Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
P A M P L O N A L A S F I E S T A S D E S A N FERMÍN E L DIESTRO SATURIO TQRON PASANDO D E MULETA A L TORO D E SU ALTERNATIVA. (FOTO ROLDAN) TOSSA D E L M A R (BARCELONA) LAS COLONIAS EL A TENIENTE ALCALDE D E L AYUNTAMIENTO LOS NIÑOS A L I N A U G U R A N SE LAB C O L O N I A S E S C O L A R E S ESCOLARES SALUDANDO (FOTO BRANGULl) BARCELONÉS SR. M A S S O T gesto sonriente al viajero amigo algún paraje pintoresco, alguna ciudad histórica, que muestra sus torres inclinadas por la perspectiva alguna montaña ingente, cuyas c i mas agudas quedan- -aunque cercanas- -desvanecidas entre la niebla. Luego, al llegar al aeródromo, imprimen al aparato un movimiento helicoidal, por cuya virtud sentimos un momento nuestro cuerpo paralelo, y no perpendicular, al plano terrestre. Yj cuando nuestro pavor instintivo acaso comienza a despertarse, nos hallamos- -al término de la curva perfecta, como de rubrica trazada en el aire- -otra vez rodando suavemente sobre la tierra. ¿Cuántos años tiene usted, Gayoso? -pregunto a uno de los pilotos. -Veinticinco. ¿Vuela usted todos los días? r Casi todos. ¿Cuántas horas efectivas lo ha hecho este mes? -U n a s ciento ochenta. ¿Y de dónde viene esta tarde? -S a l í esta mañana, a las ocho, de Barce- lona. A las doce estaba en Madrid, donde almorcé, y de donde, seguidamente, partí para Sevilla, en cuyo aeródromo aterricé a las cinco. Llego a Larache, como ve, a las siete. Contando el invertido en cargar gasolina, no he perdido mucho tiempo. Soriano, otro de los pilotos, es un mozo de aspecto deportivo, silencioso a menudo. E n ese silencio parece oír, con fina sensibilidad, como un médico atento al corazón de un enfermo, la respiración de los motores. A veces esa respiración no le satisface. E l avión describe entonces un gran círculo, desciende, se posa en la, tierra propicia. Y toda
 // Cambio Nodo4-Sevilla