Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 9 D E 1 UL 1 O D E 1 9 30. NUMERO 10 CTS. CERCANA A TETUAN, SEVILLA DIARIO ILUSTRADO. A Ñ OV 1 GESIMOSEXTO N. 8.591 MUÑOZ SUELTO REDACCIÓN: PRADO D E SAN SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES Y ANUNCIOS: OLIVE, quista a los hijos de las comarcas ilerden- beneficio de una plutocracia industrial abroses, y tantos otros imposibles de reseñar en quelada en Barcelona tras arancelarios p r i un escrito que, por ser destinado a la Pren- vilegios y que mueve con bramante invisible sa diaria, requiere ante todo concisión. a una intelectualidad desorientada y con bien S i nos referimos al problema tal como se visibles hilos a unos partidos políticos, leaE s inexplicable que un pueblo cuyos homplantea actualmente, la duda es a ú n mayor. les servidores de sus intereses. feres representativos señalan entre sus caracL a personalidad de Cataluña no puede tener terísticas diferenciales la posesión de un contenido eficiente, pese al esfuerzo de una EDUARDO A U N O S gran sentido práctico, se deje empujar ha- pléyade de intelectuales y pese a la voluncia la creación de un problema ajeno y tad unánime de suspropugnadores, si no se aun opuesto a su v i v i r real. Barcelona y traduce en unidad geográfica, económica y las comarcas industriales que la circundan, social. Desde este punto de vista ni el argucuyas más graves preocupaciones son de mento histórico, de existir, tendría valor. orden social y económico, parece absorbi- Tuvieron independencia Toscana y Yeneda por l a solución de un conflicto racial, d a hoy nos reiríamos de quien pretendiese que más bien h a b r í a de empeorar sus cues- hacerlas revivir con personalidad propia. tiones vitales que proporcionarles el más E l l o demuestra qué el hecho histórico caremínimo alivio. Primer anhelo de todo pue- ce de- eficacia cuando no halla apoyo en la La Revista de Occidente, que tiene bien blo productor es poseer una vasta zona de realidad actual, y esta es inexorable para acreditado su fino sentido de selección en ei consumo, a. ser posible dentro de su mismo Cataluña, donde por lo menos se adivinan e n m a r a ñ a d o acervo de iniciativas ideológipaís, y con asombro vemos cómo los teo- dos regiones económicas bien acusadas, que cas, que pugnan por abrirse paso ante la i n rizantes de la nacionalidad catalana quítan- delimitan de N a S. el Cadi y k i S e g a r r a quietud cultural del momento presente, ha le a Barcelona todas las tierras que se ex- alta, tras los cuales surgen los llanos de dado repientemente honorífico albergue en tienden m á s allá del Ebro y el Ribagor- Urgel, que, continúan en sucesión casi inin- su Biblioteca a una obra fundamental para zana, vastos mercados para sus productos, terrumpida hasta los Monegros y las cuen- cuantos estiman que, por fascinador que sea renunciando al designio de- seguir los des- cas del Segre, de los Nogueras, del Cinca el prestigio de ciertos dioses a que a ú n tinos de una. patria grande para encerrarse hasta llegar al curso inferior del Ebro, com- rinde culto la generación actual, se va i m en el estrecho marco de un presunto E s- plementado por, la costa que v a del delta poniendo cada día m á s el retorno a los funtado similar a los balcánicos o a los sur- del Ebro a cabo de Gros. A un lado de esta damentos, del vivir humano, que, en el orgidos en l a ribera oriental del Báltico, divisoria hallamos una Cataluña donde pre- den natural y racional, sólo puede ofrecerdespués de la gran guerra, cuya existencia domina la industria sobre la agricultura, nos la Filosofía. Las Investigaciones lógicas, sería imposible, por carecer de medios rea- con un centro de atracción, Barcelona; del de Edmundo Husserl, el célebre profesor de otro lado varias comarcas naturales, en que ¡a Universidad de Friburgo, son la obra a les de desarrollo en el interior y tener que luchar en sü comercio exterior con países prevalece la agricultura, con tres centros que me refiero, pulcramente traducidas y editan bien utillados como Francia, Inglaterra de a t r a c c i ó n Lérida, cuya vida económica tadas en cuatro volúmenes comprensivos de influencia buena parte de la provincia de la totalidad de la edición original alemana. e Italia. Huesca, Tarragona y Tortosa. Esta diviLos algo iniciados en este linaje de e stuBien sabe todo catalán inteligente que soria imprime carácter en la vida social sólo un loco o un estulto pueden concebir- -trabajo agrícola, salarios medios inferio- dios saben ya que Husserl es el creador de una nacionalidad catalana independiente ni res, baja densidad de población en la zona ese nuevo modo de filosofar llamado fenoaun autónoma, sin contar con la benevo- oriental, contra trabajo industrial, salarios menología; pero no todos se hacen bien cargo de la revolución que este nuevo método lencia del resto de España, y por eso úni- medios elevados, población densa en la oc- cidental- en la económica y aun en la i n- -que, en el fondo, no es otra cosa- -implica camente algunos intelectuales de esta y la en el ambiente intelectual contemporáneo. anterior generación, cuya misión parece con- telectual. Este ambiente se hallaba ya excesivamencentrarse en el deseo de sembrar tempesPor todo ello, ante el proyecto del nuevo te recargado de positivismo y psicologismo tades retóricas, a veces más dañinas que constructor de la presunta región catalana, -dos facetas de un mismo morbo que tenía las reales, piensan en esa utopía. Los demás, Sr. Maluquer, que ha buscado, como sus deformada a la intelectualidad moderna, apegados a los intereses de que viven, planpredecesores, el fácil camino de aprovechar- pese a sus innegables grandezas- -y se iba tean el problema desdé el punto de vista se de la vía legal para abrir brecha a la imponiendo una reacción. A l declarar i n regional, aun cuando a veces en anfibologías legal existencia de una E s p a ñ a articulada, accesibles al hombre las realidades trascenmás o menos vagas amagan la cuestión mi opinión es que los partidos deben acudir dentes, el positivismo lo había confinado nacionalista. Bien harían estos últimos, en a su requerimiento de redactar ese Estatu- al mundo de los puros hechos, de los f e n ó lugar de plantear el problema hacia Espato, pero no el de Cataluña, sino el de las menos en cuya ordenación y manejo c i ña, plantearlo de Cataluña adentro, pregunCataluñas que ¡os geógrafos, los historia- fraban su más alto ideal la ciencia y la t é c tándose severamente: ¿E x i s t e esa unidad dores y economistas previamente determi- nica industrial. E l psicologismo por su catalana que fué constante preocupación de nen con base de realidad objetiva, y si la lado, había aplicado igual criterio al mundo Prat de la Riba? L o que denominamos Cafuerza del voto amañado consagra una uni- de la conciencia, y ello no sin cierta ingetaluña, ¿e s algo más en sí mismo que una dad contra la realidad, esperemos la sabia nua mixtificación. división administrativa, forjada precisamenLos psicólogos psicologistas en efecto, lección de los hechos, que h a b r á n de hundir te al desvanecerse del todo su discutida el navio construido a fuerza de voluntades, quizá por una especie de hábito profesional personalidad política? captadas por el espejismo de un ideal per- bien excusable, tienden a darnos de la conEstos interrogantes es de necesidad te- turbador, como ocurrió con la Mancomuni- ciencia humana una teoría obstinadamente nerlos en cuenta al proyectarse en la H i s- dad. E s a unidad, impuesta por el juego de polarizada hacia la vertiente subjetiva de la toria la cuestión de. la personalidad de C a- unos hombres que aprovechan la ignorancia vida mental. E l hombre, cada uno de nostaluña y al meditar sobre ella tal como y la miseria de miles de ciudadanos, a quie- otros, es un espectador vinculado, mientras quieren presentarla en la actualidad sus ada- nes se otorga independencia política, para dure su vida- -en eso consiste precisamente lides y promotores. S i del problema históri- decidir de los intereses colectivos, sin pre- su vida- -a contemplar la exuberante floraco de Cataluña se trata, apoya nuestros in- ocuparse de dotarles a su vez de indepen- ción de sus sensaciones y de sus imágenes, terrogantes el hecho de encontrarnos ya a la dencia mora! y económica, no será acepta- a gozar o a sufrir con las emociones que en caída de Roma con una Cataluña goda- -casi da nunca por muchos catalanes amantes de él despierten. Estas sensaciones e imágenes, las actuales provincias de Barcelona y Ge- España y de la vida regional, pero de su meros estados o contenidos de concienrona- -y una Cataluña romana- -Lérida y región verdadera, que es la que pretende re- cia, se van enlazando entre sí- -asociándose, Tarragona- el no menos elocuente de la sucitar el Estatuto provincial con su litera- dicen, ellos- -y tejiendo de esa manera la urdimbre luminosa de nuestra existencia, hasexistencia de los condados de Pallars- y tura, su idioma, sus leyes, usos y costum- ta el día fatal en que se desvanezca en la U r g e l casi independientes; el desenvolvibres, no la región política, falsa, nociva y sima tenebrosa de la nada. Entre tanto, vive miento de una forma dialectal leridana que supervive en Valencia por deberse su con- centralista, creada para mayor provecho y el hombre su vida mental lleno de ilusiones, E L E S T A T U T O REGIONAL D E CATALUÑA ORIENTACIONES LOSOF 1 CAS FI- La fenomenología
 // Cambio Nodo4-Sevilla