Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
U N DELICIOSO RINCÓN EN EL LAGO GRUNDL sía de todos los tiempos, es el verso erótico. E l agua en remanso. Tenemos tan equivocado concepto de la palabra erótico, que esta comparación m. a os parecerá arbitraria o forzada. E l erotismo es pasión sin freno. ¿Por qué no compararlo al torrente que se despeña, al volcán que enciende, las cumbres, al vendaval que OTRA VISTA D E L LAGO GRUNDL arrasa los valles. Acaso el amor en parte sea eso; pero no es todo el amor, sino la parte ráenos noble, aquella que. para darle matiz poético hemos de disfrazarla, como a Polichinela, con sedas de brillantes colores que oculten sus jorobas... L o erótico, lo amoroso, es también, y más aún que aquéllo, cabrilleo de luna sobre el agua transparente, remanso de las horas, espejo claro que copia la luz y el color de los cielos... Como estas lagos de la Europa. Central. Y o comprendo que alguien haya a quien no le agrade la poesía épica, porque le repugne la idea de sangre y de exterminio y- ios gestos bruscos, como el gestó de, la montaña ingente. Nos sentimos cada vez más. alejados de este género poético, porque la vida y los años nos alejan más y más sus imágenes. Homero, el poeta de, las multitudes en los siglos lejanos, y Tasso, cuyos versos aún recitaban hace cien años los rapsodas callejeros ante el absorto público de Ñapóles, hoy hemos de, tomarlos en nuestras manos más como necesidad que como gusto; pero al dulce Virgilio de los tiempos romanos, que hace hablar con tal ternura, con tan suaves palabras a Alexis y Dametas y Palemón... y a nuestro cisne Garcilaso en su dulce lamentar de dos pastores o en su canción a la flor de Gnido, o al más cercano y sereno Samain que cantó la paz inmensa, la diéswra nocturna, la calma del infinito profundo, y el beso en la frente de Canope dormida... los sentiremos siempre encima, de nuestro corazón, angustiándonos con una divina angustia. Habrá, acaso, gente que tampoco sienta la emoción de la montaña ni la del torrente, pero a todos se nos han llenado las pupilas de un asombrado gozo cuando, de pronto.
 // Cambio Nodo4-Sevilla