Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 12 D E J U L I O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 17. L A LIQUIDACIÓN D E L C E R T A M E N IBERO- E L B A N Q U E T E E N A M E R I C A N O Y E L P O R V E N I R D E S E V I L L A HONOR D E LA DJPU! Respuestas de Jos señores don Jesús Bravo Ferrer y don José Aceituno a las preguntas formuladas por A B C La respuesta de don J esús Bravo Ferrer, presidente del Ateneo Los problemas que plantea a Sevilla la post- exposición pueden clasificarse en dos grupos; de un lado, todos aquellos que exigen una solución urgentísima, inmediata; más aún, que han debido estar resueltos antes de la clausura de nuestro Certamen; es preciso dar aplicación a los edificios construido, en forma que su entretenimiento no pese sobre l a ciudad en términos insoportables; para ello, a mi juicio, no debe pensarse en inventar entidades de discutible cometido y de imposible o dificilísimo arraigo; más vale atenerse a lo creado, sin aumentar el número de los problemas. De más urgencia todavía es aterider a la crisis de trabajo que nos abruma; es cierto- -todos lo sabemos- -que esta crisis no es local ni naciónal siquiera; es mundial y determinada por el exceso de la producción sobre el consumo; no obstante, las circunstancias especiales por que atraviesa Sevilla, dan a este problema de carácter de pavoroso y a él hay que acudir con la máxima energía y con toda perentoriedad; la mejor solución será la que se aplique más rápidamente. Y quedan los problemas del segundo grupo, o sean los espirituales y los económicos, cuya solución requiere un estudio meditado y sereno, que a mí me es imposible hacer, ya. que carezco de los conocimientos básicos indispensables; ignoro- -y creo lo ignoran la mayoría de mis conciudadanos- -la verdadera situación del erario municipal, ni cuál es el volumen de la, deuda contraída; pero lo que mi modestia no puede resolver, n i siquiera apuntar una fórmula para resolverlo, suplirá con creces el Centro que por benevolencia de mis consocios presido; en Junta directiva celebrada recientemente, hemos acordado ofrecer nuestra tribuna a todas aquellas personas que por su preparación, por haber intervenido en la vida local, por dirigir sectores de opinión o por ser representativas de los más altos valores, puedan aportar ideas y soluciones; liemos coincidido con A B C L o que sí me atrevo a asegurar es que Sevilla sabrá sobreponerse a las dificultades del momento presente; todo hace se pueda asegurar a s í podríamos repetir el símil del trozo malo de carretera que atravesamos; miremos cara a cara al porvenir y trabajemos todos por un mañana espléndido. ¡Adelante! últimamente, la total realización con un contenido político. Del análisis sereno de estos tres aspectos puede salir el que Sevilla no quede agobiada bajo una responsabilidad grave. De momento lo que interesa a la opinión es establecer bien la diferencia que existe entre los aspectos señalados para formar de cada uno de ellos un criterio. Del aspecto económico y del político, que son los fundamentales, tenemos que decir que han sido tan caprichosamente desarrollados que, forzosamente, al final de cuentas, tenían que dejar una herencia lamentable. L a llamada ley del 14, que no grava más que a la pequeña industria y a otras actividades comerciales, ha sido un error gravísimo, pues ella ha creado una honda perturbación en la economía social. Ante el golpe de estado de Primo de Rivera, la Exposición Iberoamericana adquiere una velocidad disparatada. Se i m pone a la ciudad, por un imperativo de mando intolerable, una gobernación autoritaria. Se desplaza de aquella idea romántica de los que concibieron la posibilidad de un Certamen hispanoamericano, el generoso impulso del pueblo de Sevilla y queda reducida la Exposición a un negocio particular, regentado por unos cuantos detentadores del poder público. E n estas circunstancias la Exposición constituyó para Sevilla una ofensa a su dignidad ciudadana, un escarnio a sus libertades y un atentado a su economía. Consecuentemente, al final de esta orgía escandalosa, habría de venir lo que en estos momentos angustiosos padece Sevilla. ¿Cómo resolver ni enfrentarse siquiera con los problemas planteados, si antes no liquidamos bien las causas que los motivaron? Cómo Sevilla va a ser responsable de una obra en la que no intervino, no por falta de amor a ella, sino porque no la dejaron? L o menos que se debe hacer para que Sevilla pueda dignamente hacerse cargo de la dramática herencia del Certamen es desagraviarla. Y para desagraviada es preciso ir derechamente, con noble indignación cívica, a depurar responsabilidades. -Qué clase de moral pública sería l a que aceptase una herencia de esta índole, sin perfecto conocimiento de su origen? L a liquidación del Certamen tiene que ser la liquidación total de unos años cargados de indignidades públicas. Sólo ha de poder realizarse esto con un Ayuntamiento que exprese fielmente la voluntad del pueblo; con una normalidad jurídica y política, que permita conocer ja opinión de Sevilla, sin censura ni restricciones. Mientras así no sea los problemas de la post- exposición constituirán algo inconfesable en el honor de un pueblo. r ¡TACION PROVINCIAL D. José Aceituno, presidente de la Agrupación socialista de Sevilla L a liquidación de la Exposición Iberoamericana, que es, naturalmente, estudio y encauzamiento de los problemas que plantea a la ciudad una aventura de esta naturaleza, no puede resolverse fuera de su órbita vital y sin atacar enérgicamente los obstáculos que constriñeron el Certamen. mismo. Será preciso, para establecer una ruta firme, señalar tres momentos decisivos en la peligrosa historia por que ha pasado Sevilla en estos años de actividad exposicionista. Tenemos primero la ¡dea un poco i n forme de una Exposición Hispanoamericana sentimental. Después la transformación y desarrollo de esta idea con un sentido económico, y, 1 E i r a f f e r i M o s le los ojos L a C l í n i c a del Doctor M o r ó n se traslada en septiembre a calle S. Eloy, 28. Empresa Automovilista Internacional V EX, A DE BILLETES A d m i n i s t r a c i ó n C. Barcelona, 1. Telefono 22272 y en las principales Agencias de Turismo. SEVIIXA- LÍSBOA Anoche, en el patio del Hotel Madrid, con asistencia de más de cuatrocientos comensales, se celebró el banquete con que las Corporaciones, entidades oficiales y elementos particulares obsequiaban a la Diputación provincial, con motivo del éxito obtenido en el asunto de las Contribuciones. E l presidente de la Diputación, D Manuel Sarasúa, y el gobernador civil, señor conde de San Luis, presidieron las mesas, en las que tomaron asiento las autoridades y los presidentes de las Corporaciones oficiales. A los postres el secretario del Colegio Médico, Sr. Ríos Sarmientos, dio lectura a numerosas y valiosas adhesiones. Seguidamente el presidente del Colegio Médico, Sr. L a Rosa, hizo uso de la palabra, ofreciendo el acto. H i z o historia del asunto de las Contribuciones, que había originado este merecido homenaje. Explicó la intervención del Colegio Médico, por lo que respecta a las relaciones directas de los Centros de Beneficencia con la Diputación. E n nombre de todas las entidades agradeció al Gobierno la justicia de la solución dada a! asunto. Analizó la obra de beneficencia que desarrolla la Diputación con todos y cada uno de los centros a su cargo. Entonó un himno a Sevilla, en sus aspectos histórico, artístico y de producción. Dijo que Sevilla debía gratitud a la D i p u tación por su conducta, que era una afirmación de sevillanismo, que redundaba en beneficio de la patria: chica. Tenemos que agruparnos todos por el ideal común de Sevilla. Propuso que se enviaran telegramas al ministro de Hacienda y al presidente del Consejo, por su acuerdo, así como por otros beneficios concedidos en otras ocasiones. Levantó su copa por Sevilla y para Sevilla. E l alcalde, conde de Halcón, felicitó a. la Diputación por el éxito obtenido, que no se debía a aspiraciones caprichosas, sino a perseverantes y laboriosas gestiones realizadas al calor de la razón, que es la que, en definitiva, triunfa. Elogió cumplidamente a cuantos han intervenido en el asunto, haciendo historia de su gestión cerca del presidente del Consejo, durante su estancia en Barcelona. Reiteró los elogios a la Diputación, ensalzando la obra de beneficencia que lleva a cabo. Brindó por el Rey y por Sevilla. A l levantarse para hablar el presidente de la Diputación, Sr. Sarasúa, fué acogido con una calurosa ovación. Comenzó diciendo que se enorgullecía y se sentía honrado por ostentar una representación que le permitía dirigirse a los comensales para agradecer, en nombre de la D i putación, el homenaje que se la tributaba. Dirigiéndose al presidente del Colegio M é dico, le dijo que se habían cambiado los papeles al ser la Diputación la que concurría al acto para ofrendar a las corporaciones y entidades el éxito conseguido. Manifestó su agradecimiento a la Prensa sevillana, siempre hidalga, que había ofrecido sus columnas, de par en par, sin distingos y sin matices. Dio las gracias a todos, especialmente a las autoridades, al conde de San Luis y al conde de. Halcón. H i z o historia de las gestiones, de las dificultades que se presentaron, que constituían un peligro para el logro, pero no se desmayó porque les alentaba el convencimiento de la razón.
 // Cambio Nodo4-Sevilla