Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E l 66 por 100 de los Ingresados por el nuevo plan en junio han sido preparados en esta Academia. Pidan reglamentos a P 1 AM O N T E 12, Madrid. H a y internado. ACADEMIA Gaspar VeSázquez INGENIEROS D E MONTES Academia Jotre. Apodaca, 11. Madrid. Preparación exclusiva. Director: Aurelio P. Jofre, ingeniero del Cuerpo. Soliciten detalles. OPOSICIONES A HACIENDA Y POLICÍA 300 plazas para Policía; exámenes en octubre. En enero de 1931, Auxiliares de Contabilidad de Hacienda. E n Hacienda so admiten señoritas. Programa oficial, nuevas contestaciones y reparación en el antiguo y acreditado INSTITUTO REÜS E n Policía obtuvimos 143 plazas, entre ellas los números 1, 2, 3, etc. y en Hacienda, seis veces el número 1, dos veces el número 2 y 326 plazas. Los retratos y nombres de estos éxitos definitivos se publican en el prospecto que regalamos. Solicite programas gratuitos al antiguo y acreditado INSTITUTO K 3 SÜS PRECIADOS, 23; PUERTA D E L SOL, 13, y MAYOR, 1, MADRID. Tenemos internado. CERCEDILLA (MADRID) LA FUEHFRIA ¡NO SUFRIR! CEREBRINO MANDRI CONTRA EL DOLOR rdimULA SENCILLA O P V E K P R O D U C I R ni Y NO T U N E ACCIÓN TÓXICA N I N G U N A Médico director: A de Larrinaga. ¡Pensión completa, incluida asistencia médica, de 30 a fio pesetas. Oficinas en M a d r i d Alfonso X I I 44. Teléfono 16704. espléndidos solares en el Ensanche de Churriana (Málaga) rodeados de hermosas edificaciones, grandes jardines y bosques de pinos, terrenos llanos propios para construir sanatorios y hoteles para invernantes, magníficas vistas, sitio muy sano, próximo al campo de golf agua abundantísima, luz, teléfono, carretera firme especial. Se invita a visitar estos terrenos, a diez minutos de Málaga en auto y vellos planos de distribución de los mismos en grandes avenidas y parcelas para edificación. Información: Sr. Ruiz Aguilar, hacienda de San Javier, Churriana (Málaga) SE VENDEN MAQUINARIA R 4 PA TÍ yBÁJA ¡hA M A D E R A G R A M P E S EXISTENCIAS I SPECIALtfiAD NACIONJl Gestor Jeute MADRID- SAH OPROPIO. 14 para productos químicos en chapa de hierro, emplomada, galvanizada y estañada. Eusebio Martí, Igualdad, 51, BARCELONA. BIDONES Lyon Más baratos que los eléctricos. Las mayores existencias de España. Condiciones a revendedores. Facilidades. O. H E R R E R A BARQUILLO, 18, MADRID MOTORES A GASOLINA Lea usted Blanco y Negro 228 E. R O D R I G U E Z- S O L I S L O S G U E R R I L L E R O S D E 1808 1 22 t en honra de ésta Patria querida, siempre las armas, aun apelando a los instrumentos de trabajo, como el pico, el azadón y la esteva, resultaban pocas con relación a los hombres que ansiaban empuñarlas. A Zaragoza envió Aragón sus mejores hijos, y luego la cercó, en cuanto pudó, de guerrillas, que continuamente atacaban a los franceses, convirtiendo de este modo la capital en una ciudad sagrada. De muchos de los valientes que acabamos de citar, hemos de hablar luego con gran detenimiento, porque en su mayoría fueron jefes de guerrillas que pelearon con entusiasmo indescriptible por la independencia patria, cuyos nombres pueden ser citados como modelos de ciudadanos y como espejo de homtres libres. E l primer sitio dé Zaragoza, Todas las defensas de Zaragoza consistieron, d u rante el primer sitio, en una débil muralla de tres pies de espesor y diez de altura; de la Áljafería, antiguo palacio de los Reyes moros, convertido en ¡fortaleza por Felipe V y de las ocho puertas que la daban entrada. E n los primeros días del mes de jumo partió de Pamplona el general Lefevre con orden de tomar a! Zara. goza. Pa aíox, que había dejado la ciudad, saliendo en busca de nuevos recursos para su defensa, se reunió el día 15 en Beliche con su hermano mayor, el marqués de Lazan. Las para nosotros desgraciadas acciones de T u dela, Tarazona, Mallén y Alagón, no intimidaron a los zaragozanos, que se apresuraron a artillar todas las avenidas de la ciudad, disponiéndose a una enérgica defensa. Las avanzadas de Lefeyre se presentaron bien pronto a la vista de Zaragoza; pero los paisano: sin fiarse en que carecían a e jefes, de oficiales de artillería y de soldados, pues los que habían quedado en la ciudad no pasaban de 300, salieron contra los ¡franceses z Z TM r Pálafox había procurado substituir la debilidad de las murallas de Zaragoza levantando en el interior de la ciudad compañías de escopeteros, formadas por, labradores de las parroquias de San Pablo, ¿an Miguel y la Magdalena; creando fábricas de cartuchos y de cananas; excitando el ánimo de los z a ragozanos con entusiastas proclamas, que redactaba su antiguo maestro el padre Bogiero, de las Escuelas P í a s enviando a Mallorca al regidor don Valentín Solanot, a solicitar recursos de las Islas Baleares y de la escuadra inglesa del Mediterráneo, y lanzando comisionados por todo Aragón a propagar el levantamiento y conquistar todo género de auxilios. N o se equivocó Palafox, y a su entusiasmo por l a causa nacional, respondió el entusiasmo de los mil pueblos con que cuenta Aragón. E l comandante de armas de la ciudad de Jaca, don Vicente Martínez, y su teniente, don Antonio Andrés, se encargaron de instruir en el manejo de las armas a los miles de paisanos que deseaban empuñarlas. D o n Jerónimo Rocatallada alistó una brillante j u ventud, para defender el valle de Ansó y ía villa de Hecho. E l escribano don Fernando Marín, con una compañía de paisanos, se encargó de la custodia de Canfranc, que era un punto importantísimo. Don Felipe Perena organizaba rápidamente los célebres tercios de la ciudad de Huesca. E l marqués de Villora, gobernador del castillo de ¡Benasque, en unión de los señores don José Ferraz y don M a r c i a l Doz, lograban montar algunos viejos cañones en la fortaleza, y armaron 150 vecinos. D o n Juan Pedrosa. reunió una compañía de cien hombres, que se hizo célebre con el nombre de los Pardos d Aragón. E l barón de Versage levantaba la ciudad de C a latayud. y formaba sus famosos tercios. E l comandante don Jerónimo Torres y el teniente don Antonio Madera, encargados de recorrer los pueblos de la tierra baja, reunían en pocos días 9.000 hombres, entre casados y solteros, y se presentaban en Zaragoza con una gran parte de ellos. Paroca negaba a los franceses, la pólvora de la