en el campo metropolitano se coaccionaba al arbitro, y este hombre, débil al fin, -anuló el goal del triunfo, con la misma facilidad con que se anula uno de campeonato. Huelva 7, 4 tarde. E l pasado domingo, y en el campo del Velódromo, se celebró el anunciado encuentro entre los equipos R a cing Club, de Córdoba, y Real Club Recreativo, de Huelva, en partido de promoción. Para este partido las autoridades habían tomado grandes precauciones, viéndose, tan- No es posible transcribir la indignación que corrió por las filas de Romea, a tono con las vehementes protestas del público. Continuó al cabo el match, pero ya las del Metro formaron una sólida barrera ante su marco y el emocionante partido concluyó L o s equipos de vicetiples de R o m e a y oficialmente con empate a cero. A l silbar el el M e t r o p o l i t a n o empataron a cero t a n término de la polémica, espectadores entutos. U n p a r t i d o sensacional. L a t e r r i b l e siastas mucho más que de costumbre, paseaequivocación del arbitro. L a protesta ron en hombros a las más destacadas figudel público. T r a s c e n d e n c i a del match ras de este lance memorable. Interviús indispensables en un encuentro Aspectos importantísimos. E s imposible de categoría. Madrid 7, 4 tarde. Formas y líneas. N a- señalar méritos individuales. Son equipos de verdadera selección, tanto que un direcdie, Juego de presenciado el emocionante estivo del Comité Nacional nos dijo: C o n pectáculo del domingo en Chamartín, dudacualquiera de ellos habríamos ganado a los rá de la serenidad de las líneas, de la eficachecos. cia de las formas, de las admirables futboTerminado el encuentro, entramos- -un listas de Romea y el Metropolitano. Habrá instante- -en los vestuarios. Las del Metro supuesto el lector- -y supone bien- -que haasediaban al arbitro, obligándole a rectifiblamos en lenguaje deportivo. Tratárase de carse en la anulación del tanto, y el griterío los movimientos de estos mismos conjuntos era un jazz- band digno de cualquier revisen los respectivos tablados, y los queridos ta futurista. Enfrente, las chicas de Romea compañeros Floridor o Calvo os informase lamentaban de la debilidad del juez, i n rían cumplidamente de los éxitos de sus panfluido- -decían- -por miss Dolly durante totomimas: Pero han querido debutar en la do el encuentro. L a autora del goal y la preverde pradera del fútbol y el estreno me coparadora, señoritas Pilar Conde e Isabel rresponde. Hernández, nos explicaron así la jugada: Y o corrí todo lo que pude, di una patada Juzgo, pues, en crítico muy pagado de su muy fuerte y a poco si me caigo. Como no papel, serio y cegijunto. H e de formular conme caí, seguí corriendo y di otra patada, clusiones definitivas porque así me lo exige porque Dolly se asustó. Luego me paré, y se pararon Jas demás, porque el arbitro se el deber, y no pienso evadirme del camino paró también. E l buen hombre puso la peque me impone la terrible ocasión. Véase, lota donde quiso, silbó y yo di otra patada por ejemplo, una afirmación anticipada, que terrible. Cogió Pilar Conde el balón, porque debo hacer con tremendo dolor porque tal yo ía grité ¡ahí va! ¡ahí v a! y con mucha vez con ella lleve la desesperación a. algu-
 // Cambio Nodo4-Sevilla