Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r A B C VggSEÑES I I D E J U L I O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 11 CRITICA Y NOTICIAS D E LIBROS El concepto católico de la vida, según el cardenal Mercier por D. Juan Zaragüeta Bengoechea. Otros libros se contiene en la extensa obra de Mercier ha sido expuesto por este sabio discípulo suyo en una preciosa antología de textos del maestro, admirablemente engarzados para por el sabio profesor y académico D Juan poner de manifiesto la posición ortodoxa que Z a r a g ü e t a Bengoechea, debe señalarse como adopta el creador del neotomismo ante toun acontecimiento saliente en nuestra actual dos los problemas planteados por el pensavida mental. Y a era hora de que se hiciera miento moderno en el campo de la Filosofía. en España algo en este sentido. L a vasta Es ésta una obra de alta importancia- en labor del inmortal iniciador de la Nueva E s España por las razones que arriba apuntacolástica de Lovaina no estaba, por cierto, mos. H a y en el concepto católico de l a vida desconocida en España. Pero su cultivo no del cardenal Mercier un sentido de toleranhabía trascendido, hasta ahora, de la alta y cia, de comprensión y, al mismo tiempo, de reducida esfera de la selecta minoría profefirmeza. De fe y de irreprochable ortodoxia, sional y académica, poco accesible, no sólo que era necesario poner de manifiesto y d i para el gran público intelectual, sino hasta para el estado llano de la clerecía. L a l a vulgarlo para hacerlo accesible a todas las bor del Sr. Z a r a g ü e t a viene a llenar una esferas intelectuales. Este espíritu de amverdadera necesidad, no solamente en orden plia comprensión no es nuevo, en verdad, al apostolado del pensamiento católico conen las grandes mentalidades del catolicismo. tra la falacia que lo presenta como inmóvil Dum veritati christanae non repugnet me petrificación de un estado mental absolutamenapud Platonem repertumm esse confido te incompatible con los avances de la vida dijo San A g u s t í n para explicar sus incurintelectual moderna, sino como indispensable siones en el campo de l a Academia. Santo información doctrinal que evite a la- juvenT o m á s trajo a la filosofía cristiana todo lo tud española el peligro de formar un concepfundamental de la doctrina aristotélica. M e r to unilateral del movimiento intelectual mocier, sentado firmemente el pie en la doctrina derno, conociéndolo solamente a través de tomista, sin adulterar en nada su recto senlas traducciones y comentarios que tan protido, mira de frente todos los avances del fusamente se divulgan en España, escogienpensamiento moderno y se asimila de él cuando sólo un sector, y no por cierto siempre el to es compatible con el esencial fundamento más viviente ni el. m á s afortunado en número doctrinal de verbo de la Escolástica, y en nada y calidad de adhesiones, pero presentado roza ni quebranta la intangibilidad de su ortocomo la última palabra del mundo culto doxia, despojando a ésta de cuanto la adviene de circunstancias transitorias y temporales, Nada m á s ajeno a nuestro propósito que la sin penetrar en el centro íntimo de su puabsurda pretensión de hacer en estas. breves reza. Y la posición definitiva, inexpugnable, notas el comentario que merece la ardua y que adopta queda a igual distancia dé la profunda labor realizada por el ilustre sacerdote en los dos nutridos volúmenes de esta cerrazón petrificadora que hace a la fisolofia católica incompatible con el progreso admirable obra. Por eso nos limitamos a i n lógico del pensamiento, y de la petulancia, dicar su importancia. que considera cada adquisición reciente como E l Sr. Z a r a g ü e t a es un profundo conoúnico horizonte posible para el pensamiencedor de las doctrinas del gran cardenal. to, haciendo incompatible con él todo el teF u é su discípulo. Oyó su palabra y fué tessoro de la revelación y la proyección de la tigo de aquella vida ejemplar y edificante. vida a las esferas del orden sobrenatural. Nadie tan autorizado ni tan capacitado para una obra como la presente. E l docto expositor ha ido espigando en el extenso L a labor realizada en esta obra por el campo de la producción del maestro cuanto Sr. Zaragüeta tiene una importancia extrapuede delinear completa y definidamente su concepto católico de la vida. E l filósofo de Lovaina no hizo de este punto concreto un objeto especial de estudio. Pero a lo largo de su obra está perfectamente definido. Su ilustre discípulo ha tenido el acierto de extraerlo íntegra, fielmente. Y ha tenido, H O T E L FLORIDA- PALACE además, el tino de escoger la ocasión de d i Espléndida situación. Vistas sobre el mar. vulgarlo en una hermosa obra, en que el pensamiento del gran filósofo se pone al alcance de todas las fortunas intelectuales. E l procedimiento adoptado es el más irreprochable, desde el punto de vista de la autenticidad y de la fidelidad en la exposición. Cuando se trata de exponer el pensamiento ajeno, no suelen ser, ni la competencia ni el gran poder menta! garantías suficientes contra la posibilidad de equivocaciones o i n exactitud de la interpretación. Pero si el expositor de tal manera conoce la producción cuyo sentido trata de presentar, que puede ir sin vacilación a todos los puntos COMPAÑA HAMBURGUESA SUDAMERICANA que va necesitando para su objeto, entonces Gran viaje de recreo del vapor de lujo logra utilizar, como el Sr. Zaragüeta, las CAP P O L O NI O propias palabras del autor, haciendo absolutamente indiscutible la fidelidad de la ina los Fiores de Noruega, Estocolmo, Copenhague y Rusia. terpretación. i H a hecho, en este caso conSalida de Vigo: 27 de julio. creto, o que Schopenhauer prefería a la Salida de Bilbao: 28 de julio. mejor historia de la Filosofía: una antoRegreso a Vigo: 30 de agosto. logía formada por eruditos competentes y Para informes, dirigirse a la Agencia en probos. E l concepto católico de la vida que Madrid, Alcalá, 43. Teléfono 11267. E L CONCEPTO CATÓLICO D E L A V I D A SEGÚN E L C A R D E N A L M E R C I E R publicado recientemente Notas de lector ordinaria. E s digna del mayor encomio. Pero sería de desear que no quedara sola. Recientemente se han hecho traducciones y ediciones de algunos filósofos españoles como Suárez. Pero no se hacen de ellos trabajos como éste que acaba de hacer el Sr. Z a r a g ü e t a respecto de Mercier. S i se hicieran, acaso pudieran encontrarse, en el pensamiento español, precedentes de esta hermosa orientación que ha tomado cuerpo en la gloriosa escuela neotomista fundada por el glorioso arzobispo de Malinas. Lopes Prudencio. EL AMOR E N ÁNGULO AGUDO. -Representa esta novela- -intenso poema de amor, en el que las figuras primarias de Paloma y Rafael Fuenmayor vibran y palpitan con humano espíritu de realidad- -una halagüeña promesa de cuantos reflejos de l a vida puede ofrecer en futuras obras la ágil y elegante pluma de M a r í a Eugenia Hernández I r i barren, que surge a la palestra literaria provista de un depurado estilo, unido a la emotividad del asunto, que, como en E L AMOR E N ÁNGULO AGUDO, va en escala ascendente, captando la atención del lector, hasta llevarle al desenlace, henchido de hondo dramatismo. Los personajes que presenta M a r í a E u genia Hernández Iribarren parecen trasplantados de la realidad a las páginas de la novela, y presentan calor de humanidad, y se desenvuelven, no a impulsos del capricho del novelista, sino siguiendo los i m pulsos de sus sentimientos, como respondiendo al proceso psicológico de sus conciencias. Otro de los méritos que adornan a esta escritora es el de pintar el paisaje con trazos brillantes y sintéticos, lo que comunica a la narración fuerza sugeridora y emotiva. Sin ofrecer novedad el asunto de E L AMOR E N ÁNGULO AGUDO, de tal modo se analizan los caracteres y se desenvuelven los episodios, que l a trama adquiere sabor de novedad por su perfecto ajuste al moderno ritmo social de las costumbres. Y sobre todas estas cualidades que dejamos ligeramente esbozadas, aroma las p á ginas de esta bien escrita y desarrollada novela un grato sahumerio de ternura, que constituye el más atrayente y amable encanto para el lector. LA E S T R E L L A S I N A L M A por El Caballero SAN SEBASTIAN Audaz. -La estrella es una de tantas de la constelación del género ínfimo, de varietés, o como quiera decirse, aunque con meritorias condiciones, m á s o menos intuitivas, que la elevan al primer plano. Y la novela es la historia de la estrella, desde la raíz de su desengaño, en el abandono cruel del hombre que la hizo madre y desgraciada para siempre, posando para siempre en su corazón un limo de amargura. Triunfos, cortejos, opulencia, idolatría de los públicos... cuanto puede lisonjear l a vanidad de la mujer y de la artista, no curan la llaga. Y se esclaviza en la pasión de un hombre sin conciencia. L a cadena de episodios se mantiene tensa y fuerte con el interés, cuyos efectos culminan en escenas imprevistas, algunas de ve- raz dramatismo. Y los fondos del escenario, en la vida de P a r í s frivolo y vicioso, prestan al autor la ocasión de figuras y reproducciones de ambiente. N o hay que añadir que en todo ello el autor aplica su método de realismo, de un realismo que no oculta crudezas, y que se complace en acentuarlas en los momentos sensuales como resorte explicativo de actitudes, sin eludir alguna vez la línea anormal, más que insinuada. L a preponderancia de lo morboso impera excesivamente con daño de l a claridad del proceso psicológico, con sistemática tendencia al determinismo, en muchos pasajes, y con perniciosa influencia del instinto y de la mate-
 // Cambio Nodo4-Sevilla