Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 15 D E J U L I O D E 1930. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 26, jor esta pacífica realidad, pero- -cemmoi de nuevo los ojos- ¡e r a tan bello el recuerdo... Banquete, por l a noche, en honor del general y de su señora, que ofrc- o, en breves, pero muy sentidas palabras, el alcalde, D Francisco Ruiz. Unas frases de cortés salutación a la noble dama preceden al brindis de recia gallardía: General: A orgullo muy legítimo tiene Ronda, y para mí lo será inolvidable, el de tender l i mano al caballero invicto que supo resucitar en ¡os campos de África las más heroicas leyendas de nuestra Historia, al que hizo latir con emoción hondísima el corazón de los españoles. E n vuestro honor v en el de vuestra ilustre esposa levanto mi copa; en honor también de otro bravo y digno soldado, el teniente corone Allanegui; en honor y homenaje del E j é r c i t o español y de nuestro augusto Monarca; en honor de ü s p a ñ a madre de todos. Finaliza l a noche con una verbena clásica en los jardines de la Alameda. Luce Ronda con maternal orgullo la gala incomparable de sus mujeres. Envueltas, en los mantones de Manila, los rostros, acariciados, por. el aire de l a sierra, parecen flores que escaparan del bordado para buscar el misterio de los ojos. Derroche de alegría y gentileza, espléndida hospitalidad de la ciudad hidalga hacia los que han sido, por acuerdo del Ayuntamiento, sus huéspedes de honor, y a la que corresponden los marqueses de Cavalcanti con amplia generosidad, haciendo entrega al alcalde de un importante donativo para el Hospital de Ronda. E n el silencio de la noche aromada de fragancias, sumido en el encanto inefable de este paraíso andaluz, el hombre levanta su mirada al infinito, Como si no quisiera ver los caminos que algún día pueden alejarlo de él. -Justino. FORMACIONES MILITARES Las visitas de los Somatenes al papitán general E n las entrevistas que el capitán general celebra los domingos con los señores cabos y subcabos del Somatén de Sevilla, correspondió el turno anteayer a los somatenes de l a tercera zona, con quienes departió extensamente de los asuntos propios de la institución. Fiesta militar en Ronda E l hechizo de Ronda sujeta al caminante. Atraídos por l a leyenda han ido evocando entre el laberinto de sus viejas calles, ante las piedras dpradas por el sol de muchos siglos, junto a las murallas y los puentes dos veces milenarios, todas las emotivas tradiciones de un pasado glorioso. Tiende después la vista hacia el confín lejano; el paisaje maravilloso le absorbe los sentidos y se adentra en el alma hasta dejarla prendida, ya para siempre, en el encanto de esta tierra única. Dijérase que no transcurre el tiempo, que es el mismo de siempre este día luminoso y fragante, bajo el cielo inmaculado. U n toque de cornetas rasga el aire y nos arranca del regalo cuotidiano: éxtasis de admiración, en la mañana tibia, ante el panorama de infinita belleza. Los acordes de la Marcha Real arañan el corazón. ¿Q u é ocurre? L a cordial efusión del pueblo, que acude alborozado, nos va enteran do. Fiesta militar en Ronda. Llega Cavalcanti, el capitán general de Andalucía, para imponer la Medalla Militar al teniente coronel D Manuel Allenegui, jete del batallón de A l b a de Tormes, que guarnece la plaza. Y con el pueblo asistimos a los d i versos actos que solemnizan, el día. Recepción oficial, presentaciones. U n a comisión de róndenos hace entrega d e j a preciada insignia, regalada por suscripción popular, en homenaje de admiración y cariño al soldado modelo, valiente en la gue- rra, noble y cortés en l a paz, que supo ganar la gloria con su espada y el corazón de Ronda con su corazón. Discursos de sincero afecto y exaltado patriotismo del marqués de Cavalcanti, del alcalde, en nombre de la ciudad; del Sr. Aparicio Miranda, que ofrece la Medalla, y del teniente coronel, que la acepta reconocido, para ofrendarla á los bravos soldados que, en un día inolvidable, se batieron a sus órdenes por el honor de España. Siete de la tarde. L a Alameda del Tajo, el jardín- mirador de hermosura sin. par, semeja un cuadro de fantasía marco de flores, los soldados en formación, mujeres bellísimas y el pueblo en masa, que rodea la bandera y se suma al homenaje. Cavalcanti impone la Medalla, y ante el silencio emocionado de la muchedumbre, surge l a arenga. Vibra la voz del héroe veterano: ¡S o l d a d o s! Con acentos de férvido entusiasmo evoca las glorias militares del batallón y pone de relieve el historial brillante del jefe condecorado. Por un momento nuestra fantasía desborda la realidad. Cerramos los ojos, nos abandonamos al recuerdo: vemos a Cavalcanti erguido sobre el caballo, al frente de sus jinetes, el sable desnudo en la impaciente mano, el pecho ante las balas... ¡C a r guen! Pero no, no manda el ataque; g r i ta viva E s p a ñ a! ¡viva el Rey! y todo el pueblo y nosotros con él. Mejor así, me: r i celebrada en ¡a ISLA D E M A N p a r a disputarse e l TOUR 1 ST T R Q P H Y del preseníe año: CARRERA JÚNIOR i 2 3. H. G Tyrellsmith, sobre RUDGE, G E, Nolt. G. W. Wa! ker En esta carrera, Notf ha establecido el record de ta vuelta más rápida, CARRERA LIGHTWEIGHT í A J. Gulhne, sobre A J. 5. OKSUPREME. 2. C. W. Johnston, 3. C. S. Barrow, En esla carrera, el corredor G. Handley ha, establecido el record de la vuelta más rápida, CARRERA SÉNIOR? 1. 2 W. L. Handley, sobre RUDGE. G W. Walker, NORTON 3. J. H. Simpson, D UNÍ O P SOCIEDAD ESPAÑOLA MADRID BARCELONA SEVILLA
 // Cambio Nodo4-Sevilla