Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NO DEJE USTED D E LEER TODOS LOS DOMINGOS Q U E ES U N P O R T F O L I O por la diversidad de sus fotografías. U N L I B R O por Ja abundancia de su texto. U N M U S E O por la belleza de sus planas artísticas; y U N R E G A L O por la baratura de su precio. UNA PESETA E L EJEMPLAR EN- TODA ESPAÑA 222 E. RODRIGUEZ- SOLIS LOS GUERRILLEROS D E 1 S 08 23 P o c o s días después se apoderó d o n J u a n de l a ¡T o r r e de dos c a r r o s cargados de provisiones p a r a ¡Jos franceses, matando a los siete soldados que los ¡acompañaban; y sorprendió u n g r a n convoy, r e u n i d o jen A l d e a del R i o atacando a los 50 hombres que l o ¡custodiaban, de los que sólo cinco pudieron escapar, llevando a D u p o n t a Córdoba, las noticias de tantos i desastres. D u p o n t mandó u n a fuerte columna a M o n t o r o p a r a hacer u n ejemplar castigo y apoderarse del valeroso ¡alcalde, q u i e n sin l a intercesión de su huésped de hacía pocos días, el general F r e s s i a habría pagado c o n l a v i d a sus h a z a ñ a s pues lejos de fugarse de 1 a. población se m a n t u v o en ella, negándose a h u i r y a d e j a r abandonados a sus amigos y administrados, a los que había comprometido en sus patrióticas e m presas. E n A n d ú j a r l a C a r o l i n a S a n t a C r u z de Múdela, M a n z a n a r e s e n todas partes, en fin, e l pueblo tomó sangrientas represalias de lo o c u r r i d o en Córdoba. L o s paisanos, cegados por l a i r a y ansiosos de v e n g a r l a a f r e n t a asaltaron l o s hospitales de los f r a n ceses y m a t a r o n a los e n f e r m o s sumergieron en u n a c a l d e r a de a g u a h i r v i e n d o a l general Rene, a s e r r a r o n e l cuerpo y l l e g a r o n a quemar v i v o s a algunos oficial e s ¡A h n o se insulta impunemente a u n a nación como España! D o n P e d r o de V a l d e c a ñ a s con su p a r t i d a se lanzó a los campos y acometió y destrozó a los destacamentos franceses. E l presbítero d o n R a m ó n A r g o t e c o n sus trescientos escopeteros, n o dejó senda n i c a m i n o que n o ¡sembrase de cadáveres. D o n José C r u z con sus g u e r r i l l e r o s se puso en a r m a s y se apoderó. de los convoyes, y dio muerte a cuantos los custodiaban, s i n r e p a r a r en los p e l i g r o s siempre pronto a m o r i r por l a P a t r i a biles tiradores manchegos le o b l i g a r o n a retroceder y a u n i r s e con el general L i g e r- B e l a i r que v e n í a de M a d r i d c o n 500 caballos, atacando unidos a V a l d e peñas, donde los patriotas h i c i e r o n t a n h e r o i c a defensa, que terminó contramarchando l o s dos generales a M a d r i d e j o s no atreviéndose a proseguir s u c a m i n o P o r su parte, la c i u d a d de Jaén mató a l comandante francés enviado por D u p o n t pidiendo r a c i o n e s y este general, a quien el cielo había determinado ceg a r p a r a m e j o r perderlo, l a h i z o entrar a saco el día 20, l o g r a n d o que todos sus h i j o s se echaran al campo a f o r m a r nuevas g u e r r i l l a s los unos, y a eng r o s a r otros las y a existentes. D u p o n t comenzó p o r l a b a r b a r i e en Córdoba, y siguió en Jaén p o r l a i n f a m i a p a r a t e r m i n a r en B a i l e n p o r l a deshonra. A p e n a s supo l a rendición de l a escuadra francesa en C á d i z los grandes armamentos decretados p o r la J u n t a de S e v i l l a l a actitud del país, todo en a r m a s y el retardo de los refuerzos que c o n t a n t a insistencia había pedido a M u r a t retrocedió y se encerró en A n d ú j a r convencido, s i n duda, que n i el 21 de j u n i o de aquel año, n i de otro a l g u n o pisaría él las calle de l a i n v i c t a Cádiz, Entusiasmo, A l r e c i b i r los soldados españoles que se h a l l a b a n e n O p o r t o l a orden de l a J u n t a de G a l i c i a de regresar a defender su P a t r i a c o n cuantos franceses p u d i e r a n emprendieron e l 6 de j u n i o l a v u e l t a a España, apoderándose del general Q u e s n e l y otros oficiales. Sabedor de ello J u n o t y de que el regimiento de D r a g o n e s de l a R e i n a había salido de M a f r a así c o m o otro destacamento de 1.200 hombres que estaba e n O u r i q u e c o n dirección a E s p a ñ a a fin de e v i t a r que s i g u i e r a n su ejemplo las tropas nuestras que tenía en L i s b o a las c i t a al puerto d i c i e n d o es c o n objeto de embarcarlas p a r a E s p a ñ a y u n a vez r e u n i d a s las rodea de m i l e s de soldados y de cañones desarma a los soldados y. los e n c i e r r a en lo pou E l general R o i z e que con 400 convalecientes del hospital de T o l e d o quiso unirse a D u p o n t fué a s a l ado e n las llanuras de l a M a n c h a E n ellas, los h á-