Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 17 D E J U L I O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A O 11 y se les hace sentir y se les hace expne sarse con las. mismas emociones y las mis mas palabras con que sentiría y hablaría, en su caso, la muchachita que acaba de dejar la oficina para venir al teatro. Ello, a primera vista, parece una fórmula sencillísima y al alcance de todas las inteligencias. Y o no lo creo asi. Estos autores nuevos- -tan nuevos que ya tocan con el extremo de su arte avanzado ios más remotos confines del arte viejo- a! empujar h a cia nosotros las figuras que quieren presentarnos, lo han de hacer con mano suave, suave, para que no se les quiebren en el camino empedrado y con baches; porque ia sencillez buscada podría dar de bruces en la chabacanería, que viene sin buscarla... Acaso las obras asi tratadas pierden algo de su poesía; al menos, esto parece si se íes juzga ligeramente. Aquella poesía no se pierde al desgranarse en palabras de hoy; se esfuma, se volatiliza y se hace humor, que es la esencia más sutil de la poesía... Sería importable en nuestra Patria este arte? ¿Nuevo. ¿Viejo... ¡Qué más d a! Arte al fin. S i se piensa que la multitud, con escasos matices diferenciales, es la misma en todos ios países, y que aquí, en Viena como en París, el público liena estos teatros uno y otro día, durante una larga temporada, se podría creer que sí es importable... Pero... ¿existe en M a d r i d una E m presa y un director de escena que, colaborando con el autor estrechamente, nos pueda ofrecer esta magnífica presentación con que adorna sus obras el Burgtheáter? A este teatro del Estado- ...del pobre Estado austríaco- -puede venir un extranjero que no conozca el idioma y no sentirá cansancio en un solo momento; tal es el encanto sugestivo del decorado, de las luces y de los trajes... Aquí, sin duda, se han dado cuenta del peligro cada día mayor que para el arte dramático representa el cinematógrafo, y. así como éste le robó la palabra a l teatro, el teatro quiere tomarle su luminosa plasticidad. -Mariano Tomás. narán, respectivamente: Premio Infantado para obras dramáticas y Premio Infantado para obras líricas (ópera o zarzuela) Este concurso anual se renovará indefinidamente, en tanto la Sociedad propietaria continúe explotando su teatro como Empresa. Las bases son las siguientes: Primero. Podrán aspirar a estos premios anuales todos los escritores y maestros compositores españoles que no hayan cobrado de la Sociedad de Autores, y en concepto de derechos por representaciones teatrales de sus obras, una suma superior a 2.000 pesetas. Segundo. L e s concursantes enviarán sus trabajos, sin firmar y escritos a máquina precisamente, a las oficinas de l a Inmobiliaria (Atocha, 12, teatro Calderón) antes del 31 de agosto del presente año los que aspiren a! premio para obras dramáticas, y antes del 31 de diciembre los que acudan al concurso de obras líricas. Estos remitirán con el libreto una reducción para canto y piano, y, cuando menos, un número importante de l a partitura instrumentado. Todos los autores recibirán, al entregar sus trabajos, un resguardo numerado, exhibiendo el cual recobrarán los no premiados dentro del plazo que oportunamente se indique. Tercero. L a Sociedad Inmobiliaria, por medio de personas competentes, hará una primera selección de los originales recibidos, los cuales serán definitivamente juzgados por el Jurado que haya de discernir los premios respectivos, constituido por un crítico teatral, otro musical, técnico (para las obras líricas) un autor de reconocido prestigio y un espectador no profesional, pero de cultur a bien cimentada, de probado buen gusto y habituado a asistir a los estrenos. Los nombres de las personas que integren el Jurado se harán, públicos al recaer el fallo. Cuarto. T a n pronto sea éste conocido, el autor premiado recibirá la suma de 2.000 pesetas. L a obra galardonada se estrenará en el teatro Calderón durante l a temporada de otoño, este año a cargo de l a Compañía que dirige el ilustre actor D Enrique B o rras. A l hacerse, en años venideros, las sucesivas convocatorias, se hará saber la compañía que habrá de actuar, para que los concursantes conozcan la modalidad artística de la formación. Quinto. Asimismo, al designar el Jurado la obra lírica merecedora del premio, los autores recibirán l a suma de 2.000 pesetas, oue se repartirán por partes iguales entre el libretista y el compositor. Esta obra será estrenada durante l a campaña lírica de i n vierno o primavera inmediata a la publicación del fallo. Sexto. E n ningún caso podrá dejar de adjudicarse el doble premio instituido. A falta de obras de mérito absoluto, se premiarán aquellas que el Jurado señale como las más destacadas por sus valores relativos. Queda, desde esta fecha, abierto el concurso del año 1930- 31. gedia perfecta que, teniendo la sob- iedad y reciedumbre de las clásicas, se hace comprensible y en alto grado interesan para el auditorio de hoy. Hófmannsthal, es muy cierto, no nos muestra en esta obra un problema tico o sentimental de los que la vida va planteándole día por día al hombre nuevo; pero esos temas universales que han llegado al teatro o al libro en repetidas ocasiones y a través de los más diversos temperamentos, son siempre. 0 ai menos pueden serlo, mina inagotable de obras interesantes en sus dos aspectos: el artístico y el especulativo. Como ejemplos recientes se nos ofrecen en Viena el de Edipo en esta temporada, y el de Fausto y Aníbal ante porta latina durante las anteriores, o el de Anfitrión en París. L o s asuntos- -o al menos la línea general del argumento- -de cualquiera de estas obras citadas son ya conocidas por la mayoría del público que acude a verlos, pero siendo la obra ia misma, ya es distinta a l pasar por un distinto cerebro. S i al público de hoy se le ofrece una tragedia de Esquilo o de Eurípides tal como salieron de sus estilos, hay muchas probalidades de que no le interese; es muy posible que suceda lo mismo si la obra es del más próximo Racine. Los griegos del Siglo de Oro hablaban y sentían en héroes y en semidioses y podían entusiasmarse por los que, sobre l a escena, hablaban con su mismo lenguaje; el hablar ampuloso del siglo X V I I I no hace, vibrar tampoco nuestra sensibilidad; los tiempos son otros, de sencillez, de sobriedad los hombres, cuando hemos conquistado las alas materiales, hemos ido perdiendo las del espíritu; nos han de hablar con pocos gritos y sin rebuscados ditirambos para que podamos entender lo que nos dicen... Pues éste es el secreto del triunfo conseguido por Hófmannsthal y los que ar. tes que él avanzaron con éxito por l a misma senda; ya que es imposible envejecer al auditorio se íejuvenecen los personajes, ¡Poor Hamlet! E l amigo Bernard Shaw dedicó una gran parte de sus actividades de crítico, en sus años delirantes de- mozo que epataba, burgueses, a desacreditar al pobre Shakespeare con aquellos famosos artículos en que se compadecía misericordiosamente de l a vacuidad del gran poeta. IPoor Shakespeare le llamaba, y de su pluma virulenta Shakespeare salía tundido a mandobles. A s í sale ahora Hamlet de las manos de los actores, escritores, directores, regisseurs y productores del teatro alemán. Hauptmann se apoderó hace dos años del príncipe de Dinamarca, y, con la pretensión de llenar lagunas dejadas por Shakespeare, dio a la tragedia unas manos de psicoanálisis, de las que salió el príncipe muy soplado, con vestidos de moda. Reinhardt convirtió el cementerio en un horno crematorio. E l gran comediante Moissi vistió a Hamlet de frac y sombrero de copa. Recientemente, un actor poco conocido paseaba por las calles berlinesas perfectamente caracterizado de Hamlet, y lograba así la popularidad que el escenario le regateaba. A h o r a h a surgido un autor novel que exhibe por los últimos cafés bohemios de Berlín una frente pensativa y unas melenas de bucles, y que también se viste a la manera del infortunado príncipe dinamarqués. E n muy pocas semanas ha conseguido llamar l a atención de la gente, y se na. pagar una taza de café, un cigarro o unsalchicha a cambio de recitar algún pasaj: famoso de la tragedia shakesperiana. S e r o no ser: he aquí el problema y este nove! NOTAS E INFORMAERAS CIONES EXTRAN 1 E l teatro en Viena. Edipo E n el Burgtheáter se ha estrenado esta obra de H u g o von Hófmannsthal, inspirada en la tragedia de Sófocles. E l autor, en unas declaraciones previas, afirma que su primer pensamiento fué el de componer un acto que, con el título de Edipo r la esfinge, sirviera de prólogo a las obras de! trágico griego Edipo, Rey y Edipo en Colono... D e ese prólogo ha resultado una tra- DELICIOSO VERANEO Gran Hotel Amaya, Zumaya (Guipúzcoa) Todo confort moderno. Baños independientes. A diez m i n u t o s d e C e s i o n a y a c u a r e n t a y c i n c o de S a n S e b a s t i a n P u n t o d e r e u n i ó n de i a c o l o n i a v e r a n i e g a d e l a p r o v i n c i a a l a h o r a d e l t é P e n s i ó n d e s d e 16 pesetas. P r e c i o s a p l a y a
 // Cambio Nodo4-Sevilla