Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Á B C. M I É R C O L E S 16 D E J U L I O D E 1930. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G ir INF ORMAC 1 ONES DEPORTIVAS AUTOMOVILISMO Los perjuicios del carbón en los coches Dos de las formas más. comunes de disturbios en el motor, conocidas por los automovilistas como golpes de chispa y golpes del carbón son causadas por la preignición de la mezcla. E n otras palabras, el combustible hace explosión antes de lo que debiera de acuerdo con el orden de encendido del motor, y así resulta esa situación grave que se hace advertir por medio de un sonido como de golpeteo. Cuando el coche corre bajo condiciones normales, en un camino a nivel, o cuando el motor está andando y el coche está parado, la chispa debe producirse cuando el pistón se encuentra aproximadamente en las dos terceras partes de su recorrido hacia el punto muerto superior. E n el movimiento hacia arriba, si el motor se hace evolucionar más lentamente que esto, como ocurre cuando se le da manija para hacerlo arrancar, el pistón está, naturalmente, viajando hacia abajo cuando se produce la chispa, haciendo que el motor evolucione hacia atrás. Por esta razón, l a chispa debe ser siempre retrasada cuando se intenta hacer arrancar a mano un motor a nafta. S i n embargo, cuando el motor está andando bastante ligero, o cuando el coche marcha en un camino nivelado, el ímpetu de la rueda volante, agregado al hecho de que se necesita sólo una fracción de segundo para encender los gases, sirve para llevar el pistón más allá del punto muerto antes de que pueda ser forzado hacia atrás. A medida que el motor adquiere velocidad la chispa puede producirse aún antes, de modo que cuando ande bajo condiciones corrientes ¡a palanca de la chispa se halla completamente avanzada. S i n embargo, si la chispa se produce mucho antes que el pistón haya llegado al final de su recorrido, permitiendo que los gases se enciendan por completo antes de que llegue al punto muerto, la fuerza de la explosión tratará de llevar el pistón hacia atrás, pero el ímpetu de la rueda volante y del coche lo forzarán a continuar hacia adelante. Así se producirá una lucha entre la fuerza de la explosión, que tiende a llevar el pistón hacia atrás, y el ímpetu de la rueda volante, que tiende a llevar el pistón hacia adelante. Si hubiera la menor flojedad o desgaste en los pernos reales o en los cojinetes, el resultado de la lucha mencionada más a r r i ba sería un ruido fuerte de golpeteo en el motor. Esto, como se debe a que la chispa está demasiado avanzada, se llama golpe de chispa. Se produce cuando el coche está andando en un camino a nivel, o cuando el motor anda con el coche parado, pues entonces la mezcla es pequeña, y necesita más tiempo para encenderse y la velocidad del pistón es relativamente grande. S i n embargo, en una pendiente, cuando la velocidad del motor ha disminuido debido a la carga, no sólo los pistones estarán andando lentamente, sino que el acelerador estará abierto del todo, de modo que una carga completa es llevada a los cilindros, lo que da por resultado una explosión muy fuerte y rápida. A s í la lucha entre la fuerza de la explosión, que trata de llevar el pistón hacia atrás, y la. de la rueda volante, que trata de forzarlo hacia adelante, será grande si la chispa está demasiado avanzada, resultando un golpeteo. D e lo que antecede vemos que la palanca ¡de contralor de la chispa debe ser usada libremente. Con el objeto de impedir que el motor patee -al darle- manija o a! ha- cerlo arrancar mecánicamente, la chispa debe hallarse completamente retrasada, avanzándosela a medida que el motor va adquiriendo velocidad. E n una pendiente la chispa debe ser gradualmente retrasada (no siendo necesario que sea retrasada por completo) a medida que la velocidad del motor disminuye. Si los engranajes son pasados a segunda o a primera, la chispa debe ser i n mediatamente adelantada de nuevo. E l golpe de carbón obedece a una partícula de carbón que se calienta hasta ponerse blanca, debido a. los gases que se queman, partícula que enciende l a mezcla antes de que sé produzca la chispa y de que el pistón esté en. la posición apropiada para la ignición. Quizá el lector se sorprenda de que esas partículas de carbón calientes hasta emblanquecer no enciendan los gases cuando éstos entran con el movimiento de succión y esperen a que los gases se hayan comprimido parcialmente. H a y dos razones que lo explican. Se necesita cierta temperatura para encender los gases, una temperatura mayor que la que tiene ese carbón encen. dido, de modo, que los gases, al entrar, no se encienden. Sin embargo, cuando los gases están comprimidos, se genera bastante calor, y este calor, cuando se agrega al calor del carbón, será suficiente, en algún momento de la compresión, como para encender los. gases, causando así una explosión demasiado prematura, lo mismo que lo que hace la chispa demasiado avanzada. Así se produce la preignición o ignición antes de tiempo. De lo que antecede deducimos que cuando un motor golpetea en una pendiente mientras la chispa está debidamente retrasada, hay demasiado carbón en los cilindros, carbón que debe ser eliminado. L a formación de carbón se debe generalmente a que la mezcla es demasiado rica o a que el aceite pasa por los aros del pistón y se junta en la parte superior de los pistones, las cabezas de las válvulas, etc. Esto último puede deberse a que los aros del pistón permiten filtraciones o a que hay demasiado aceite en el cárter. Si el aceite que se usa es de mala calidad, el carbón se forma con mucha r a pidez, pues se necesita un aceite de muy buena calidad para resistir el gran calor que se encuentra en un motor a nafta. Por esta y muchas otras razones, la adquisición de aceite barato es decididamente una mala política de economía. se anotaron ese año 133, Clubs nuevos, a l canzando en el año último, como decimos más arriba, a 159, en tanto que el atletismo tuvo 19 nuevas entidades en 1928, para aumentar considerablemente en 19129. Otra anotación interesante es la que se refiere a la expansión de los deportes entre las mujeres. E n ese renglón también se anotó un ponderable aumento, pues en tanto que en 1928 el número de instituciones nuevas fué de 11, en 1929 la cifra alcanzó a 19. P o r lo pronto, el atletismo acusa también un incremento auspicioso. Bueno es consignar que la Federación Atlética Francesa tiene 1.849 afiliadas, y ha acordado 28.305 licencias. París está a la cabeza con 6.68 licencias. N o es una novedad señalar que en F r a n cia viven prósperamente una cantidad de deportes que parecerían exóticos en otros países, tales el. tiro de arco, esquíes, alpinismo, levantamiento de pesas, ciclo- turismo, tiro de caza, billar, etc. Pero entre todos es particularmente simpático, en aquel ambiente, el juego de bochas, muv extendido en toda Francia. Entre los deportes llamados diversos en aquel país, el mencionado es el que marcha a la vanguardia y al que el público le presta una preferencia envidiable. E n la estadística mencionada se registra auspiciosamente el progreso del juego de la bocha, cuya facilidad, baratura y placer le acuerdan, como decimos, preferencia entre los demás. E n 1928 se crearon 141 Sociedades; en 1929 se incorporaron 173 más, lo que da una medida de la forma en que se expande por toda Francia el mencionado juego y la preferencia que encuentra en todas las clases sociales. NATACIÓN L a natación, obligatoria E l Consejo municipal de Chartres (Francia) acaba de poner en vigor un viejo decreto del año 1879, por el cual se consideraba obligatorio a los escolares la práctica de la natación dentro del programa de ejercicios físicos, por considerarse una necesidad social. L a medida ha producido excelente impresión en todos los centros, y si hasta ahora no se pudo poner en práctica el antiguo decreto, ello se debió a la falta de piletas, y con tal objeto se ha votado esta vez una suma considerable por el mismo Consejo, a fin de que sea viable el cumplimiento de la simpática ley. BOXEO Una opinión de Jack Johnson E n el curso de una entrevista que un i m portante rotativo norteamericano hizo al ex campeón mundial de todos, los pesos, Jack Johnson, éste se ha expresado en forma muy favorable para Primo Camera, asegurando que si quienes lo dirigen saben guiarlo sin precipitaciones, el italiano será campeón mundial dentro de dos años. P o r el momento- -agregó- los mejores pesos pesados son Jack Sharkey, M a x Schmellíng y Paulino Uzcudun, y creo que el vencedor del match que se disputará el 12 de junio por el título mundial deberá medirse con el vasco, cuyo record es de lo más regular y calificado del momento, además de ser el vínico, que puede enorgullecerse de no haber sufrxdo- jagróg vjunr solo knock- out. EL DEPORTE EN EL EXTRAN 1 ERO L a expansión deportiva en Francia E n el Boletín del Sindicato de- la Prensa deportiva francesa, que se publica anualmente, hallamos una serie de datos relativos a la difusión de los deportes en ese país, en los dos últimos años. E n el transcurso de 1929 se constituyeron 1.380 nuevas entidades deportivas, cuya variedad señalan la cultura y gusto del público de aquel país. E n primer término figura el fútbol, con 159, siguiéndole el rugby con 60, el atletismo con 55, el c i clismo con 52, el tennis con 32, la natación con 30, el boxeo con 23, la esgrima con 15, y se agregan otros deportes de menos popularidad en el ambiente. Los diarios comentan esta publicación, y hacen destacar el progreso que se está comprobando en el número y calidad de las entidades que se incorporan. E n ese sentido señalan que en 1928 el número de las nuevas instituciones fué de 1.301. P o r ejemplo, en fútbol, que es el deporte que más se difunde,