Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S i i D E J U L I O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A O 10 tilo, pero que las cuartillas fueron substraídas de su casa. De todos modos, desde entonces los políticos españoles se alejaron de las letras y abominaron de las teorías y programas como bagaje inútil para vencer, en las campañas electorales. Nuestros hombres públicos, al comenzar este siglo metalizado, se dedicaron, pues, a enriquecerse con sus bufetes, a hacer, algunos, fructíferos negocios y otros a no hacer nada salvo politiqueo electoral, pero, eso sí, encubriendo su indolencia bajo el austero manto de la honradez. F u é quizá debido al advenimiento de la Dictadura y a l a mordaza impuesta a los prohombres del antiguo régimen el que éstos pensaran distraer sus ocios escribiendo libros de política o de Historia e intercalando en ellos duras alusiones al dictador y a sus inapelables métodos de Gobierno. Quizá sin la Dictadura no hubiese brotado este feliz renacimiento de la literatura política, síntoma de actualidad como el de la nueva racha de damas intelectuales o que pasan por serlo y el de las superhembras de toga y de Ateneo. Hace pocos años ignorábamos incluso si los políticos españoles sabían escribir. H o y sabemos que no sólo conocen la ortografía y l a sintaxis, sino que ya no sienten el desdén de otros tiempos hacia la letra de molde. Quién hubiese sospechado entonces que, por ejemplo, el conde de Romanones, abstraído ú n i camente en la política electoral y los negocios financieros, iba a sentir una tardía aunque genuina vocación literaria! Sin embargo, ha sido así. E n relativamente poco tiempo el siempre inquieto prohombre liberal nos ha dado ya dos volúmenes de sus Notas de una vida, interesantes Memorias políticas, aunque seguramente l o mejor se habrá quedado en el tintero. Y ahora un volumen biográfico sobre Sagasta, en que el discípulo estudia con genuina admiración a su maestro, el cual debió legarle, al morir, un ejemplar suyo de la gramática parda Otro político que ha dado loables pruebas de actividad espiritual y de profundo estudio sobre los problemas de hoy es don Francisco Cambó. M á s que su obra sobre el fascismo merece leerse y meditarse su admirable libro Las dictaduras, al que tanta importancia ha dado, con razón, l a Prensa nacional. H e aquí un libro que sobrevivirá a las variaciones de la vida política y social por su agudo espíritu crítico, su objetividad (tan poco frecuente en las razas meridionales) y sus definiciones definitivas. E l S r Cambó podrá parecer a muchos un político enigmático y nebuloso, pero forzoso es reconocer que su prosa clara, concisa y luminosa debiera servir de ejemplo a l a mayoría de nuestros hombres públicos. S u librito reciente: Por la concordia, no hace sino confirmar esta opinión, aparte de las reservas que nos merezcan sus tendencias. Y sigamos l a lista... E l Bosquejo histórico de la Dictadura, de D Gabriel Maura, es también una obra de las que hacen época y servirá de cantera a los historiadores del porvenir. Cuanto se viene escribiendo acerca del régimen directorista adolece habitualmente de una ciega parcialidad, ya en pro, ya en contra del dictador. N o así los dos tomos del erudito académico, cuya severa crítica sólo se apoya en la verdad irrefutable de los hechos, matizados por una intencionada ironía en el breve comentario. A l recordar las ocasiones que perdió la Dictadura, es preciso recurrir al grueso y documentado volumen de D Víctor Pradera, Al servicio de la Patria, donde quedan señalados los desaciertos y errores que acumuló aquel régimen, sobre todo en su agonía g u bernamental. También es el Sr. Pradera otra ocasión que perdió la Dictadura. A l habla constante con. el dictador, en los primeros tiempos, sobre problemas políticos del momento, éste, sin embargo, no pensó hacerle ministro, prefiriendo, por un extraño capricho, ofrecerles carteras a los Sres. C a llejo y Galo Ponte, y aun sostenerles luego contra los rumores de l a opinión pública, que no siempre se ahogan bajo la Censura. Añadiremos a esta lista, forzosamente l i mitada, el primer tomo de unas M e m o r i a s que, bajo el título Mis recuerdos, publica el ex ministro conservador y académico marqués de Lema. Libro es éste que tiene el encanto de evocarnos una sociedad próxima y lejana al mismo tiempo y de revelarnos intimidades de la vida de Cánovas al par que a l gunos detalles ignorados hasta ahora- -o a l menos no publicados- -sobre los últimos d as del insigne estadista en San Sebastián y luego en Santa Águeda, donde halló trágica muerte. Son pruebas suficientes dichas obras de que la literatura política vuelve a tener en España felices cultivadores. Pero hay todavía otro síntoma de mayor trascendencia renovadora, y es que los políticos españoles de derechas y de izquierdas se modernicen hasta el punto de colaborar ahora en los periódicos. Y harán mal en escandalizarse los espíritus rutinarios porque piensen que el propio Padre Santo, P í o X I se adapta al ambiente innovador paseando en automóvil y hablando a sus fieles por la radio- ALVARO A L C A L Á GALIANO E n l a información que del Banco Hispano de Edificación, Real Sociedad Cooperativa de Crédito, dábamos en nuestro número de ayer, se deslizaron algunos errores, imputables a la premura con que la mayor parte de los trabajos periodísticos- -aquél, desde luego- -son llevados a cabo, m á s justificado en este caso por la ausencia del director gerente de l a entidad, a- quien hubieron de suplir los señores que tan amable y rápidamente informaron a nuestro agente comercial. Consecuencia de ello fué l a publicación del balance del año 28, en vez del correspondiente a l 2 9, que hoy publicamos. Balance de situación formalizado en 31 de diciembre de 1929. CO El ahorro en E s p a ñ a U n a C o o p e r a t i v a d e Crédito española HISPANO DE E A CT I V O Pesetas. Cts. 76 78 25 47 35 10 99 It 66 51 95 73 97 60 75 90 77 PASIVO Préstamos cedidos Fondo de Administración (dispo nible efvo. Fondo de capitalización Acreedores estatutarios Fondo de reserva Transferencias de carnets Préstamos a formalizar Acreedores varios Impuestos Beneficiarios grupos Beneficios 1929 Pesetas. 519.000 482. 141 716 866 20 848 25 283 11. 300 327 217 57. 863 61.045 24 139 152 536 Cts. 94.514 Caja Banco Hispano Americano 538.966 Banco de Bilbao 218.171 Valores en custodia en B H A 25.134 Mobiliario 76.166 Depósitos y fianzas 6.268 Terrenos 94.712 Biblioteca 2.867 Préstamos anticipos 2.215.000 Deudores a liquidar 41.505 Delegaciones 111.948 Efectos a cobrar 45.856 Construcción grupos (casas ba 288.256 ratas) Fondo de Administración grupos 17.977 Edificio social (en obra) 616.887 Deudores por Comisiones estatu S. 671 tarias (socios) Cuentas de orden 337 4.398.244 72 76 92 48 90 75 10 47 80 87 4.39- 8.244 77 V. B. E l presidente del Consejo, Marqués de Someruelos. -El director gerente, M. Seguí. -El jefe de contabilidad, S. Peche. Don Carlos Anglada y Pérez y D José Juan Planelles, ambos profesores- peritos mercantiles oficiales y colegiados del Central de Titulares Mercantiles de España, requeridos por el señor director- gerente y Consejo de Administración del BATvLO l l i b i- A NO D E EDIFICACIÓN a los extremos que se mencionan, C E R T I F I C A N Que, examinados detenidamente los libros oficiales ordenados por el Código de Comercio vigente, los cuales se encuentran legalmente autorizados y correspondientemente reintegrados, resulta que todos los asientos consignados en el Diario oficial del B A N C O H I S P A N O DE EDIFICACIÓN, reflejan fielmente las operaciones verificadas durante el ejercicio, en a r m o n í a con lo que disponen los Estatutos sociales y con arreglo a la documentación perfectamente archivada, y que el libro Mayor contiene pasados técnicamente todos los asientos que se consignan en el Diario, naciendo de aquél el Balance de Situación fechado en 31 de diciembre de 1929, que expresa exactamente la situación económico- financiera en dicho día, puesto que toda l a contabilidad está llevada en la forma técnica de partida doble. T para que conste, firmamos y rubricamos l a presente certificación en Madrid, a 25 de junio de 1930. CERTIFICACIÓN PERICIAL FACULTATBVA
 // Cambio Nodo4-Sevilla