Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
REPUJADO E N CUERO. POR CRUELLES MUÑOZ dad; pero no sólo los consagrados deben a este centro gran parte de sus triunfos; también modestos obreros, a quienes la fortuna no abrió las puertas de oro de la fama, consiguieron elevarse sobre el nivel de la rutina y del empirismo, logrando éxitos profesionales y económicos, a los cuales no hubiesen podido aspirar nunca sin una preparación técnica, penosa y difícil, pero remuneradora. MANUEL P R A D O S Y L Ó P E Z MUEBLES D E ESTILO MALAGUEÑO MODERNO, POR MARÍN ZARAGOZA L A L I T E R A T U R A POLÍT I C A E N ESPAÑA Hablábamos no hace mucho del resurgi miento de la oratoria política, sobre todo desde la caída de la Dictadura. Pero observemos que ha renacido también otra forma de actividad intelectual un tanto m á s provechosa para la expansión ideológica y la esfera de las letras. N o s referimos al favor creciente que otorga el público a la literatura política. N o ya sólo a la de polémica violenta y belicosa, característica de semanarios disolventes y de terribles hojas revolucionarias, redactadas para amedrentar al indigno burgués, sino de historia contemporánea, de Memorias y hasta de biografías de políticos sin fantasías novelescas. E l origen no data de ahora, es cierto. L a literatura política ha tenido en E s p a ñ a famosos cultivadores, aunque ninguno alcanzara la universalidad del florentino Maquiavelo. Sin remontarnos hasta Saavedra F a jardo, nos son familiares los hombres que en el pasado siglo supieron unir a la actividad del político, es decir, del hombre de acción, las elevadas inquietudes espirituales del pensador. N o aludimos, claro está, a los políticos que fueron literatos o poetas en l a E s p a ñ a del siglo x i x como López de A y a la, el duque de Rivas o Martínez de l a Rosa. Nos referimos más bien a Cánovas, a P i Margall, a Costa, a Castelar; que sintieron la necesidad imperiosa de analizar y discutir, ya en la revista o en el libro, los problemas sociales y políticos contemporáneos. Casi toda la vasta obra literaria de Castelar viene a ser una recopilación, en volúmenes, de lo que aquel cerebro fecundo y prosista torrencial esparcía, para poder vivir, en las publicaciones de España y de América. Con aquellos preclaros varones se acabaron, por entonces, los políticos intelectuales en el Parlamento español, si bien debemos exceptuar a JD. Francisco Silvela, ese espíritu irónico que pudiera haber escrito un libro único de Memorias íntimas. (He oído decir que escribió algo por el es- VIDRIERA, POR MARÍN ZARAGOZA. (FOTOS MURILLO CARRERAS)
 // Cambio Nodo4-Sevilla