Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADKiD- SEVILLA DÍA J 7 D E JULIO D E 1930. N U M E R O S U E L T O 10 CENTS. J Jk g U M Jr H feta DIARIO ILUSTRADO. AÑO VIGESI M O S E X T O N. 8.598 g: 1 g $0 F U N D A D O E N i. D ¿J U N I O D E 1905 POR D. T O R C U A T O L U C A D E T E N A ría un desafuero. Es nuestra tesis. La otra dictadura cuanto pude, y si no hice más, no tiene ya, fuera del republicanismo, más fué porque no pude. Apenas se anunció el votos que el de D. Melquíades Alvares, adic- decreto de disolución de las Cortes sin la to a, la. fórmula constituyente desde que apa- convocatoria de otras en el- plazo legal, yo creí- que era mi deber protestar ante la reció en la vida pública. Quedan señalados los temas principales Corona y en unión del ilustre presidente del Que es un gran discurso el que pronun- defdiscurso, que en los demás- -la economía, Congreso fui, para advertir al Rey la gració ayer el conde de Romanones tendrán que la enseñanza, y la reorganización militar- -vedad, de su firma bajo un decreto anticons reconocerlo aun los que no comporten sus es también interesante, de mucho efecto y titucional. Esta protesta la hicimos dentro de una estricta cortesía, pero en términos ideas ni su apreciación de las cuestiones y tendrá merecida resonancia. severos, tanto que violentaba en nú sentide las circunstancias actuales. Un gran dismientos profundos, que no oculte nunca y curso por todos conceptos: por el alto senEl discurso que ahora no oculto tampoco. tido gubernamental y la doctrina, clara y fuerte con que toca los problemas vitales, Cumplido mi deber, ¿qué resultó de esta de la nao por la sinceridad la. valen- El partido liberal está pujante y fuerte visita? La consecuencia fué aquel otro detía de sii ¿afirmaciones; por la diáfana conAyer tarde, en el Círculo Liberal, pronun- creto en que se nos exoneraba de nuestros creción de sus propósitos y de su actitud, y, ció su anunciado discurso el conde de Roma- cargos al presidente del Congreso y a mí. en fin, por la expresión elocuente, a ratos nones. Por cierto que al preparar aquella represeningeniosa, y aguda y en todo momento ani- A l aparecer en el salón el jefe del partido tación ante el Rey, creímos contar con asisviada y sugestiva. liberal fué ¿cogido con una salva de aplau- tencias que luego no aparecieron por ninguna parte. El conde de Romanones no ha. querido. sos. Después... agotados los recursos legales, Es notorio- -dice el conde de Romanotomar la postura hosca en apariencia y du. nes- -que mis amigos y correligionarios pre- acudimos a otro terreno, pero la suerte nos ramente egoísta en el fondo, de los que de fué adversa. Cuando yo recuerdo lo que jan ir contra la- Monarquía la corriente de paraban un acto dé afecto y una demostra- pasó aquella noche de San Juan, un ideal ción de fe en los ideales que siempre dehostilidad que ha suscitado i- a Dictadura y de. justicia me fuerza a evocar la figura de se acogen al barullo y a la confusión como fendimos. Este acto debía celebrarse a los aquel modelo de caballeros que figuró en siete años de dictadura, que tanto padecisa na coartada. ¿Responsabilidades? Hay un el húmero 1 de su escala militar y que hizo hecho luminosamente acusador. ¿Cómo fué teis. El- partido liberal continúa hoy con la cuanto pudo por restablecer las libertades misma brillantez, intensidad y organización recibida la Dictadura? ¿Por qué fué recibique tuvo en sus mejores días. Para demos- patrias. Aquel hombre, de un modo estoico, da con casi unánime regocijo? ¿A- quién asumió toda la responsabilidad del movipertenece la culpa de que el país aceptara y trarlo, pensaban venir a Madrid represen- miento. Yo sufrí persecuciones, que todavía taciones de todas las provincias. E n el parcasi agradeciera el golpe de Estado? tido liberal sólo hay de inferior el que ahora no se han borrado y que aún ruedan por los A su- hora, cuando con mayor encarniza- lo. dirige, que- no puede sufrir comparación Consejos de ministros. Fué la persecución injusta y. conmigo se hizo lo: que 110 se hamiento se ensañaba en los Honibres y en los con sus maestros y- predecesores. bía hecho hacía más partidos del antiguo régimen la critica ofiYo opino que los hombres, repito, por ña. Mis bienes. fueronde un siglo én Espaconfiscados, y cial y la de todos, el conde de Romanones mucha que sea su pers nalidad, el que no llos que tenía bajo la salvaguardia de aquenuesdedicó un libro, copiosamente documentado, tiene detrás un partido, no puede aspirar a tro primer establecimiento de. crédito, vena la obra déla Restauración, de la- Regen- la gobernación del país. Es preciso pocia y del Reinado constítU- cional de Alfon- seer huestes organizadas para el Gobierno didos. (Grandes y prolongados, aplausos. so. XIII; a la defensa del régimen abomi- y para la oposición. ¿Qué son los partidos Luego ayudé con toda mj. alma cuántas nado en el que no todo fué abominable, y políticos, sino fuerzas sociales organizadas? tentativas se hicieron para restablecer la a la vindicación de los que sufrían y calla- Se habla ahora mucho contra los partidos legalidad. Yo creo, que así cumplo con ira bmi. Por entonces no hubiese sido airoso políticos, considerándolos propios de celan deber de conciencia y hoy tengo la satis- el gesto de contrición; pero ahora, en ves pretérita, sin fuerza ni arraigo en la concien- facción de creer que acerté al hacerlo. de. rasgar sus vestiduras y de acogerse a la cia nacional, y los que tal dicen, ya quisieNo quiero establecer comparaciones que coartada, ahora sí afirnta las culpas del pa- ran poseer la décima parte de ¡os que a mí siempre son odiosas. Cuando los hombres sado. rantas- -dice- -como se revelan, en me siguen. Si esto es un pecado, yqjo con- monárquicos fuimos perseguidos sin cuartel, un hecho más doloroso que la Dictadura fieso. He seguido siempre con cariño, con no podíamos, no debíamos tener un gesto de misma: el ambiente popmar en que nació atención profunda, la labor de mis amigos, contrición. la Dictadura. y me complazco hoy al verlos reunidos en Ahora, cuando el Rey proclama nuestro El conde de Romanones proclama su fe este sitió, porque puedo exclamar: está es patriotismo y habla de la lealtad de los que de monárquico convencido; pero, además, mi obra. ocuparon los Consejos de la Corona, digo los liberales que le sigan han de ser, como Pero nosotros contábamos con la promeque cometimos muchas culpas, tanto, que él, amigos incondicionales del Rey, si el sa del Gobierno de restablecer inmediata- dio lugar a algo peor que el advenimiento Rey es incondicional de la Constitución y mente la normalidad constitucional, y por lo de la Dictadura: los aplausos qor que fué del Parlamento. Nosotros decimos que los que veo, én. España es posible todo menos recibida. monárquicos que no sean, leales al Rey no que se vuelva a ella. No hay una sola deMuchos dirán que esta sinceridad es intienen derecho al equívoco. La razón ex- claración concreta del Gobierno en la que puesta por el conde de Romanones. es in- se diga si los actos políticos están o no auto oportuna, no me importa; yo he venido aquí contestable. Se puede pedir la abdicación rizados. Poseso, apenas se anuncie la con- a hablar sin Telos a mi espíritu y a mi pendel Rey, pero los que no se atengan a tal vocatoria de las Cortes, yo reuniré a mis samiento. conclusión cerrada y firme no pueden, dis- amigos en una gran asamblea, para que en Los dos finés de la Dictadura cutirlo ni consentir que se le discuta. No es ella hagamos de nuevo profesión de fe. Esto sólo la teoría constitucional; es el sentido no obstante, juzgo que no debemos contiLa Dictadura se propuso con verdadera común. Discutir al Rey sin. ese voto irrevo- nuar callados, y por eso quiero tablar con constancia dos cosas: fué una de ellas excable, ¿para qué? ¿Para manchar y entor- mis amigos políticos y darles mi criterio terminar a los partidos políticos monárquipecer las funciones augustas de la Monar- sobre los problemas que hoy alcanzan una cos, fijaos bien en lo que digo: a los parquía? Nosotros, claro está, no sólo predi- actualidad palpitante. tidos políticos monárquicos. (Grandes aplaucamos la, irresponsabilidad teórica y constisos. No le importaba que se fortalecieran Frente a la Dictadura tucional del Rey; su irresponsabilidad de los demás, pero existía patente y claro, el hecho es punto tratado aquí con copiosa de- Antes- rcóntinúa el orador- -tengo que re- propósito de destruir, apartar y exterminar mostración, y que volveremos a tratar siem- cordar algo que me afecta, porque a sabera los defensores del Rey. El. otro fin fué el pre que se produzca la injusticia de los difa- lo tenéis tín indiscutible derecho, y contestar de crear un nuevo partido político. ¿Lo ptúdores. dé paso una pregunta que constantemente creó? Esto sí que es verdaderamente pintoCortes ConslituyeMes las rhhazan tam- se me. dirige. Qhé Hicisteis durante los resco. Observad que para conseguir afilia- bién el conde de Romanones y su partido. siete aSós dá la dictadura? Es indudable dos. el dictador tuvo- el mejor aglutinante: Sólo de una revolución pacífica o í Menta, que. algunos presentan un historial brillan- el Poder a caño suelto, sin limitaciones, sin triunfante de hecho o triunfante en- unas- te, heroico, m atrevo a decir, conmovedor. leyes, sin obstáculos de ninguna clase. Pues Cortes ordinarias, puede salir un Parlamen- Para Jo que voy. a decir, yo pido el secreto ese partido, como no quiero censurar a las to constituyente. Convocado por, el Rey se- de cuantos me escuchan. Yo hice coutra la personas que lo integraban, 1 0 sobrevivid 1 U N I M P O R T A N T E D 1 S CURSO D E L C O N D E D E ROMANONES 1 r lí v