Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
H U E L V A OBRAS E E L PUERTO T I, MOMENTO D E SUMERGIRSE E L DIQUE F L O T W T E Y SALIR A LA SUPERFICIE EL ULTIMO CAJÓN DE LOS QUE COMPONEN LOS MUEtt. ES DEFINSTIVOS. 2. CONCURRENTES A LA FIESTA DADA KN EL DIQUE FLOTANTE CON MOTIVO DE LA TERMINACIÓN DE LOS BtOQUES. (FOTOS CALI. confiado en realidades externas, forjándose ideales trascendentes, que sólo tienen ser en su acalorada fantasía. Singular condición la de esta mecánica espiritual, condenada irremediablemente a crear un mundo fantástico de productos que, pese a su inane contenido, constituyen el único alimento de su hogar, el único motor de su incesante dinamismo. Lo más curioso es que el psicologista -quién sabe si obedeciendo él también a ocultos imperativos de su subjetividad, atemperada a la ley del mínimo su esfuerzo- llega a simplificar la fisonomía de nuestra vida interior, para acoplarla a las exigencias de su teoría, en tal forma que apenas la reconociera el hombre de la calle que por ventura se viera interpelado sobre su exactitud. ¡Es cosa de ver el asombro que revela el hombre del vulgo cuando por primera vez se asoma a la interpretación que de su fuero interior pretendiera darle algún filósofo encontradizo! A l poner éste en tela de juicio, y aun negar de plano la realidad del mundo exterior, la universalidad de nuestros juicios intelectuales, el valor absoluto de las normas ideales de nuestra conducta, ¿no da la impresión, ante la nativa candidez- del que vive plenamente su vida, de un sujeto candidato al manicomio, cuando no escapado de él? No es todo moneda de buena ley, seguramente, en esta protesta instintiva del sentido común ante el furor iconoclasta de ciertas filosofías al uso. No es posible negar al pensar filosófico el derecho de contrastar- -y, por ventura, de desautorizar- -las ingenuas convicciones con que el pensar espontáneo va manteniendo en alta tensión el ritmo de
 // Cambio Nodo4-Sevilla