Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Motores Robson DE ACEITES PESADOS- -ARRANQUE EN FRIÓ CUATRO TIEMPOS TODAS LAS POTENCIAS GRANDES STOCKS Coste mínimum Ptas. 0,04 H. P. Hora. Agentes generales para Sevilla, C ó r d o b a Huelva y Cádia RÁPIDO SEVUJIIA- JEREZ- ALGEC 11 JA 3 CEUTA- TANGER- tiAKACHE- CASABIíANOá! PASAJEROS Y MERCANCÍAS eon m a g n í f i c o s ó m n i b u s B Ü S S U f G P U L L M A N en c o m b i n a c i ó n con los correos de Ceuta, T á n g e r f, Gibraltar. Salida, 7 m a ñ a n a Gran C a p i t á n 12. T e l é f o n o 32690. Algeciras. 13.30. Marina. 6. T e l é f o n o 137. 4 rústicas en toda E s p a ñ a compro é n i V I I T 5 V r %3 poteco. J M. Brito, Alcalá, 94, Madrid, I- IMÍ A CENTRO TÉCNICO INDUSTRIAL Luis Montoto, 103. -SEVILLA. -Camoana, 8. Agentes distribuidores en E s p a ñ a Pararrayos J Ú P I T E R Único eficaz para la protección completa de edificios. Referencias, estudios y presupuestos gratis. Concesionario exclusivo: L Ramírez Tomé. Electricidad en general. Conservador de las instalaciones de Palacip y Sitios Reales. 3, Coloreros, 3, Madrid. THE MADRID SP 41I SH TRADIIG- Co. li CERCEDILLA (MADRID) Médico director: A de Larrinaga. ¡Pensión completa, incluida asistencia médica, de 30 a so pesetas. Oficinas en Madrid: Alfonso X I I 44. ¡Teléfono 16704. Alfonso X I H 1 0 Rambla Cataluña, 78 BARCELONA ABC 240 E. RODRIGUEZ- SOLIS LOS permanecía en el camino como muerto, y montando sobre el caballo emprendió l a huida. P e r p l e j o se hallaba Julián sobre el punto a que debía encaminarse, cuando divisó a l o lejos u n n u meroso g r u p o de jinetes, envueltos todavía en u n a nube de polvo. A l pronto dudó si serían franceses, v i s t o que algunos de ellos traían capotes y hasta cascos, como el del francés que él acababa de h e r i r o matar, que de esto no estaba c i e r t o pero bien p r o n to se convenció de que eran paisanos, y ya n o le quedó duda, a l ver mezclados trajes españoles y ¡franceses y relucir las armas, de que era u n a guer r i l l a P e r o ¿c u á l? Continuó m i r a n d o c o n m a y o r atención, y bien pronto divisó a M e r i n o cuyo aspecto y traje era imposible equivdcar con ningún otro... L o s guerrilleros se fueron a p r o x i m a n d o y cuando y a estuvieron cerca, el joven se dirigió resueltamente a M e r i n o diciéndole: -S e ñ o r c u r a vengo a f o r m a r parte de su guer r i l l a si su m e r c é- -a ñ a d i ó- -m e cree capaz para ello. -Y tú, ¿quién eres? -le preguntó d o n Jerónimo. -J u l i á n el h i j o del señor Pablos, de L e r m a ¿E r e s tú el h i j o de m i a m i g o Pablos, aquel c h i nuillo que siempre estaba haciendo d i a b l u r a s? ¿L e conoce u s t é? -l e d i j o J u a n Martín. ¿P u e s no sabes que y o estudié en L e r m a v míe conozco todo el p u e b l o -E s verdad. ¿Y estás d e c i d i d o- -l e preguntó d o n J e r ó n i m o- ¡a m o r i r p o r D i o s y p o r l a P a t r i a? -Decidido. ¿Q u é te parece, J u a n i l l o? -replicó M e r i n o v o l viéndose al Empecinado. -M e parece u n mozo resuelto. -P e r o ahora que te m i r o ¿d e dónde has sá- cado ese caballo y ese sable? -D e u n coracero f r a n c é s ¿L e has m u e r t o? -C r e o que s í E l venia de R o a a prenderme, tomándome s i n duda p o r u n espía, cuando y o había 5 do a R o a sólo por saber de ustedes... ¿H a s estado en R o a? -le preguntó. M e r i n o con ínteres, 1 GUERRILLEROS D E 180 S unos 300 soldados del regimiento de Utonía. y a l gunos artilleros escapados de Barcelona. A p e n a s llegado, embistió Duhesme a G e r o n a pero incomodado p o r los fuegos de los baluartes de l a M e r c e d y Capuchinos, se retiró a las aldeas de S a l y de S a n t a E n g r a c i a que entró a sangre y f u e g o y p o r l a tarde atacó los fuertes del C a r m e n y de Capuchinos, de los que fué rechazado. Entabló e n tonces parlamento, y aprovechándose de l a o b s c u r i dad de l a noche, y simulando u n falso ataque a l baluarte y puente de S a n F r a n c i s c o acercó a las murallas del fuerte de Santa C l a r a una columna- que emprendió el a s a l t o mas apercibidos los defensores, cuando y a los imperiales escalaban el m u r o f u e r o n arrojados a l foso los más audaces, continuando e l fuego hasta que e l fuerte de S a n N a r c i s o los acabo de dispersar a rrfttrallazos. A u n q u e Duhesme pidió nuevo parlamento, quizá proyectando otra traición, desapareció a l a mañana siguiente, s i n poder explicarse cómo l a ciudad que él no quiso guarnecer a su entrada en España p o r c o n s i d e r a r l a indefendible, le había podido hacer u n a tan tenaz resistencia. D e nuevo los paisanos i e h o s t i l i z a r o n en su m a r cha a B a r c e l o n a y en G r a n o l l e r s el general C h a v r a n se vio acometido por el teniente coronel, don F r a n c i s c o Miláns del B o s c h p r i m e r iefe de graduación q u e se puso a l frente de los Somatenes, quien le derrotó, apoderándose de su artillería. j L o s invencibles continuaban siendo vencidos 1 D. Juan Tapia. -Julián de PablosApenas desalojó l a ciudad de P a l e n c i a el general francés LassaUe, l a ocupó el valiente g u e r r i l l e r o d o n Juan Tapia. E r a don J u a n Tapia- u n castellano de ánimo re, suelto, que se había lanzado a l combate ansioso de pelear p o r l a independencia nacional. S u p a t r i o t i s m o y su valor! e habían granjeado en pocos días grande fama, y su g u e r r i l l a se a u mentaba de cada hora con nuevos combatientes.